El rol de las mujeres y las tecnologías para mitigar el cambio climático

Como sociedad con consciencia ambiental, tenemos la tarea de revisar nuestra huella de carbono, fomentar la educación y escuchar a todas la voces. Además de hacer un buen uso de la digitalización

La Tecnología, el cambio climático y las mujeres tienen más aspectos en común de los que parece. Desde la educación ambiental hasta las inversiones en startups ecológicas lideradas por mujeres, la posibilidad de mitigar nuestra huella de carbono existe. Solo se necesita pensar soluciones en conjunto, que incluyan a los sectores públicos y privados, y la participación de la sociedad.

En el marco de la iniciativa “Women in Tech”, realizado este martes en el Palacio San Martín, hubo una serie de conversaciones con perspectiva de género divididas en tres paneles en los que especialistas nacionales e internacionales debatieron sobre el desarrollo tecnológico para mitigar efectos del cambio climático, el rol de la educación para fomentar una participación equitativa en las áreas CTIM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática) y el impacto social de la digitalización.

La iniciativa fue organizada entre la Embajada de Finlandia en Argentina, la empresa tecnológica Nokia y el Centro de Géneros en Tecnología. Busca promover la inserción y la formación de las mujeres y las diversidades en el sector de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

“Tecnología para mitigar el impacto del cambio climático” fue uno de los paneles que contó con la Ingeniera en telecomunicaciones, Anabel Cisneros, como mediadora y las panelistas Gloria Touchard, Directora de Tecnología para Clientes en Nokia; Evelyn Cels Manavella, Coordinadora de Desarrollo Local en la Fundación YPF; Pia Erkinheimo, miembro del equipo ejecutivo del Fondo Finlandés para Asuntos Climáticos; y Marina Bericua, Directora de Asuntos Públicos, Corporativos y Legales de Microsoft en Argentina.

En busca de una mayor equidad en el sector de la tecnología y de visibilizar el liderazgo de mujeres y diversidades en el área, Evelyn Cels Manavella aseguró que “las mujeres podemos aportar innovación en ese ámbito. Si no participamos del sistema, la sociedad está perdiendo alternativas amplias y diversas para pensar los problemas. También debe haber una participación diversa en términos de género y edad”.

En esa misma línea, Pia Erkinheimo hace hincapié en la necesidad de que haya más niñas que estudien alguna carrera de CTIM. Aunque también hace una distinción: “También necesitamos diseñadoras, filósofas, historiadoras, es decir, especialistas de todas las disciplinas para poder entender y permitir que la tecnología nos sirva a todos”.

“La crisis climática necesita más que solo tecnología y la tecnología necesita más que ingenieros y empresarios”, continuó.

La tecnología para mitigar el calentamiento global debe ser inclusiva a nivel económico, geográfico, etario y de géneros. Al respecto, Marina Bericua justificó que, “sin crecimiento económico de las compañías, no hay crecimiento económico de las sociedades. El sector privado y las compañías de telecomunicaciones deben tener compromisos”.

“La construcción de un futuro sostenible es una visión que tiene que ver con dónde vivimos. Debemos reconvertirnos, pero no podemos hacerlo solos. Sino que tenemos que acudir a la tecnología, que tiene un futuro sostenible y además tiene la posibilidad y las herramientas para hacerlo”, añadió.

En concordancia, Gloria Touchard dijo que “la tecnología es parte del desarrollo económico y la digitalización está desempeñando un papel clave en la disminución del cambio climático, por ejemplo, la digitalización de facturas hizo todo más óptimo, además de consumir menor energía”.

Las actividades humanas son el principal motor del cambio climático. Con cada paso que damos en este mundo estamos dejando nuestra huella y así sumamos emisiones de gases que afectan a la atmósfera terrestre. En esos pasos, también están los del Gobierno.

“La tecnología nos ofrece un montón de herramientas tecnológicas para medir nuestro impacto. El problema es que, al ponerse a predisposición del Estado, la tecnología no es de las primeras que aparece por problemas de infraestructura tecnológica, como un mal funcionamiento del wifi”, admitió Evelyn. “Además, hay una ausencia de la cultura de digitalización gubernamental, que no la incorpora en sus prácticas”, agregó.

Nuestra huella está fomentada por las principales actividades emisoras de dióxido de carbono y metano: la industria, el transporte, el agronegocio y la generación de residuos. De todas formas, el problema es de todos, todos lo creamos y entre todos debemos solucionarlo.

“Hay mucho que hacer, principalmente, hay que prestar atención a la huella de carbono de la digitalización y todos los metales y recursos que utilizamos para aquel mundo. El cambio climático no se da en el Metaverso, se da en el mundo físico. Y va más allá de toda frontera, ya que todos respiramos el mismo aire”, expresó Pia.

“Nos debemos preocupar por el ahora”, exclamó Gloria. Y así es, debemos actuar ya y con la plena predisposición del gobierno, las empresas privadas y públicas, la sociedad en su totalidad y la tecnología. Evelyn solicitó que, “además de la indispensable tecnología, que atraviesa la totalidad de nuestra vida, necesitamos generar compromisos reales del sector público y privado, y tener alianzas de trabajo real”.

“Tenemos que reconvertirnos a nivel ambiental. Todos los días se aprende y desaprende algo nuevo, es un desafío que tenemos todos”, pidió Marina. Por último, Pia añadió que “hay mucho que hacer, nosotros creamos este problema y está en nuestras manos solucionarlo”.

En el cierre de “Women in Tech”, Micaela Sánchez Malcolm -Secretaria de Innovación Tecnológica del Sector Público- dijo que “las tecnologías obedecen a las condiciones humanas, dentro de un marco atravesado por la demanda de generar mayor representación e identificación de mujeres”.

“Las oportunidades están, solo debemos refritarlas y revisibilizarlas. Y la desigualdad no está dada, sino que es política. Entonces, las soluciones son políticas. Hay mucho por seguir construyendo”, concluyó.

El encuentro es impulsado por el Centro de Géneros en Tecnología (Centro G+T), un espacio creado en abril de 2021 por la Secretaría de Innovación en articulación con el sector privado con el objetivo de ofrecer capacitaciones, certificaciones, cursos y actividades que colaboren en la reducción de la brecha de géneros en el sector de la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password