¿Está mi destino escrito?; Libre albedrío y determinismo

Compartí esta noticia !

Finalizar el día, haciendo un recuento de las decisiones tomadas, para finalmente desvelarnos tras la pregunta: ¿Soy libre de tomar decisiones o, realmente, ellas ya estaban tomadas? Desde tiempos inmemoriales, el hombre a intentado desenmarañar el misterio del “libre albedrío”, intentando saber si realmente somos creadores de nuestro destino o, si en realidad, ya estaba todo escrito antes de empezar el día. Hoy seguimos sin una respuesta consistente y unificada, pero la disyuntiva ha creado teorías y conclusiones interesantes en ambos bandos, llevándonos a adentrarnos incluso en los sinuosos caminos de la física cuántica.

Según la física clásica, todo aquello que conforma nuestro universo responde a leyes físicas, por lo que es predecible con un poco de matemáticas. Esto implica que también nuestro cerebro responde a dichas leyes, volviendo nuestra sintaxis cerebral un proceso mecánico y predecible, de manera que el libre albedrío no podría ser más que una ilusión creada por nuestras mentes, que cree tener la libertad de tomar decisiones. A esta corriente se la conoce como determinismo, e implica que cada proceso, decisión y acontecimiento ya ha sido definido no ayer, sino hace trece mil millones de años, en el principio del universo conocido (BigBang).

Mas recientemente en la historia, la física cuántica nos vino a derrumbar esta idea nuestra de que todo lo podíamos predecir, introduciendo la duda acerca de si el universo realmente es determinista. A nivel subatómico, las partículas tienden a comportarse de manera imposible de predecir, no respondiendo a ningún tipo de patrón o lógica. Yendo desde la superposición cuántica, la cual implica la transposición de dos o más estados posibles de manera simultánea en una partícula, hasta el entrelazamiento cuántico, que puede unir átomos a años luz de distancia.Estos, junto a otros procesos cuánticos ocurren de manera aparentemente aleatoria, hablándonos de que, en última instancia, la naturaleza fundamental del universo es impredecible.

Te puede Interesar  Un Banco de Desarrollo Misionero

La teoría del caos también respalda la aleatoriedad que constituye la lógica del cosmos, mostrándonos como los sistemas complejos que son muy sensibles a pequeños cambios, terminan comportándose de manera impredecible. Osea que, aún pudiendo acceder a toda la información que queramos, jamás podríamos predecir todo el universo.

Entonces ¿Si existe el libre albedrio gracias a la física cuántica y la teoría del caos? Si.

Claro, si la respuesta fuera tan sencilla no habría tanta duda al respecto y todo el mundo sabría que es totalmente libre de tomar decisiones, dotándote de identidad y de poder. Implicando así la inexistencia de dios como fuerza superior que contempla el futuro cual libreto de película. Pero la verdad es que ni la cuántica ni la teoría del caos respaldan el libre albedrio, por el simple hecho de que, si bien la naturaleza del universo es “aleatoria”, no quiere decir que en un futuro no seamos capaces de predecir los procesos que ocurren a escala subatómica, dándole así la razón al determinismo.

La neurociencia ha aplicado infinidad de métodos para descubrir si la toma de decisiones de los humanos ocurre de manera arbitraria o si realmente somos conscientes de las decisiones que tomamos. Los resultados de todos los experimentos siempre concluyen en que la acción puede darse tanto de manera predefinida como aleatoriamente dependiendo el requerimiento de situación o circunstancia.

Esta disciplina también ha estudiado el comportamiento en animales. Si pensamos en una mosca de la fruta, quizás pensemos que debido a su reducida cantidad de neuronas su comportamiento se ve más bien regido exclusivamente por estímulos externos, implicando que su comportamiento, como también simple, es determinista. Científicos de la universidad de Regensburg, Alemania, han demostrado que es todo lo contrario. Colocaron las moscas de la fruta en una cámara de privación sensorial, para evitar todos los estímulos posibles, notaron que el patrón de vuelo de las moscas era muchas cosas, menos determinista, ya que el mismo presentaba características matemáticas de sistemas caóticos. Este comportamiento también ha sido estudiado en otras especies, lo que ha llevado a los neurocientíficos a concluir que estos patrones de conducta también pueden verse reflejados en el cerebro humano.

Te puede Interesar  Transitando la estanflación

De ser así, no estaríamos constatando que nuestro cerebro posee libre albedrío, pero derrumba la idea de que con la suficiente información podremos predecir nuestro accionar, nuestro pensamiento. Habiendo llegado a este punto, no tenemos muy en claro si el universo es o no determinista y, sabiendo que llevamos ya más de 100 años explorando la física cuántica, quizás nunca lleguemos a encontrar la respuesta. 

Del determinismo rescato una cosa, y es que el mismo sostiene que todo acontecimiento físico, incluso el pensamiento y las acciones humanas, están causalmente determinados por la irrompible cadena causa-consecuencia y, por tanto, el estado actual “determina” en algún sentido el futuro.

Pero por la cuántica sabemos que, en ultima instancias, no sabemos nada acerca del universo y de su lógica. Siendo este enigma quizás su única naturaleza posible y, por tanto, la responsable del “orden” que conocemos.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin