Devolviendo resultados: fila1on fila2 fila3on fila4on

Deuda a 100 años, que bueno ya voy a estar muerto…

Escriben Guillermo Knass y Martín Leiva Varela, ECONEA, para Economis. El Gobierno emite un bono en USD a 100 años con un cupón de interés de 7,125%. Esta operación de financiamiento refleja la confianza del mercado en la normalización de la economía argentina.

 

El Ministerio de Finanzas anuncia la emisión de un bono con plazo a 100 años por un monto de 2.750 millones de dólares estadounidenses con un cupón de interés de 7,125% y un rendimiento de 7,9%.

Esta operación se enmarca en el objetivo del Gobierno Nacional de asegurar el financiamiento en las mejores condiciones posibles para el crecimiento de la economía y la generación de empleo.

A pesar de la incertidumbre actual en los mercados internacionales, el Gobierno demuestra, gracias a su gestión, la capacidad de obtener financiamiento a muy largo plazo y a las tasas nominales más baja de la historia argentina.

“Una emisión de este tipo es posible gracias a que logramos recuperar la credibilidad y la confianza del mundo en Argentina y en el futuro de nuestra economía”, afirmó el ministro de Finanzas, Luis Caputo.

Con esta emisión, Argentina pasa a ubicarse en el selecto grupo de naciones con emisiones de bonos soberanos a 100 años como México, Bélgica, Irlanda, China, Dinamarca o Suecia. “Estamos más cerca de países normales como Bélgica o México que de Venezuela, con quien el gobierno anterior solía endeudarse a 5 años de plazo y a tasas de un 15%. Es un sello de confianza no sólo en esta Administración sino también en el futuro del país”, agregó el titular de Finanzas.

El Ministro resaltó que la operación muestra “prudencia y responsabilidad: estamos aprovechando un momento de tasas muy bajas a nivel mundial y es importante, entonces, balancear los plazos de endeudamiento”.

Lo arriba expuesto es textual copia del anuncio realizado en la página del Ministerio de Finanzas de la Nación.

El endeudamiento en la Argentina siempre es un tema polémico, las crisis de deuda siempre frenaron procesos de crecimiento por escasear dólares y esto que empieza como un problema del sector público termina afectando a toda la economía en general. Veamos este caso en particular dado lo novedoso del plazo y si la realidad se condice con el anuncio:

  • La tasa de por si no es baja, con esa tasa se recupera el capital invertido a los 13 años sin considerar la inflación, donde al considerarla los inversores la recuperarían a los 16 años, seamos generosos a los 20. O sea, los otros ochenta años son ganancia y aparte se recupera el capital al final.

Otra manera de mirarlo, es como opino el PHD. German Fermo especialista en estos temas: Por cada $ 100 que pongas tu tataranieto cobrara $ 219.176.

  • Si pero tengo que esperar 100 años para cobrar, no es así, sino nadie lo compraría, estos instrumentos financieros se revenden en todo momento permitiendo obtener una buena ganancia por los intereses más la diferencia de cotización, pero fuera del análisis técnico en términos de rendimiento del bono, lo que nos interesa es el impacto que dicha emisión genera en las Finanzas Públicas del país.

Cuando se observa las condiciones de emisión de títulos públicos del año pasado y lo que va del corriente se observa por ejemplo:

En virtud del cuadro precedente, se puede observar de que hay bonos emitidos a tasas menores, con lo cual considerar de que es baja la tasa de intereses es relativo, a lo mejor es baja en relación a la fecha de vencimiento.

  • La Ley Nacional de Administración Financiera Nº 24.156 en el tercer párrafo de su Artículo 36 dice taxativamente lo siguiente: Se prohíbe realizar operaciones de crédito público para financiar gastos operativos”. El problema es que el país tiene un déficit proyectado para el 2017 de alrededor del 7 %, por lo que directa o indirectamente lo financiará con deuda en vez de hacerlo con emisión como el gobierno anterior.
  • El Doctor Lucas Llach, Vicepresidente del Banco Central resalta en su libro MACROECONOMIA ARGENTINA (Editorial:AlfaomegaS.B.N : 9872311307) que la tasa de endeudamiento de un país no debe superar la tasa de crecimiento del mismo, el país no está creciendo, por ende, no debería endeudarse al ritmo que lo está haciendo actualmente porque por más que mejore su situación en el futuro, lo que consiga mejorar en el déficit primario (ingresos menos gastos primarios) va a desaparecer por el incremento de pago de intereses (déficit financiero).
  • Algo muy criticado del gobierno anterior fue que el déficit fiscal era financiado con emisión monetaria; que llevo a tener un 30 % de inflación anual, debe haber sido una de las principales causales de la derrota electoral del Kirchnerismo en las elecciones del 2015. Este gobierno, habiendo tomado nota del reclamo social se puso como principal meta bajar la inflación. Para cumplirlo debe reducir al mínimo la emisión monetaria neta de rescates (LEBACS), con lo cual opta por financiar el déficit con endeudamiento dado que no puede aumentar los impuestos por la elevada presión fiscal, siendo mejor dicha medida para bajar la inflación pero deja una pesada herencia a las generaciones venideras, como paso en el `83 y en el 2000, donde los países que están muy endeudados no pueden aplicar políticas que ayudarían a una recuperación económica.

En tal sentido, una devaluación mejoraría la competitividad del país hoy, pero si debe mucho en dólares la mejora que obtendría como incremento de las exportaciones (porque se abaratan los bienes locales) lo pierde a consecuencia del aumento de los servicios de deuda en dólares por la variación del tipo de cambio.

Hay que empezar a revisar el gasto de una vez, nunca endeudarse es una buena noticia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE