Los virus que estaban en pausa durante la pandemia están de vuelta

Tras más de 2 años con el COVID-19 como responsable de casi todos los cuadros virales y prácticamente sin actividad o circulación de otros virus, el regreso de las actividades presenciales hicieron que vuelvan al ruedo todos los otros virus, pero con un comportamiento distinto al conocido.

Algunos de los ejemplos que se pueden mencionar son la influenza, el adenovirus 41,   virus sincicial respiratorio (VSR) y la viruela del mono. “En el caso de la influenza, los últimos 2 años se vieron las temporadas de gripe más bajas de la historia. Ahora, las hospitalizaciones por gripe están en aumento en nuestro país, con circulación atípica desde diciembre 2021”, apunta la Dra. Paola Caro, directora médica de vittal.

Y añade: “El adenovirus 41, antes causante de cuadros gastrointestinales banales, ahora parece responsable de los casos de hepatitis aguda grave en niños sanos. El virus sincicial respiratorio (VSR), que generalmente causa enfermedades en invierno, generó grandes brotes en niños en el verano y a principios del otoño en Europa y Estados Unidos. Lo mismo sucedió en nuestro país, y sigue ahora que se acerca el invierno, con alta ocupación de camas hospitalarias. En tanto que la viruela del mono o monkeypox, un virus endémico de África Central y Occidental, está causando un brote sin precedentes a nivel mundial, en una docena de países en los 5 continentes”.

Estos virus, explica la Dra. Caro, “no son diferentes a lo que eran en el pasado, pero nosotros sí. Adquirimos mucha menos inmunidad en este tiempo, lo que nos hace más susceptibles, y nos lleva a buscar un nuevo equilibrio pospandemia con los microorganismos que nos infectan”.

Según remarca, la vida de los niños pequeños “se vio profundamente alterada en la pandemia: no fueron a la escuela ni a guarderías. No se expusieron a personas por fuera de sus hogares, y cuando lo hicieron, en su mayoría usaron máscaras”. Asimismo, sostiene que los bebés nacidos durante la pandemia “probablemente han entrado al mundo con menos anticuerpos (AC) recibidos de sus madres a través de la placenta (por ejemplo, sus madres no estuvieron en contacto con el VSR en el embarazo). Lo mismo sucede con los adultos”.

En este escenario, se estima que puede haber olas más grandes de enfermedades, con comportamientos atípicos, y cuadros más prolongados o más graves. “Probablemente veamos enfermedades infecciosas conocidas, pero con comportamientos distintos al habitual”, señala la Directora médica de vittal.

Y enfatiza que otro problema que vino con la pandemia son las menores tasas de vacunación en la infancia, algo que “puede aumentar la incidencia de casos de enfermedades prevenibles por vacunas”.

Con respecto a la viruela del mono, a nivel mundial y hasta el 26 de mayo, se han notificado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) un total acumulado de 257 casos confirmados por laboratorio y alrededor de 120 casos sospechosos en paiìses no endeìmicos; y no se han reportado muertes.

“En Argentina se confirmaron dos casos de viruela siìmica, ambos con antecedente de viaje y/o permanencia reciente en EspanÞa, paiìs no endeìmico en el que se estaìn registrando casos sospechosos y confirmados”, informa la Dra. Caro.

Sobre ello, indica que la viruela siìmica “no se transmite faìcilmente entre personas. La transmisioìn ocurre de una persona a otra por contacto cercano con lesiones, fluidos corporales, gotitas respiratorias y materiales contaminados, como la ropa de cama, comer carne mal cocida y otros productos de animales infectados es un posible factor de riesgo, el virus puede ingresar al organismo a traveìs de piel lastimada, aunque no sea visible, el tracto respiratorio, y por mucosas; ojos, nariz o boca”.

El periìodo de incubacioìn de este tipo de viruela, es decir el periodo entre el contacto con una persona enferma y que se desarrollan siìntomas, suele ser de 6 a 13 diìas, pero puede oscilar entre 5 y 21 diìas. En general, es una enfermedad autolimitada y la mayoriìa de las personas se recuperan en el transcurso de las semanas. Sin embargo, en algunos grupos se puede presentar enfermedad grave, como en poblacioìn pediaìtrica o en personas inmunocomprometidas.

La enfermedad suele comenzar con fiebre o equivalentes febriles, cefalea, dolor muscular, dolor de espalda, linfadenopatiìas, astenia. Entre 1 y 5 diìas posteriores se agrega exantema que pasa por distintos estadios hasta formar una costra que luego se cae, la persona contagia hasta que se hayan caiìdo todas las costras.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password