El drama de los UVA: “Nos bajaron el sueldo, nos duplicaron la cuota del crédito y ahora no calificamos para adoptar un hijo”

Cristina De Tommaso, es una de las afectadas por la toma de los créditos hipotecarios UVA. Relató que de 18 mil pesos en un año la cuota se disparó a 30 mil y por la crisis le bajaron el sueldo a 40 mil pesos. “Por nuestra situación económica nos informaron que no somos aptos para la adopción”.
 
Las más de 170 mil familias que confiaron y calificaron como tomadores de créditos UVA, tienen historias con un común denominador, estar al borde de no poder pagarlos y que les rematen el sueño de la casa propia.
La de Cristina De Tomasso y su esposo es una historia que va un poco más allá, porque al drama de no llegar a fin de mes, se sumó la negativa del Juzgado para poder adoptar y formar una familia.
Es médica, vive en Buenos Aires, aunque hizo un paso previo por Posadas para estudiar enfermería.
“Hace más de siete años que estamos inscriptos en el registro de adopción. Te piden recibos de sueldos, ganancias, títulos de propiedad, o contrato de alquiler, antecedentes penales, si tenemos vehículo, etc. Y ahora viendo un poco la situación nos informaron desde el Juzgado que no somos aptos para la adopción porque estamos con un crédito hipotecario por lo que no tenemos un techo seguro. Estamos un poco bastante mal porque ya pasaron muchos años y nos sabemos cuánto tiempo más vamos a esperar para poder ser padres”.
Relató que el banco les otorgó 2,2 millones de pesos y vendieron su departamento de tres ambientes para comprar la casa. “Nos quedamos sin casa y sin los ahorros de nuestra vida porque de ser propietarios pasamos a ser deudores de algo que no sabemos si vamos a poder pagar en algún momento”.
Agregó en el programa TDM de canal 12, que cuando sacaron el crédito, entre los dos ganaban alrededor de 70 mil pesos, “a raíz de la crisis a mí me redujeron las horas en el hospital y por ende el sueldo a la mitad y hoy estamos en 42 mil. De esos 42 mil, 30 mil son para la cuota del crédito de la casa y el resto va a servicios y parte de la prepaga. Cuando comenzamos a pagar el crédito era de 18 mil pesos la cuota, en un año se nos duplicó y también el capital adeudado, porque comenzamos con 2,2 millones de pesos y hoy estamos debiendo 4,7 millones de pesos”.
Con angustia, agregó que al no poder llegar con el sueldo a fin de mes, “el supermercado lo sustentan mi papá por un lado y el papá de mi marido por el otro. Hace dos años que suspendimos nuestras vacaciones y yo gracias a este estrés de no saber si vamos a poder seguir pagando la cuota estuve internada todo febrero porque se me reactivó mi enfermedad que es el Lupus. Mi esposo está trabajando más de 16 horas con lo cual también eso afecta su calidad de vida y así y todo no nos alcanza”.
“cuando salimos de la última reunión del Juzgado, mi marido dijo, evidentemente yo hoy le sirvo a mi familia más muerto que vivo, porque si muero se cancela la deuda. Pensamos en poner en venta la casa, pero si la vendemos con la deuda no vamos a poder llegar al departamento que teníamos antes y necesitamos que el gobierno nos dé una solución porque no es que no queremos pagar, queremos pagar cuotas que no tengan valores usureros. Hoy a nosotros nos arruinaron el presente y nos arruinaron el futuro, evidentemente la política habitacional fracasó y el gobierno se tiene que hacer cargo”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password