La apuesta del BCRA: a todo o nada

Escriben Mg. Guillermo Knass y C.P. Martín Leiva Varela, ECONEA. A fines de Febrero el presidente del Banco Central de la República Argentina había anunciado que se vienen tres meses delicados en materia de evolución del nivel general de precios, en los que la “corrección” de los precios regulados terminará impactando en la inflación por encima de la previsión del BCRA, afirmando que no se puede relajar en el empleo de la política monetaria.

Dicha previsión realizada claramente fue evidenciada con la publicación de la inflación del mes de febrero y marzo de  2017, con un incremento en los precios de los bienes y servicios del 2,5 por ciento y del 2,4 por ciento respectivamente. La variación de los precios regulados tuvo una influencia significativa en el mes de marzo con un injerencia del 1,2 %. La inflación propia del mes de marzo estuvo motorizada por los precios de la educación, la indumentaria, los alimentos y las tarifas de los servicios públicos.

Esta situación de la evolución del nivel general de precios, que ya lleva acumulada en el primer trimestre del 2017 un 6,3 por ciento de subas, pone en jaque las proyecciones de la inflación efectuadas por la propia entidad del BCRA que ascienden al rango de entre el 12-17 %. Para cumplir esa meta la inflación mensual para los meses venideros del corriente año no debería superar al 1,07 %, es decir, la de abril hasta diciembre.

Asimismo, las expectativas de Inflación elaboradas por la Universidad Torcuato di Tella del mes de Abril muestran un descenso al 20 % anual para el corriente año, cayendo 5 puntos porcentuales (antes + 25 % anual), alcanzando uno de los niveles más bajos desde octubre de 2016. Ese porcentaje supera en 3 puntos a las proyecciones nacionales.

El negocio de la inversión financiera

La confirmación de los mayores índices de inflación generó que el BCRA ajuste la tasa de referencia al 26,25 % (+ 150 puntos básicos) y producto de que las variaciones del tipo de cambio no sean sustanciales (dólar planchado), realiza un estímulo claro hacia una inversión financiera por parte de los ahorristas en los instrumentos financieros que ofrece la autoridad monetaria.

A modo de ejemplo, si se compara el rendimiento de los LEBACS que ascienden a un 26,25 % anual con respecto a la devaluación proyectada en el corriente año (+19,55 %), a los ahorristas le va a convenir invertir en los LEBACS, vendiendo su tenencia actual de dólares al tipo de cambio vigente ($ 15,69) haciéndose de pesos para invertir en dichos títulos a través de los agentes de bolsa, para que así, al vencimiento, una vez obtenida la rentabilidad en pesos, pueda adquirir más dólares de los que inicialmente tenia.

El perjuicio a la economía real:

Esta medida nacional claramente golpea a la producción, dado que al subir la tasa de interés de referencia termina generando un incremento del costo financiero, encareciendo los créditos tanto para las inversiones productivas como para la adquisición de bienes durables destinados al consumo (ejemplo automóviles, lavarropas), dado que ambas dependen negativamente de las variaciones de la tasa de interés.

Esto puede constatarse con el cierre del 2016, cuando los préstamos al sector privado a nivel nacional alcanzaron a los $1.060.618 millones, registrando un aumento nominal del 32% en términos interanuales (+$256.640 millones), el cual estuvo por debajo de la inflación generando así, una contracción en términos reales superior al 6 %.

Lo que se pretende desde el BCRA es enfriar la economía, generada por la caída de ambos componentes de la demanda agregada, tal como la evidenciada en el 2016 (-1,4 % el Consumo y -5,5 % formación bruta de capital fijo), estimulando así la inversión financiera no productiva.

Esto debe ser entendido de la siguiente manera: si alguien está queriendo invertir en una fábrica de zapatos, que te generaría un rendimiento anual del 25 % (inversión inicial $ 100, ganancia anual $ 25), pero dado que no cuenta con un capital inicial, deberías recurrir a un banco para financiarse, donde tal entidad financiera le cobraría una tasa de interés estimada del 40 %. Eso implica que todo el rendimiento que generaría el proyecto estaría orientado a pagar al banco ($ 40 anuales) e inclusive necesitaría ingresos adicionales para cumplir con los servicios de deuda ($ 15 de más), por lo que se evalúa si vale la pena invertir. Mismo acontecimiento sucederá con las tarjetas de créditos, a mayor tasa, es más caro comprar en cuotas y por ende, afecta al consumo.

Tal estímulo para los instrumentos financieros del BCRA, que son unas de las inversiones más seguras porque no tienen riesgo, ya que es la autoridad monetaria encargada de la emisión de billetes, genera un beneficio para los ahorristas sin producir un bien o servicio, restringiendo la generación de empleo. Considerando además que las entidades financieras generaron tan solo el 2 % del total de puestos de trabajos registrados a diciembre de 2016, en tanto que, las industrias y los comercios que sí son las que generan empleo y son las más afectadas por estas medidas nacionales, representan el 40 % del total de puestos de trabajo a nivel nacional.

Cuidar y generar empleo a nivel provincial

La sociedad Fondo de Créditos para las Pequeñas y Medianas Empresas, inaugurada en febrero de 2017 por el Gobernador de la Provincia, permitirá atemperar este encarecimiento del crédito, por la razón de que el objetivo por medio de esta entidad es la estimulación de proyectos productivos en el ámbito local en aras de una generación constante del empleo, dado que otorga un financiamiento a una tasa de interés de entre el 10 y 14 por ciento, que no solo estará por debajo de la inflación (beneficio real para el potencial inversor local) sino que también, se encuentra para la mayoría de los casos, 20 puntos porcentuales por debajo de lo que le cobrarían las entidades financieras.

A diciembre de 2016, el stock de préstamos en la Provincia de Misiones para el Comercio alcanzó un total de 267 millones de pesos, aumentando en términos interanuales en un 24 %, en tanto que el sector de la Construcción alcanzó un total de 884 millones de Pesos, siendo su aumento interanual de tan solo el 1 por ciento. Ambos tuvieron una caída en el stock real del 12 % y del 28 % respectivamente, evidenciada claramente por el aumento del costo financiero y reducción de las ventas globales (asimetrías).

De cara a las elecciones legislativas:

El probable enfriamiento de la economía por las medidas del BCRA podrá afectar las elecciones legislativas del gobierno nacional con el objeto a apostar a una desaceleración de la inflación gradual hasta el año 2019 cuando son las presidenciales. La inquietud será si podrá o no ganarle a esta enfermedad constante que incrementa el precio de los bienes y servicios, disminuye el valor real de la moneda, desalienta el ahorro y la inversión, entre otros efectos adversos.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password