El informe de Economis publicado este domingo en La Nación con una mirada desde “adentro” sobre la quita del Fondo Sojero

A continuación, reproducimos un informe publicado en el suplemento de Economía de la edición de este domingo del diario La Nación sobre la quita del Fondo de la Soja y su impacto en localidades chicas del interior del país. En la nota se citan varios alcaldes misioneros, además de intendentes de otros puntos del país.

Acceder a la nota a través del link

https://www.lanacion.com.ar/2165528-intendentes-quita-del-fondo-sojero
 

Intendentes, contra la quita del Fondo de la Soja

POSADAS.- Intendentes de pueblos chicos de todo el país pusieron el grito en el cielo cuando se anunció la eliminación del fondo de la soja. Dicen que se violó un compromiso del pacto fiscal y que el aumento de fondos de la coparticipación se licuó porque no se cumplieron las proyecciones de inflación, crecimiento y dólar. Y sostienen que esos recursos son vitales en la vida de un pueblo chico.

Carlos Sartori es intendente de Campo Grande, una localidad de 5000 habitantes ubicada a 150 kilómetros de Posadas. Sobre la mesa tiene dos chequeras de la sucursal local del Banco Macro que son de las dos principales cuentas corrientes del Tesoro Municipal. En una recibe recursos de la coparticipación que le gira la provincia, el principal ingreso regular, ya que la recaudación propia es modesta. La otra chequera pertenece a la cuenta corriente del fondo de la soja. En esa cuenta recibió el año pasado $2,7 millones.

Con la primera cuenta, Sartori paga los gastos operativos de Campo Grande: sueldos, luz, agua, mantenimiento de plazas, asistencia social. En estos tiempos casi no queda dinero para obras que mejoren la infraestructura del pueblo.
En cambio, los cheques que se libran contra la cuenta del fondo de la soja van a transformar su pequeña localidad. Sartori y otros intendentes habían acordado en julio comprar en conjunto máquinas viales para mejorar los caminos vecinales. Estos caminos de tierra son las arterias por donde los “colonos” (chacareros) sacan su producción de yerba, tabaco o productos de la huerta.

“Antes hicimos cordón cuneta, entoscado; la eliminación de este fondo es preocupante porque nos deja sin recursos para obras”, dice Kako, como lo llaman los vecinos.
El domingo pasado, Sartori encabezó una reunión de los 76 intendentes de Misiones en San Ignacio, que firmaron una declaración para instar al Gobierno a reinstaurar el fondo. En el escrito afirmaron que la Casa Rosada incumplió el pacto fiscal. Y que el argumento de que la quita de estos recursos se compensa con mayor coparticipación es falso.

En otras provincias, los reclamos son más o menos parecidos. En especial, los intendentes de los rincones más alejados de los grandes centros urbanos argumentan que se quedaron sin la posibilidad de hacer pequeñas obras para hacer una gran diferencia. Media docena de funcionarios locales consultados por la nacion compartieron el argumento. Sienten que la decisión se tomó en Buenos Aires, donde se considera al fondo un número en una planilla de excel, sin una cabal dimensión de lo que significan estos recursos en las zonas periféricas.
“Es un ajuste que pagan los municipios, en especial los más chicos; siempre se ajusta por el lado de los que menos tienen y se afecta a los pobladores, porque es plata que no va en obras”, dijo el intendente de La Falda, Córdoba, el radical Ricardo “Cacho” Ardú.
“Es un agujero en nuestro presupuesto; teníamos un crédito porque nos estaban reteniendo fondos, pero adherimos al pacto fiscal y se empezaron a destrabar”, dijo Emiliano Fernández, de 34 años, intendente de Gobernador Virasoro (Corrientes).
Los intendentes dicen que el fondo es un modelo para imitar en un país atormentado por las revelaciones de los desvíos en el dinero para obras. Y que se borra con un decreto una suerte de fideicomiso que funcionó sin irregularidades en cuanto a la aplicación de los recursos.
Hay que entender cómo funciona el Fondo Federal Solidario. En principio, se va nutriendo día a día con lo que recauda la AFIP por las retenciones y se gira en forma automática a las provincias, que a su vez luego deben girar -a medida que ingresan los recursos- al menos un 30% a las localidades de su territorio.
El fondo tiene un reparto automático, como la coparticipación. No depende de la discrecionalidad política. Ningún gobernador puede favorecer más a un jefe comunal que a otro por el hecho de ser o no partidario. “Es una medida que atenta contra el federalismo”, dice Sartori.
Además, las obras que se realizan son pequeñas pero al mismo tiempo tienen un gran valor. Cada intendente puede decidir qué obra realiza. Los gobiernos provinciales reciben trimestralmente la rendición de cada municipio y, a su vez, giran estas declaraciones semestralmente a la Dirección de Asuntos Provinciales, que depende de Nicolás Dujovne.
Con el dinero del fondo un pueblo chico, típicamente, compra una camioneta (vital para llegar a todos los rincones de un municipio) o una máquina vial, construye un puente sobre un arroyo, hace una plaza o construye viviendas modestas para dar asistencia a familias vulnerables. Son obras de montos chicos, pero de gran impacto en pueblos que tienen apenas 6 o 7 manzanas.
“Además, genera trabajo, porque nosotros fabricamos viviendas con mano de obra local”, explicó Daniel Luna, intendente de Candelaria, que este año obtuvo recursos por $780.000 entre enero y junio.
“El mejor año del fondo fue 2010, cuando los precios internacionales de la soja eran muy buenos; ahí llegó a representar un 7% de las transferencias automáticas a provincias”, afirmó el economista Nadin Argañaraz, del Iaraf, que realizó un estudio sobre el impacto de la quita del fondo en las cuentas provinciales.
En la actualidad, según el Iaraf, la importancia del fondo se achicó a un 2,5% del total de giros automáticos, básicamente porque los envíos por coparticipación (el principal ingreso de cualquier provincia) aumentaron. Además, los precios de la soja cayeron y la alícuota de las retenciones también se redujo.
Estos son los números que tomaron en cuenta en la Casa Rosada para eliminar de un plumazo el Fondo Federal Solidario.
Sin embargo, nadie le garantiza a los intendentes de pueblos chicos que las provincias, aquejadas igual que la Nación por la falta de recursos, van a destinar dinero a esas obras de infraestructura chicas, pero que tanta diferencia hacen en los rincones más remotos del país.

Una fuente de recursos y de discordias

El origen
El Fondo Federal Solidario fue creado en 2009; se dispuso entonces que el 30% de lo recaudado por las retenciones a las exportaciones de soja debían distribuirse entre las provincias
El final
A mediados de este mes,el decreto 756 establecióla derogación de este fondo
Argumentos
En los considerandos de la medida se explicó que, cuando el fondo fue establecido, las provincias recibían un cuarto de la recaudación de impuestos y que ahora, en cambio, obtienen un tercio
Quejas
La decisión del Poder Ejecutivo despertó protestas de intendentes, porque ya en las provincias, el dinero se redistribuía entre los municipios

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password