Las cinco claves económicas de la semana que pasó

 

A continuación, repasamos cinco noticias económicas de impacto local y nacional de la semana que finalizó ayer:

1) ¿Para qué nos sirven las buenas relaciones con los Estados Unidos? El presidente Mauricio Macri se entrevistó el jueves en la Casa Blanca con Donald Trump. Quedó en claro la buena sintonía personal entre ambos, que provienen del mismo lugar: el mundo de los empresarios de alto perfil. Trump prometió solucionar el tema de las exportaciones de limones a los EE.UU. Algo que por otra parte ya estaba casi solucionado con Barack Obama hasta que se dio marcha atrás. Más allá de la buena relación que se puede percibir entre ambas figuras, la historia marca claramente que hay que ser prudente a la hora de evaluar qué significa todo esto para la Argentina, al final del día.  En términos reales y concretos no hay que esperar una avalancha de inversiones. Y en cuanto al financiamiento externo, a Argentina le sobra hoy con o sin Trump (si paga las tasas de interés en dólares más altas de la región y una de las más altas del mundo).

2) Por fin, llega una low-cost. Finalmente el 3 de julio llegará al aeropuerto Cataratas del Iguazú el primer vuelo de Andes, marcando la llegada de la primera aerolínea denominada “low-cost” a la provincia. La tarifa no puede ser mejor, unos 2080 pesos el asiento más barato de ida y vuelta. El coche cama total (VIP) sale casi el doble ($1900 por tramo). Aerolíneas Argentinas ya reaccionó y también ofrece algunos asientos a este mismo precio promocional. En rigor, 2080 pesos es un valor que corresponde a la banda inferior de los precios que pueden cobrar las aerolíneas (lo regula el Estado), en este caso, por tickets al destino de Iguazú. Cuando se habla de low-cost hay que tener en cuenta que la expresión fue acuñada por la prensa para definir a las nuevas aerolíneas que surgieron a partir del impulso que le está dando el gobierno de Cambiemos al sector aerocomercial. Los expertos marcan que en la Argentina no hay mercado “low cost” como se conoce en Euroopa o EE.UU. Para eso debe haber desregulación total de precios, esto no sucede en la Argentina. Igual la tarifa es muy buena y traerá muchos turistas “nuevos” a Iguazú. Es decir, gente que de otra manera elegiría otros destinos o no viajaría. Definitivamente los tickets aéreos baratos “acercan” las Cataratas al resto del país. Una noticia para celebrar.

3) Una buena para el ministro de Hacienda: se cumplieron las metas fiscales del primer trimestre. El ministro Nicolás Dujovne anunció el miércoles en conferencia de prensa una noticia positiva. El Gobierno logró cumplir sus metas respecto al déficit fiscal. El déficit sigue siendo alto, pero al menos no siguió subiendo y bajó un poco en los primeros meses del año. Eso sí, la gran explicación pasa por los ingresos extraordinarios del éxitoso blanqueo de capitales. El rojo de las cuentas del Estado Nacional en enero-febrero-marzo fue de 41.344 millones de pesos (más o menos, el equivalente al presupuesto de Misiones para todo el 2017). La cifra implica una baja de $17.156 millones respecto a los $58.500 millones proyectados inicialmente como rojo fiscal para el primer trimestre. Algo es algo, pero el déficit sigue siendo muy alto y la gran espada de Damocles de la economía Argentina. La variable que el día de mañana, si no se pone en caja, puede convertirse en la bomba de tiempo que no se puede desactivar.

4) La protesta yerbatera vuelve a escena. El viernes productores yerbateros y la diputada nacional Cristina Britez presentaron una denuncia penal contra el presidente del INYM por incumplimiento del acuerdo firmado hace unos 40 días y que sirvió para levantar el acampe de los yerbateros frente al organismo, en plena calle Rivadavia del centro posadeño. La denuncia parece más un gesto, una acción testimonial y declarativa. Pero la realidad de los productores sigue siendo crítica. Se lograron algunos avances, más diálogo y apertura, pero la sobreoferta de yerba sigue y las leyes de la oferta y la demanda terminan imponiéndose siempre, como la ley de gravedad.

5) ¿Estamos como en 2001? Hasta ahora se había mantenido callado o incluso, con alguna declaración de apoyo. Pero el sábado Eduardo Duhalde comparó a la actual situación del país con la del 2001. Es decir, con el momento previo al estallido de la mega crisis de finales de ese año, a los cinco presidentes en una semana (entre ellos, el misionero Ramón Puerta) y al “que se vayan todos”.  “La situación del país tiene la mismas dificultades de cuando me toco asumir a mí; o al menos igual a la del 2001 con distintas características”, dijo el oriundo de Lomas de Zamora. Además, señaló que “la gobernabilidad” para Mauricio Macri “está cada día más difícil”. Algunas similitudes con el 2001. a) Gobierno no peronista, obligado a negociar permanentemente; b) economía en recesión o con una reactivación insignificante; c) varios años de “vacas flacas”. ¿Diferencias? Varias, a saber. a) El país no está tan endeudado y a la Argentina le prestan, incluso a las provincias, sin demasiadas restricciones (en el 2001 a la Argentina ya le pedían blindajes, planes de Deficit Cero y ajustes permanentes); b) No hay convertibilidad, hay un mercado cambiario flexible que permite realizar ajustes graduales y no ser una “olla a presión” que estalle como en enero de 2002 (dólar pasó de 1 a 4 pesos). Quizás, lo que más preocupa a Duhalde (y a muchos empresarios) es la mayor similitud que puede tener este Gobierno con el de la Alianza: la falta de un plan y un rumbo claro y alternativo a lo que había antes. La sensación es que esto es un “siga, siga” con mejores modales y más diálogo.

 

Martín Boerr

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password