El Servicio de Extensión del INYM trabaja en Concepción de la Sierra para recuperar la fertilidad en los suelos

En marcha, la recuperación de suelo y biodiversidad en Concepción

Compartí esta noticia !

Con mucha satisfacción, la productora Analía Renquio y la ingeniera Vanesa Ortega, técnica del INYM, muestran orgullosas el resultado del trabajo que realizan juntas para mejorar la productividad del yerbal.

Tiene 6 hectáreas de yerba mate, de las cuales 2 tiene más de 35 años y las demás fueron plantadas hace menos de 5 años.

Dispuesta a conocer nuevas técnicas, Renquio se sumó al grupo de 10 productores que junto a Ortega, del Servicio de Extensión Yerbatero del INYM, trabajan en Concepción de la Sierra para recuperar la fertilidad en los suelos, retener el agua de lluvia en las chacras, ir hacia el control biológico de plagas y aumentar la cantidad de hojas en cada cosecha.

Después del muestreo físico químico del suelo de la chacra de Renquio, donde se evaluó la disponibilidad de minerales y el nivel de infiltración de agua, una de las medidas impulsada fue sembrar cubiertas verdes.“Para invierno elegimos el Nabo forrajero porque tiene raíces profundas y engrosadas que ayudan a la descompactación del suelo, ayuda a evitar la erosión hídrica y a mantener la humedad”, explicó Ortega. “Sus flores, además, atraen a las abejas, centrales en la polinización y la biodiversidad, necesaria para lograr un equilibrio ambiental”, agregó. En verano, la cubierta implantada es el Poroto sable (leguminosa).

De esta manera, el suelo del yerbal de Renquio comienza a recuperarse, evitando la erosión hídrica, asegurando la infiltración de agua, reincorporando materia orgánica y redundando, con el tiempo, a una mejor producción de hojas en el yerbal. El Nabo forrajero (Raphanus sativus) es una cubierta implantada de suelo de invierno,de la familia de las Crucíferas. Tiene un ciclo anual de hasta 200 días, “y también tiene buena resiembra natural”, destacó Ortega.

Te puede Interesar  Un año 2022 cargado de logros para la Biofábrica Misiones y un 2023 con nuevos desafíos

Se siembra en marzo a julio hasta 10 kilogramos de semilla por hectáreas, y produce hasta 5 toneladas de materia seca por hectárea por año.El INYM recomienda cubiertas verdes en el suelo durante todo el año, tanto espontáneas como implantadas. Esta práctica se complementa con otras, en distintas chacras de la zona productora, orientadas a restablecer el equilibrio ambiental, como la plantación de árboles nativos, sistematización de suelos y caminos para que el agua de lluvia quede en las chacras, poda y manejo biológico de plagas.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin