Devolviendo resultados: fila1 fila2on fila3on fila4on

Hard Rock

La discusión del presupuesto permite analizar la hoja de ruta que propone el Gobierno, sus metas y resultados y dónde se pone el énfasis. En el caso de Misiones, crece la participación de la Educación y de la Salud, que además son las dos áreas con mayor cantidad de dinero, en un plan que destina el 70 por ciento de los recursos a las áreas sociales. El desarrollo de la economía contará con 57 mil millones de pesos, para infraestructura en los municipios, créditos blandos y asistencia a emprendedores. El presupuesto aprobado el jueves también permite observar el crecimiento de la participación de los recursos propios por sobre la porción que gira la Nación.

La discusión del Presupuesto sirve al mismo tiempo para contrastar visiones. Durante las largas exposiciones de los ministros en la comisión parlamentaria, se escuchó poco y nada a la oposición. El jueves por la noche, con las cámaras encendidas y la atención puesta en el resultado, hablaron todos y dejaron ver sus disidencias, con argumentos poco originales que además chocan de lleno con los datos de una realidad que se esfuerza en contradecirlos.

El eje de las quejas de la alianza PRO-UCR es la política fiscal que “atenta contra la inversión privada” “ni incentiva la creación de empleo”. 

Pero apenas unas horas antes Hard Rock Café abría las puertas de su primer local en Misiones, que pronto se convertirán en cuatro, entre Puerto Iguazú y Posadas, con más de 150 puestos de trabajo. Son numerosas las empresas que se están expandiendo, con inversiones millonarias en el sector forestal o productivo. Misiones lidera actualmente la creación de empleo en la Argentina y es la que más trabajadores privados tiene en toda la región. 

Pero en la oposición insisten en imaginar una realidad que mejor se adapte a sus discursos. 

“Misiones cuenta con poco empleo privado. Ni el Indec ni el IPEC nos dan la población económicamente activa de Misiones, solo de Posadas. Que solo trabajen 106 mil personas muestra que estamos muy mal”, aseguró la diputada radical Lilia Torres. Desconoce la legisladora que esos 106 mil son empleo privado y registrado, a los que hay que sumar los cuentapropistas, los estatales provinciales, nacionales y municipales y, en última instancia, los que no están regularizados. Obviamente, el número de trabajadores es mucho mayor.

Su disgusto con las estadísticas tampoco puede eludir que con la misma forma de medir, el pico de empleo privado en Misiones estuvo en 2015 con casi 112 mil empleos registrados, cayó por debajo de los cien mil al fin del mandato de Mauricio Macri y ahora vuelve a crecer. Con la particularidad de que Misiones es en este momento la provincia donde más se está recuperando el empleo privado y donde más está creciendo el salario, aunque parta de una base baja. Hoy el mercado laboral privado de Misiones es el más robusto del NEA y disputa el liderazgo del Norte Grande.

Pero además Misiones es la décima provincia en cantidad de trabajadores privados y la tercera en el Norte Grande, con 1.400 industrias instaladas, duplicando a las provincias vecinas. Solo en junio se crearon 2.000 puestos de trabajo registrados ante la Afip. Es la única provincia del NEA en tener más de cien mil empleos registrados, 30 mil más que Corrientes y que El Chaco. 

Sin embargo, la diputada dio otra particular mirada sobre el mercado laboral: culpó a los empresarios. “Nuestros empleadores blanquean mal, solo cuatro horas y no ocho. Hay precarización laboral y trabajo no registrado”, apuntó. 

“No coincidimos con que Misiones tenga esa tendencia hacia el pleno empleo. Los jóvenes se tienen que ir a la frontera o a las fuerzas”, agregó Ariel Pianesi, también empeñado en negar realidades. O quizás estaba haciendo catarsis por la juventud perdida que emigró en masa hacia la Renovación. El flamante presidente de la UCR, Pablo Argañaráz también culpó a los problemas de dinero de sus militantes. ¿Escasez de convicciones en el radicalismo? 

Germán Kiczka, del bloque Activar, que se abstuvo de votar el dictamen del Presupuesto en la comisión, pero al mismo tiempo que le negaba la herramienta al Ejecutivo presentaba un proyecto para un plan de “Primer Empleo para Jóvenes y Reinserción Laboral para Adultos”. En la noche de la sesión pidió “bajar la presión fiscal para aumentar la inversión social”. Es la misma receta que usó Macri durante su gobierno antes de irse con pobreza en alza y récord de inflación. También fue un elemento central de las políticas aplicadas en Misiones durante los 90, que terminaron con un récord de deuda -la Provincia debía dos presupuestos y medio- y una pobreza que llegó al extremo de alcanzar al 71,1 por ciento de las personas después del estallido de la Convertibilidad. 

Como contraste, con impuestos incluidos y a pesar de la alta inflación, los datos estadísticos muestran que en Posadas al 21,5 por ciento de los hogares, el dato más bajo de los últimos cuatro años, 20 puntos por debajo de 2019. La capital misionera es hoy la quinta ciudad con menor tasa de pobreza. En Corrientes, gobernada por Gustavo Valdés, padrino político de la alianza misionera, la pobreza alcanza al 38,5 por ciento de los hogares. Eso sí, con una permisiva política fiscal. 

Para abundar en las contradicciones, la alianza Cambiemos pasó por alto un detalle. A la hora en que en Misiones sus representantes cuestionan los impuestos que se cobran al sector industrial o a las ventas comerciales, en la ciudad de Buenos Aires, la más rica de la Argentina, persiste un impuesto al consumo que contradice todos los latiguillos. 

El mismo jueves que en Misiones se discutía el Presupuesto, en CABA, Cambiemos bloqueó una sesión en la Legislatura donde se iba a discutir la continuidad del impuesto al consumo con tarjetas de crédito, que sí paga Doña Rosa. El impuesto consiste en un gravamen del 1,2 por ciento a las compras y débitos que se hagan por ese medio, que según un informe de la Fundación Urbe, perjudica a 1,7 millones de porteños. Capital Federal además cobra 3% de Ingresos Brutos. 

Pero los dirigentes de la oposición hacen gala de la posverdad. El problema es que terminan creyendo sus propias premisas, aunque éstas se empeñen en no coincidir con la realidad. 

Javier Milei, el socio en las sombras de Cambiemos, prometió en el coloquio de IDEA que “voy a salir con el hacha para cortar el gasto público desde el día uno, vamos a recortar contratos y avanzar rápidamente con la privatización de varias empresas públicas”. Luego agregó: “Quiero eliminar el impuesto a los ingresos brutos, cambiar el mapa de la coparticipación y lo que supone y reducir impuestos”. Mismo discurso que Cambiemos, que además ningunea la potestad de las provincias de fijar sus políticas fiscales, lo que fue ratificado por el Congreso en el último pacto fiscal. Patricia Bullrich no fue menos y prometió que si llega a ser presidente iría a hacia la máxima apertura de las importaciones para bajar la inflación. “¿Y las pymes?”, le preguntaron.“Que se conviertan en oficinas”, respondió. Con esas políticas, la tasa de desempleo en la era Macri se disparó al 9,1 por ciento y se perdieron 169.000 empleos formales en la industria.

La negación es constante. El Vasco De Mendiguren le hizo pasar un mal momento a Dante Sica, otro que tenía todas las recetas desde la consultora, pero que a la hora de gestionar, nada hizo o pudo hacer. “No se hacen cargo de los errores enormes de la gestión de Cambiemos y hoy pretenden dar lecciones desde el púlpito. Él sabe que una cosa es manejar el power point y otra cosa es sentarte en un escritorio. Vos estuviste en un Gobierno que traía el mejor gabinete de los últimos 50 años. Sacó un cepo, terminó poniendo el cepo, sacó retenciones, se fue poniendo retenciones, liberó tarifas, terminó congelando tarifas, la inflación que la parábamos de taquito, terminó en el 54% sin guerra y sin pandemia. No es tan fácil”. 

Y los argentinos están en medio de ese “no es tan fácil”. Hoy la mayoría de las provincias, exhibe indicadores mejores que la Nación que no logra todavía domar la crisis económica heredada y agravada por la pandemia y la guerra. La economía argentina muestra mejores datos que hace dos años, pero la inflación es el talón de Aquiles. El 6,2 por ciento de septiembre es un dato duro que marca lo difícil que es desactivar la suba de precios, que en algunos casos, como los textiles, están cien por ciento más caros que hace un año. Para el NEA la suba de precios es aún más dramática, con 6,8 por ciento en septiembre y un acumulado anual de 87,5 por ciento interanual. 

Antes del coloquio de IDEA, De Mendiguren estuvo por unas horas en Posadas. Reconoció que no podía haber venido sin antes firmar los documentos necesarios para garantizar la continuidad de los programas Ahora Canasta y Ahora Misiones+21, herramientas fundamentales ideadas en Misiones para ayudar al bolsillo de los misioneros con reintegros que además incentivan el consumo interno. Sin esas herramientas, la situación sería mucho peor.

El Vasco puso como ejemplo las políticas públicas llevadas adelante por Misiones y reveló que el gobernador Oscar Herrera Ahuad es uno de los más insistentes en las demandas para solucionar los problemas de coyuntura de la industria local. “Me llama 17 veces por día”. La presión de los gobernadores del Norte es crucial para arrancar alguna conquista.

Por eso los mandatarios del Norte Grande insisten en reclamos puntuales que atenúen las asimetrías perennes. El paro de 48 horas del transporte urbano es una prueba de la inequidad en el reparto de los recursos y cómo los argentinos valen menos según el punto del mapa donde hayan nacido. Con los subsidios al transporte concentrados en el AMBA, pagan los pasajes más baratos del país, con 25,20 pesos, mientras que el promedio está por encima de los 60.

Pero claro, reciben al AMBA le transfieren 30 mil millones en subsidios al mes y al resto del país, 3.800 millones. Lógicamente las empresas del centro del país pueden cerrar una paritaria con aumentos de casi el cien por ciento. Las provinciales lejos están de poder acercarse a esos números. Por eso no sorprendió que los gobernadores del Norte Grande reunidos en Santiago del Estero -por Misiones estuvo el vicegobernador Carlos Arce- le reclamaran al jefe de Gabinete, Juan Manzur, la incorporación de una partida de 113.700 millones destinada a atenuar esa otra asimetría interna. Manzur comprometió fondos para obras de infraestructura, la otra gran demanda de las provincias del Norte.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE