Los pesticidas, culpables de 200.000 muertes al año

Los relatores especiales de la ONU, Hilal Elver y Baskut Tuncak, presentaron un estudio ante el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas, el martes 7/3 en Ginebra. En el mismo manifestaron el peligro del uso de pesticidas, agroquímicos o agentes fitosanitarios son  responsable de 200.000 muertes al año por envenenamiento.

La relatora de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el derecho a la alimentación, Hilal Elver, manifestó que el uso de pesticidas, sobre todo en la agricultura, es responsable de 200.000 muertes al año por envenenamiento.

Fue en el marco de la presentación de su informe anual ante el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas, el martes 7/3 en un sesión celebrada en Ginebra. El mismo también fue realizado por Baskut Tuncak y ambos son los mejores expertos en productos tóxicos y derechos humanos en materia de alimentación.

Elver agregó que el 99% de los casos graves de contaminación accidental con pesticidas ocurren en los países en desarrollo pero “en todos los países hay una exposición crónica a los pesticidas. Ninguno es inmune”.

Explicó que la gran mayoría de la población mundial está expuesta a los pesticidas, a través de los alimentos, el agua, el aire o por contacto directo con estos químicos y sus residuos.

“Es hora de derrumbar el mito de que los plaguicidas son necesarios para alimentar al mundo”. En consecuencia, es necesario poner en marcha “un proceso global para la transición hacia una producción agrícola y alimentaria más segura y saludable”.

En los niños se han observado desórdenes mentales y físicos durante su desarrollo, incluso si su exposición a los pesticidas ha sido baja.

La exposición a los pesticidas tiene graves consecuencias sobre la salud y puede relacionarse con enfermedades como cáncer, alzheimer y parkinson, transtornos hormonales, desórdenes en el crecimiento y esterilidad. El caso es aún más grave en mujeres embarazadas porque corren un mayor riesgo de abortos espontáneos, partos prematuros y de malformaciones congénitas en el bebé.

La relatora también expresó que en el caso de los niños se han observado desórdenes mentales y físicos durante su desarrollo, incluso si su exposición a los pesticidas ha sido baja.

Por este motivo, los expertos destacaron la obligación de los Estados de proteger los derechos de los niños contra los pesticidas.

Indicaron el elevado número de niños muertos o heridos por alimentos contaminados con este tipo de productos químicos, en particular por intoxicación accidental. Señalaron la prevalencia de enfermedades y discapacidades relacionadas con la exposición crónica a una edad temprana.

Si bien los países en desarrollo son los más afectados, no son los únicos. Distintas áreas económicamente desarrolladas del mundo como países de la Unión Europea (UE) o de Estados Unidos, no están libres de los perjuicios del uso de los pesticidas.

Sin embargo, la UE tiene cierto adelanto sobre Estados Unidos, ya que aplica ciertos principios de precaución que son inexistentes en las regulaciones estadounidenses.

“Aunque en esos lugares no hay grandes accidentes, lo que sí está ocurriendo es la modificación de los genes de las plantas. Se trata de un problema de orden sistémico”, explicó Elver.

Lo que es preocupante es que sólo entre el 25 y el 35% de países en desarrollo tienen normas legales que regulen el uso de pesticidas, pero en el 80% de casos no cuentan con recursos para hacerlas cumplir.

Por todo esto, los autores proponen un nuevo tratado global para regular y eliminar el uso de pesticidas peligrosos en la agricultura y avanzar hacia prácticas agrícolas sostenibles. “El uso excesivo de plaguicidas es muy peligroso para la salud humana y el medio ambiente; además es engañoso afirmar que estos productos químicos son vitales para garantizar la seguridad alimentaria”.

Sólo entre el 25 y el 35% de países en desarrollo tienen normas legales que regulen el uso de pesticidas.

Los expertos advierten que determinados pesticidas pueden permanecer en el medioambiente durante décadas, por lo que representan una amenaza para todo el sistema ecológico del que depende la producción de alimentos.

“El uso excesivo de plaguicidas contaminan las fuentes de agua y el suelo, causando pérdida de biodiversidad, destruyendo a los enemigos naturales de las plagas y reduciendo el valor nutricional de los alimentos. El impacto de este uso excesivo también impone costos asombrosos en las economías nacionales de todo el mundo”, manifestaron los Relatores Especiales de la ONU.

“Sin una reglamentación armonizada y estricta sobre la producción, la venta y los niveles aceptables de uso de pesticidas, la carga de los efectos negativos de los pesticidas es sentida por las comunidades pobres y vulnerables en los países que tienen mecanismos de cumplimiento menos estrictos”, destacan los autores de este informe.

En este sentido, una encuesta realizada por el Centro de Opinión Pública (COPUB) de la Universidad de Belgrano, que dirige el doctor Orlando D’Adamo indicó que el 52% de los encuestados opina que los productores agropecuarios no cuidan el medioambiente. Por el contrario, el 38% sostiene que sí lo hacen.

El 47% no está de acuerdo con que se produzcan alimentos genéticamente modificados en la Argentina, contra el 42% que sí los aprueba. En tanto, el 30% llega a considerar que no son seguros los alimentos que consume y provienen del campo, versus el 56% que sí los cree seguros.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password