El Ejercito Israelí reprimió a los participantes del funeral de la periodista Shireen Abu Akleh

La última despedida para la periodista palestina de Al-Jazeera asesinada durante una redada israelí estuvo marcada por el actuar de los uniformados de Israel, que cargaron contra civiles, algunos por mostrar banderas palestinas.

El ataúd debió ser trasladado en auto hasta la Ciudad Vieja de Jerusalén, donde en paz tuvo lugar la misa y el posterior entierro. En paralelo, los primeros hallazgos de la investigación del Ejército de Israel no fueron concluyentes.

Tras el acto de estado en Ramala, este viernes se llevó a cabo el funeral y posterior entierro de Shireen Abu Akleh, la periodista palestina que fue asesinada de un disparo en la cabeza mientras cubría para la cadena catarí Al-Jazeera una redada de las fuerzas israelíes en Jenin, en Cisjordania ocupada.

Partiendo del hospital Saint Joseph en Jerusalén Este ocupado, la multitud se dirigió hasta la iglesia greco-católica en la Ciudad Vieja y de allí al cementerio en el Monte Sion, donde se encuentra la tumba de sus padres.

En el comienzo de la procesión en Jerusalén –incluso en la salida del hospital, algo que Francia condenó al estar bajo su protección– hubo fuertes cargas policiales con las fuerzas de seguridad israelíes golpeando a los civiles palestinos que cargaban el ataúd envuelto con una bandera de Palestina, símbolo prohibido bajo la ley israelí.

Los golpes casi causaron la caída del féretro, el cual fue contenido a tiempo y luego lo subieron en una furgoneta para que llegara en condiciones hasta la Ciudad Vieja.

Allí la misa contó con cientos de asistentes, de miles que acudieron a despedir a la veterana reportera, mientras que el Gobierno de Israel estableció desde la víspera un operativo de seguridad. No obstante, la policía israelí cargó nuevamente contra aquellos que pretendían mostrar la bandera palestina.

La Media Luna Roja palestina notificó que estos altercados con las unidades represivas de Israel dejaron decenas de heridos en las adyacencias del hospital.

El asesinato de Abu Akleh elevó las tensiones de un conflicto que ya tiene un alto nivel de hostilidades y que contó en las últimas semanas con atentados en Tel Aviv, enfrentamientos en la Explanada de las Mezquitas y operaciones militares israelíes en distintos puntos de Cisjordania, cosechando fallecimientos en cada oportunidad.

La investigación del Ejército israelí no fue esclarecedora

El asesinato de Shireen Abu Akleh rápidamente generó versiones encontradas entre la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y el Gobierno israelí, siendo este el primero en acusar a milicianos palestinos de haber apretado el gatillo contra la periodista.

Aunque con el correr de las horas la Administración del primer ministro israelí Naftali Bennett bajó los decibeles en este relato y ofreció hacer una investigación conjunta rechazada, según el Gobierno de Israel, por la ANP. Sin esta posibilidad, cada parte hizo la propia, pero solo la ANP cuenta con las características de la bala.

Con todo, este viernes el Ejército israelí comunicó sus averiguaciones, basadas en hallazgos iniciales. Por ahora, “no es posible determinar inequívocamente el origen del disparo”, comentó.

Además, apuntó que las “dos posibilidades” son que fueran los rebeldes palestinos los “que dispararon cientos de balas desde varios lugares” o un soldado israelí que respondía a las agresiones.

“El pistolero palestino disparó múltiples ráfagas contra el soldado israelí, y existe la posibilidad de que Abu Akleh, que estuviera cerca o detrás de él, fuera alcanzada por los disparos del soldado hacia los palestinos”, declararon las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF por sus siglas en inglés).

El informe militar israelí enfatizó en la presencia de “pistoleros palestinos” que efectuaron múltiples disparos desde distintos sectores. Para esclarecer más las circunstancias del asesinato de la periodista, dice Israel, es necesario acceder a un “examen balístico profesional” con la munición que impactó a Abu Akleh y que hoy está en manos palestinas.

“La ANP no ha cooperado con la solicitud de realizar una investigación conjunta, ni con la solicitud de transmitir los resultados de su investigación o la bala”, volvieron a acusar. “Israel ofreció que representantes palestinos y estadounidenses estén presentes y analicen las pruebas profesionales y balísticas”, agrega el informe.

Se reactivaron las redadas en Cisjordania ocupada

Este viernes, en paralelo al funeral jerosolimitano, Israel reanudó las redadas en la ciudad cisjordana de Jenin, las cuales estuvieron cargadas de violencia y dejaron un saldo de 13 palestinos heridos y un sargento israelí muerto.

Fuerzas del Ejército israelí junto con oficiales de la Policía de Fronteras y del Servicio de Inteligencia Interior se enfrentaron a milicianos locales en el campo de refugiados del norte de Cisjordania ocupada.

Según la ANP, 13 palestinos debieron ser trasladados a hospitales por heridas, uno en estado crítico por recibir un balazo en el abdomen.

En tanto que Israel lamentó la muerte del comandante del Ejército Noam Raz, de 47 años, herido durante los combates y llevado en helicóptero a un hospital de Haifa, donde no sobrevivió.

“Las fuerzas de seguridad israelíes inclinan la cabeza en memoria del difunto combatiente Noam Raz, que cayó esta mañana durante una batalla con terroristas armados que dispararon contra nuestras fuerzas durante una operación en el distrito de Jenin”, informó el Ejército en un comunicado.

El objetivo de la operación era capturar a Mohamed al Dabi, miembro de la Yihad Islámica Palestina (YIP). La misión se cumplió luego de horas de enfrentamientos armados.

Con información de EFE y Reuters

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password