COLUMNISTAS, ECONOMIA, FINANZAS, Ultimas Noticias

Corrigiendo a Sergio Massa: Misiones se ve más condicionada porque no la dejan ser ni se le da lo que corresponde

Compartí este articulo en:

El Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, estuvo en Misiones ayer viernes, y entre otras cosas, afirmó que “estamos trabajando (…) para cerrar una idea común para poner a Misiones competitiva”, según publicó Economis.

Además, aseguró luego que “si algo mostró la pandemia y el cierre de fronteras es que la economía de Misiones, cuando tiene condiciones, es muy potente”, argumentado luego que “si uno mira el nivel de actividad de Misiones en estos meses, la potencia es alta, salvo cuando se ve condicionada por desventajas macroeconómicas

banner-intra

¿Cuáles son esas desventajas? En primer lugar, las mismas que mencionamos frecuentemente como los principales problemas de la macro argentina: inflación, tipo de cambio, balance de la cuenta corriente, saldo comercial, etc.

Pero el diputado nos deberá disculpar, ya que tenemos que corregirlo. Las desventajas de Misiones no son solamente “macroeconómicas”. También tiene de otros tipos: por un lado, desventaja de tipo tributario/legal, para lo cual necesita respaldo; y del otro, desventaja política/legal, para lo cual necesita reconocimiento.

Empecemos por la primera: en un país tan diverso en recursos naturales, en pasos fronterizos, en economías regionales, ¿es lógico pensar en un sistema tributario único? No lo es. De hecho, de allí sale el pedido de zona de libre impuesto realizado por el Gobernador de Misiones a las autoridades nacionales. Misiones debe competir contra zonas del sur de Brasil y Paraguay, donde hay un mercado de más de 25 millones de personas, y en ambos países tienen programas de beneficios con instalación de zonas libres de impuestos: Brasil ya tiene 28 lojas francas en zonas fronterizas; Paraguay tiene un régimen de zonas exentas de IVA.

¿Qué necesita entonces Misiones en este punto? Respaldo político, traducido en acciones concretas por parte de las autoridades nacionales para permitirle a la provincia competir en igualdad de condiciones, pudiendo dar un salto de calidad de repercuta no solo en Misiones sino en todo el país.

Vayamos al otro punto: la desventaja política/legal que requiere de reconocimiento: las transferencias de recursos nacionales a la provincia. Al lector de estas columnas, le pedimos disculpas si pecamos de reiterativos, pero el tema es tan importante que no podemos dejar de mencionarlo.

Como muestra el gráfico 1, la participación efectiva de Misiones en la distribución secundaria de transferencias automáticas de recursos de origen nacional (coparticipación, leyes especiales y compensaciones) tocó un piso en 2019 (iniciando la serie en 2010). Son apenas décimas de diferencia que se traducen en millones de pesos que la provincia no percibe, en un período donde la población misionera creció más fuerte que en otras provincias y donde la participación del PBG misionera en el PBI nacional también lo hizo. “Misiones se ha quedado con índices de hace 30 años”, afirmó el Ministro Safrán sobre este reclamo.

¿Qué hizo la provincia en ese tiempo para fortalecer las finanzas provinciales? Lo muestra el gráfico 2. Mientras que los recursos tributarios de origen nacional representan el 56,6% en ambas puntas (2010 y 2019, con algunas variaciones en el medio), los recursos tributarios de origen provincial crecieron en su participación del 15% de 2010 al 21,3% en 2019. Es decir, robusteció su base de recaudación propia sin una expansión de los recursos nacionales, algo que no se ve en las provincias vecinas (en Formosa, los recursos Tributarios de Origen Provincial -TOP- crecieron del 4,7% de 2010 al 5,2% en 2019, pero los RON pasaron del 72,5% al 75,1%; en Chaco, los TOP cayeron del 13,3% al 10,5%).

Esto sumado a otros indicadores de cuentas públicas que demuestran el buen comportamiento de las finanzas misioneras, como la evolución del stock de deuda sobre los ingresos corrientes (siempre al IV Trimestre de cada año): mientras que en 2010 el stock de deuda equivalía al 55,7% de los ingresos corrientes del año, en 2019 era apenas del 9,5%.

¿Por qué decimos que es una desventaja de tipo legal/político? En primer lugar, porque la ley 23.548 que establece el régimen de coparticipación no puede ser modificada así por así, ya que requiere de acuerdos entre todas las jurisdicciones del país, y si alguna debe ser “recompensada”, naturalmente otra debe ceder, por lo cual los acuerdos son muy difíciles de alcanzar. Además, los guarismos que estableció dicha ley fueron basados sobre una situación distinta a la actual, quedando desactualizada y perjudicando a provincias como es el caso misionero. ¿Solución parcial? Partidas extrapresupuestarias que compensen las perdidas de todos estos años.

Ya en 2018, según Economis (Misiones se consolida como octava economía), autoridades de la Dirección de Rentas provincial alertaban sobre esto: “Aportamos como la octava economía y nos giraron como la 18”, agregando un argumento más al reclamo.

¿Por qué en este punto Misiones lo que merece es reconocimiento? Porque así lo avala la historia, los datos, y la realidad misma.

Misiones no necesita acciones extraordinarias para poder desplegar todo su potencial, lo que necesita es que se le reconozca sus propias virtudes y se le saque todo obstáculo impuesto desde la nación para poder crecer, ya sea en exenciones, ya sea en recursos, ya sea en legislación.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*