El fenómeno no-code que permite que puedas crear una “app” sin tener idea de informática

La idea de poder crear apps, sin saber nada de programación es una idea que sin duda va a revolucionar el futuro de la informática, además de una ayuda ante la falta de poder captar talentos tecnológicos.

Las nuevas herramientas “no-code” o “low-code” que nos permiten crear páginas web, o apps, sin tocar código fuente, están basadas en la idea de que cualquier persona sin conocimiento técnico pueda crear su propio “software” al alcance de su necesidad. Ante las circunstancias de un mundo que avanza cada vez más rápido, la imposibilidad de las escuelas tradicionales de adaptarse a ellos y formar personal especializado, además del costo que tiene contratar uno, abre una puerta a nuevos espacios como el español TypeForm, que esta a pasos de ser un nuevo unicornio.

Esto abre las puertas a las empresas que no pueden contar con un equipo de informática, ya que en general se desarrollan en plataformas donde hay que arrastrar y soltar elementos, para conseguir resultados profesionales. Lo que estimula a las empresas a buscar estas herramientas, que, a la vez, permiten adaptarse a los requerimientos de cada sector o actividad.

Durante la pandemia, muchos negocios tuvieron que hacer un salto al campo de lo digital, algunos solo difundían en redes sociales, pero si querían armar un Marketplace, había que contratar a alguien y eso encarecía los costos, en un panorama que no era alentador. “Hoy las Pymes no necesitan informáticos para todo, pueden programar por sí solas y más rápido, algo que antes era impensado ya que solo era posible contratando programadores” señala Alessandra Gorla, profesora e investigadora en la Universidad de Madrid.

Obviamente estos sistemas tienen limitaciones “puede que quieras algo muy específico y la plataforma que uses no te lo permita”, señala la experta. Es lo que ocurre cuando hay una dependencia de un tercero “Por un lado, el desarrollo queda en la responsabilidad de las plataformas que tiene que chequear la calidad del código o su seguridad. Eso es lo bueno, lo malo es que cuando hay un problema de seguridad, todas las apps que se desarrollaron van a tenerlo”.

Según la consultora Gartner, estas plataformas van a seguir creciendo, en el 2020 el 25% de las aplicaciones desarrolladas fueron “no-code” o “low-code”, que estiman que se triplique para el 2025. El New York Times, señalaba en un informe reciente que así como los íconos sustituyeron los comandos de programación en los ordenadores, las plataformas “no-code” van a sustituir los lenguajes de programación por interfaces web sencillas y familiares.

Solo van a sobrevivir las más potentes:

Actualmente una de las plataformas con un éxito histórico es WordPress, que desde el 2004 ofrece plantillas para crear un sitio web intuitivo, además de ofrecer ciertas personalizaciones a los que quieran algo más avanzado. Y allí radica la diferencia de los “no-code” y los “low-code”, el nivel de conocimientos, porque el primero deja el código intacto, mientras que el segundo permite hacer algunas modificaciones en él. Una herencia de este modelo es la británica Builer.ai o la estadounidense Bubble, que ya han levantado más de 100 millones de dólares.

Estas permiten crear aplicaciones para móviles de iOS y Android sin escribir una línea de código, solo arrastrando y soltando. Las grandes tecnológicas no son ajenas a este proceso, por lo que lanzaron herramientas similares, como Thunkable, incubada por Google y por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) o Amazon Honeycode.

“Ahora está habiendo una tendencia creciente”, señala Gorla, que además sugiere que cada vez van a ser más las soluciones en el mercado “algunas van a ser de gran impacto, pero solo van a quedar las más potentes”.

Pero por otro lado la especialista sostiene que toda esta revolución no va a perjudicar la demanda de los perfiles de programación, porque “por la propia evolución tecnológica (…) siempre son necesarios los expertos que desarrolles soluciones y entiendan bien lo que está pasando, por si hay que cambiar o incorporar funciones”. Lo que sí, cambiara las tareas que tienen que realizar. “Antes tenías que saber desarrollar un software seguro y de calidad, pero ahora cada vez se escribe menos código”. Entonces, ¿A qué se dedicarán?: “A analizar los procesos internos de la plataforma y comprobar cómo genera código automáticamente”, responde.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password