“¡El Cabildo no nos mira, hagamos oír nuestra voz!”, el mensaje de Rovira por la Revolución de Mayo

¡Un sueño inconcluso! El Cabildo no nos mira. ¡Hagamos oír nuestra voz! Con esos 70 caracteres en un twitter, el presidente de la Legislatura, Carlos Rovira, aprovechó la conmemoración del día de la Revolución para enviar un fuerte mensaje político, que tiene que ver con la relación Nación-Provincias, pero particularmente con las reivindicaciones que viene reclamando Misiones desde hace varios años, con respuestas pobres de parte del Gobierno nacional.

El mensaje de Rovira llega en un momento en que la relación entre las provincias y el poder presidencial pasa por un momento delicado. Alberto Fernández se promocionó como el “más federal” de los porteños, pero en la práctica no modificó formas ni fondos en relación con presidentes anteriores. 

El federalismo brilla por su ausencia en el reparto de recursos, pero también en la práctica de otros poderes. El Congreso debate una agenda dominada por los titulares de los diarios porteños y la Corte Suprema está disputando un peligroso juego político que amenaza derrumbar los restos de equidad que pudiera haber: un fallo a favor de Horacio Rodríguez Larreta en la disputa por la coparticipación generosamente aumentada por Mauricio Macri durante la gestión Cambiemos, sería una herida de muerte para la idea de paridad entre provincias. 

No es casual que la mayoría de los gobernadores haya firmado un documento cumbre -que casualmente tuvo escasa repercusión en los diarios centrales- que pretende discutir una nueva composición de la Corte Suprema, que vaya más allá del número de integrantes, para que tenga una integración que represente un poco más a las provincias. En la misma línea, los gobernadores girarán al Congreso un proyecto de ley para conseguir un reparto equitativo de los subsidios para el transporte: hoy más del 70 por ciento se queda en Capital Federal y Buenos Aires, mientras que el resto de las provincias subsiste con boletos más caros y déficits empresarios. 

En la queja de los gobernadores también se mete la interna abierta entre Alberto y Cristina Fernández. Pero subyace otro punto, que se disimula por la presencia del propio Axel Kicillof en el grupo: persiste el trato preferencial, referido a la asistencia económica a la provincia de Buenos Aires, que según los datos que circulan entre los mandatarios está por encima a la que le daba Macri a María Eugenia Vidal y es muy superior a la que, en su momento, Cristina Kirchner como presidente, con Kicillof como ministro de Economía, le giraban a Daniel Scioli.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password