Los niños influencers: la sobre exposición y sus efectos

Compartí esta noticia !

El Sharenting y todo lo negativo de la huella digital de los niños influencers, sale a la luz gracias a una investigación que abre el debate sobre este negocio lucrativo.

En el descontrolado mundo de los vlogs familiares, donde muchos niños trabajan sin recibir un solo centavo por su participación, abre una vez más el debate ante la falta de regulación sobre la sobre exposición y el trabajo de los menores.

Una investigación realizada en Estados Unidos, el lugar donde se acrecientan año a año este tipo de negocio familiar, revela cómo funciona esta inusual empresa y las consecuencias que sufren los niños y adolescentes involucrados en este mercado.

El Estado de Illinois es el único en Estados Unidos que exige por ley que los niños influencers reciban un porcentaje de las ganancias generadas por su participación en contenido monetizado. En la mayoría de los estados, estos niños carecen de protección legal y podrían terminar trabajando sin percibir ningún beneficio de la industria valorada en 21 mil millones de dólares a fines de 2023.

El caso de Vanessa

Vanessa*, hija de una reconocida bloguera de la década de 2010, narra su experiencia trabajando desde la infancia y adolescencia para el blog familiar. Filmaba videos, editaba publicaciones, participaba en acuerdos de marca y protagonizaba contenido que se convirtió en el sustento de su familia. Al cumplir 18 años, descubrió que nunca había recibido ninguna compensación económica por sus esfuerzos.

Pero el caso de Vanessa, no es único. Pasó la mayor parte de su infancia y adolescencia trabajando en un rentable negocio, con las cuentas de redes sociales de su mamá y nunca vio un centavo por su trabajo.

Las presiones del negocio familiar

A pesar de los riesgos, algunos padres continúan incluyendo a sus hijos en sus canales, generando millonarias ganancias. Vanessa relata la presión constante a la que era sometida para mantener una imagen perfecta ante la cámara. Su madre la culpaba si no rendía lo suficiente, amenazándola con la estabilidad económica familiar.

“Existía la idea de que tenías que lucir perfecta y bonita y como si nada estuviera mal todo el tiempo frente a la cámara”, dice. “Y si parecía que no me estaba esforzando lo suficiente por mantener esa imagen, que mi sonrisa no era tan brillante como debería ser o que no decía una línea con suficiente entusiasmo… eso normalmente se convertiría en acusarme de sin importarnos nuestra familia. Mi mamá me dijo: ‘¿Quieres que nos muramos de hambre? ¿Quiere que no podamos realizar el pago de la hipoteca el próximo mes?’”

Una infancia robada

Trabajar como un adulto a temprana edad e incluso renunciar a la educación son algunos de los sacrificios que deben hacer los niños influencers. Vanessa describe cómo su niñez se vio completamente alterada por las exigencias del blog familiar. “Existía la idea de que tenías que lucir perfecta y bonita y como si nada estuviera mal todo el tiempo frente a la cámara”.

Te puede Interesar  Un naufragio de migrantes en Grecia, el yate de un magnate mexicano y un rescate que retrata la desigualdad de los mares

Vanessa, recuerda las noches en las que la familia grababa y regrababa vídeos hasta que su madre los consideraba perfectos y los días en los que creaba contenido para el blog se extendía hasta su tiempo de educación en casa. Si expresaba su malestar, le decían que la familia la necesitaba. “Era como si después de la próxima campaña, tal vez pudiéramos tener más tiempo para relajarnos. Y entonces eso nunca sucedería”.

Tenía alrededor de 10 años cuando se dio cuenta de que su vida era diferente a la de otros niños. Cuando iba a las casas de otros niños, se sorprendía de cómo vivían. “Me sentí extraña porque no tenían que trabajar en las redes sociales o en publicaciones de blogs, ni posar constantemente para fotografías o videos”, dice. “Me di cuenta de que no tenían que preocuparse por la situación financiera de su familia ni contribuir a ella”.

Vanessa nunca recuperará la infancia que renunció por el negocio familiar; no recibir nada del dinero que ayudó a ganar es solo otra decepción, aunque no fuera nada sorprendente. “Mi mamá nunca me hizo pensar que habría algo. Ella continuamente me recordaba que el dinero que recibía del blog o de los patrocinios, se destinaba a nosotros de todos modos, para cubrir las necesidades básicas y que eso debería ser suficiente”.

La otra cara de la moneda

Algunos creadores de contenido familiar, como Garrett Gee de “Bucket List Family”, defienden su práctica. Argumentan que el dinero y la plataforma que brindan a sus hijos los preparan para el futuro.

 Es franco acerca de cómo ve la creación de contenido: como un “flujo constante de trabajo intenso”. Espera que el dinero y la plataforma que ha podido brindarles los prepare para el futuro y lancen sus carreras (aunque se podría argumentar que ya estaban financieramente preparados, ya que Gee ganó 54 millones de dólares después de vender una aplicación en 2014). “Nuestros hijos se encuentran en una situación increíble en la que no sólo tendrán cuentas bancarias saludables que trabajaron duro y se ganaron, listas para ellos en cualquier etapa (cuando tengan 18 años o lo que sea), sino que también tendrán la oportunidad de participar en las redes sociales. cuenta con cientos de miles de seguidores”. Cada uno de los niños de Gee tiene su propia cuenta de Instagram, que está verificada y cuenta con una media de 260.000 seguidores. Aunque actualmente las cuentas son administradas por sus padres, el plan es que algún día los niños tomen el control de ellas.

Te puede Interesar  China sabía del COVID dos semanas antes de contarle al mundo

¿Reparación o beneficio?

Veronica Merritt, creadora detrás de “@thismadmama”, ejemplifica la ambigüedad en el pago a los niños. Reconoce que comparte ganancias solo en ciertos casos, pero otras veces considera que el “pago” es la experiencia en sí. Un ejemplo preocupante es el de un video viral que compara a sus hijas, generando malestar en una de ellas. A pesar de esto, Merritt decidió mantener el video en línea para aprovechar la monetización.

Merrit dice que no podría conseguir otro trabajo que le permitiera ganar tanto dinero; Veronica no se graduó de la universidad y agrega que su salud es mala. “Si pudiera tener un trabajo normal y ganar suficiente dinero para sobrevivir, lo haría”, dice, y señala que solo dedica una o dos horas al día a editar contenido. “Pero no puedo. La mejor parte de mi trabajo como creador es probablemente el dinero. La peor parte es probablemente la negatividad que conlleva, el odio”.

Un cambio legislativo en camino

Ante la falta de regulaciones, en varios estados de los Estados Unidos, donde este mercado se acentúa, se están proponiendo leyes para proteger a los niños influencers. Estas iniciativas buscan garantizar un porcentaje de las ganancias a los menores e incluso el “derecho al olvido” para que puedan solicitar la eliminación de contenido antiguo.

Cam Barrett, una creadora de contenido que sufrió la sobreexposición en su niñez, lidera el movimiento por los derechos de estos niños. Barrett lucha por el control de su imagen digital. Su activismo busca sanar las heridas del pasado y evitar que otros niños sufran experiencias similares.

“Como ex niña contenido, sé lo que es crecer con una huella digital que nunca pedí”, dijo Barrett al Comité de Asuntos Económicos de la Cámara de Delegados de Maryland en febrero. “Cuando mi madre publicó en el mundo mi primer ciclo menstrual, cuando publicó en el mundo los detalles íntimos de mi adopción, su plataforma creció y yo no tuve voz y voto en lo que se publicó”. Y, sin embargo, Cam dice que su activismo ha sido sanador.

Para Cam y otros niños influyentes, recibir un sueldo no les devolverá lo que perdieron: una infancia normal sin obstáculos por las cámaras que les colocan en la cara. Pero podría ser el comienzo de alguna restitución. “Mis amigos dicen que estoy luchando por la pequeña Cam”, dice. “Se siente muy curativo porque no tenía a nadie que luchara por mí cuando era niña”.

En un mundo donde los negocios digitales son cada vez más frecuentes, es necesario analizar las redes, los efectos en la infancia y asegurar su resguardo, por ello es necesario analizar las regulaciones en cada país donde esto ocurre.

Fuente: Cosmopolitan/Forbes

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin