No hablar de economía y menos de ideología

La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio.- “M. T.Cicerón”

Es la orden de Cambiemos para las PASO y las legislativas de Octubre, estrategia entendible pero es como pedirle a los agricultores no hablar del precio de la yerba, el té o el tabaco, o los trabajadores de su salario, o a las amas de casa del precio de los alimentos, o las Pymes del aumento de la energía eléctrica. La indicación marketinera es hablar de la pesada herencia, el cambio y la esperanza inagotable.

Entendible porque nadie quiere hablar de lo que no le conviene o no sabe cómo explicar el daño que producen las medidas económicas que deciden y que dañan a los más pobres, a los trabajadores a las pymes y a las economías regionales, sobre todo las que sufren las asimetrías fronterizas,  mientras  suben los servicios públicos como la luz o el gas se le perdonan impuestos a las multinacionales o sacan retenciones a los poderosos de la Sociedad Rural sobre todo los sojeros, aquellos que silbaban al Presidente Alfonsín pero aplaudieron a los dictadores, suplicando incluso que no entreguen el poder a la democracia.

Como van explicar el fenomenal endeudamiento proveniente del capitalismo financiero globalizado sediento por colocar excedentes a tasas extraordinarias asegurado el rescate que a la corta o a la larga cobraran como lo hicieron los fondos buitres. En el campo de la economía no está mal tomar un crédito para apuntalar la creación de trabajo, promocionar las economías regionales o realizar obras públicas que consoliden infraestructuras para la producción, la educación o la salud de la población. Pero es casi inexplicable que se endeude a todos los argentinos y se saque impuestos y retenciones a los más ricos, con el pretexto de que crearan trabajo y bienestar de la población a través del famoso derrame. Incluso impudorosamente el presidente plantea que la provincia deje de cobrar impuestos y por otro lado pide desbocadamente a la Justicia que avale el pedido de la gobernadora de Buenos Aires de restablecer el famoso Fondo del Conurbano a pérdida de coparticipación de las provincias, si esto no es centralismo unitario que es.-

El neoliberalismo apuesta al individualismo, el mercado no cree en las acciones colectivas, solidarias por eso mira de reojo a las cooperativas, o a las obras sociales, al sistema jubilatorio solidario, con seguridad si pudieran en nuestra provincia desguazarían el Instituto de Previsión Social y crearían una gran prepaga, donde todos tendríamos que cotizar como pretende el presidente de EEUU, Donald Trump a quien lo altera el Obama-care que mira la pobreza en aquel poderoso país.

Apuestan al concepto literal de la meritocracia, que en un clima de profundas desigualdades las consolida y legitima, como ejemplo dicen la Universidades son gratuitas y de ingreso irrestricto pero en ese plano no es lo mismo un joven de familia pudiente que el hijo de un chacrero o tarefero que no puede pagarle el estudio. La oportunidad en teoría está pero el acceso para llegar a ella está bloqueado por lo desigualdad, Ahí debe aparecer el Estado con los subsidios, las becas, los comedores universitarios con presupuesto, la SUBE que instaló nuestro gobierno provincial, mérito que fluye de la doctrina del misionerismo. En el neocapitalismo todos somos iguales pero hay algunos más iguales que otros.-

Lo grave es que en el ideario meritocrático, integra con otras ideas y pensamientos la ideología del nuevo capitalismo globalizado como  la pretensión de un Estado mínimo, el mercado fija los precios  a través de la oferta y la demanda hasta en los mercados imperfectos como el de la salud y los medicamentos, la apertura indiscriminada de la importación, aunque ello produzca desocupación y cierre de fábricas acompañado de un claro criterio de redistribución regresiva del ingreso a favor del capital, para lo cual usa herramientas para disciplinar a la mano de obra como la flexibilización laboral y previsional o como se demuestra diariamente la encubierta privatización de los recursos del estado en manos de los ceos ex gerentes de empresas que hoy manejan nuestro país.-

En nuestra provincia vivimos en los años 90 el dolor de estas mismas políticas ejecutadas por quienes hoy ofrecen un cambio. Sin ser nostálgicos del dolor, no podemos olvidar cuando en nombre de la eficiencia o de bajar los costos se produjo el mayor desguace del estado provincial, nos despedimos del Banco Provincia fundamental herramienta financiera para la producción y la economía provincial; de Papel Misionero empresa celulósica papelera de gran despliegue estratégico en un área básica la economía, el sector foresto celulósico papelero, o APOS servicio de agua potable, en paralelo a ello el ajuste lo pagaban los trabajadores públicos con el IETE que significaba lisa y llanamente un descuento de los haberes laborales, y como si fuera poco endeudaron a la provincia en más de 1.000 millones de dólares, que el gobierno renovador pagó con el esfuerzo de todos los misioneros.

Por esto y mucho más creo que los misioneros debemos hablar de ideología misionerista y de economía esa gran ciencia social, sobre todo con los más jóvenes para que comprendan que la Nación siempre nos relegó en beneficio del centralismo portuario, o vamos a dejar que otros hablen por nosotros. Por eso es necesaria la representación parlamentaria comprometida con un federalismo serio, responsable, que conozca los problemas de todos los pueblos de la provincia para que en el contexto nacional Misiones no sea ni más ni menos que otras provincias hermanas, si no seremos permanentes esclavos de decisiones que siempre benefician al país central.

Debemos acompañar y apoyar a nuestro gobernador en su justos reclamos a favor de la provincia, y los misioneros con sus 75 intendentes necesitamos entrar al Congreso Nacional por la puerta grande y el respaldo democrático de todos.-

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password