COLUMNISTAS, Coronavirus, ECONOMIA

Pandemia, cuarentena y recesión: su impacto en Misiones

Compartí este articulo en:

Semana a semana surgen nuevos datos que grafican de manera cruda la crisis económica en todo el país, y de la que prácticamente ningún sector ha podido escapar.

El argumento de que se trata de la cuarenta y/o de la pandemia es válido, pero es parcial: el verdadero problema es la recesión económica, que fue sin dudas fue agravada notablemente por el coronavirus y llevó a que ciertas variables toquen pisos nunca antes visto, 2001-2002 inclusive.

La recuperación económica de la Argentina no se arregla con el fin de la cuarentena y con el levantamiento de las restricciones: impulsará la actividad, sin dudas. Intentará compensar pérdidas. Es el paso necesario, pero harán falta medidas de fondo, profundas y contundentes para poder hablar de recuperación económica, que no es lo mismo que reactivación.

Para graficar esta situación, únicamente en la provincia de Misiones, tomamos seis indicadores que simbolizan la situación, en relación por un lado a las cuentas públicas, por otro al consumo y por otro, al empleo. En todos los casos tomaremos como punto de inicio a enero 2019 para ver la evolución de los últimos 15 o 17 meses de acuerdo a la variable en cuestión.

1- La recaudación pierde con la inflación desde hace más de un año y medio. Consecuencia: pérdida de coparticipación.

Mucho se habló del drástico derrumbe de la coparticipación en los últimos meses (sobre todo mayo), provocando un fuerte stress en las finanzas provinciales. Pero lo cierto es que las caídas reales existen desde enero 2019 (si no antes). Misiones, desde esa fecha a mayo 2020 (17 meses consecutivos) ve caer los recursos que reciben de coparticipación, leyes especiales y compensación de consenso fiscal.

Cierto es que las caídas de abril y mayo 2020 son las mayores de toda la serie, pero en marzo 2019, junio 2019, octubre 2019, enero 2020 y marzo 2020 las mismas estuvieron por encima de los diez puntos. Ejemplo claro de la recesión económica que tiró hacia abajo la recaudación y ello impactó de lleno las finanzas de la provincia.

2 – Ventas de supermercados: en solo cuatro meses sobre 16 hubo crecimiento

La venta de supermercados en Misiones, en los últimos 16 meses, tuvo apenas 4 con crecimientos reales: tres consecutivos entre septiembre y noviembre 2019, y en febrero 2020. La caída de abril (último dato oficial) fue la más fuerte de la serie (efecto coronavirus), pero ya en febrero, marzo, junio y julio de 2019 tuvo caídas de doble dígito. Entre diciembre y febrero se observó una tendencia al alza, pero fue noqueada en marzo.

3 – Los combustibles querían crecer, pero se chocaron con la cuarentena

Este es un caso donde la recesión impactó fuertemente en el consumo durante los primeros meses de 2019 pero comenzó a recuperarse, hasta que llegó el coronavirus.

En todo el 2019, las ventas de combustibles cayeron en los primeros ocho meses, recuperándose en los siguientes seis, hasta que en marzo y abril tuvo las mayores caídas. Si bien aún no están disponibles los datos oficiales de mayo, el resultado será similar a abril, teniendo nuevamente una fuerte caída.

4 – Patentamientos: no se conocen datos positivos desde hace 17 meses

El caso de los patentamientos de automóviles es otro ejemplo donde hablar de recuperación es cada vez más difícil: desde enero 2019 a mayo 2020 no ha visto crecimiento alguno. El piso lo tocó en abril 2020 con una caída del 85%, que se explica, básicamente, porque la cuarentena hizo que no haya comercialización. En mayo la caída se desaceleró notablemente, pero sigue siendo alta. En toda la serie, las caídas son mayores a los 10 puntos. En 7 de estos 17 meses, las caídas son mayores a los ¡50 puntos!

5 – Empleo: mucho para preocuparse, nada para celebrar

El caso del empleo es quizás el dato más duro que podemos mostrar a la fecha. Si tomamos en primer lugar los puestos de trabajo registrados en el sector privado, vemos como en Misiones han caído sistemáticamente en los últimos 15 meses que tenemos registro (de enero 2019 a marzo 2020). La caída de marzo 2020 fue la más fuerte, y sin la mayor fuerza de la cuarentena aún vigente. Pero en toda la seria hubo caídas superior al 1%, y en la mayoría fue por encima de los 2 puntos. La destrucción del empleo privado se explica no solamente por despidos, sino también por la falta de vacantes, ya que las empresas no quieren sumar más personal. En una economía de norma funcionamiento, una vacante liberada (generada por jubilación, retiro o renuncia, por ejemplo) se cubre con un nuevo trabajador, manteniendo dinámica la entrada / salida laboral. Pero eso no está ocurriendo en Misiones (ni en el país).

Un ejemplo aún más claro de esto tiene que ver con los puestos de trabajo registrados específicamente en el sector de la construcción. En los últimos 15 meses, en solo 1 (marzo 2019) se vio un incremento. En el resto, caídas. Desde diciembre 2019 a marzo 2020 la caída se viene acelerando, algo que se reafirmará con los datos de abril.

“Una economía que se cae, se puede levantar” repite el presidente Fernández. Por supuesto, siempre se puede levantar. Pero las provincias argentinas tienen poco margen para que eso ocurre sin dejar serias consecuencias en el camino. Inyectar recursos, solamente, no alcanza. Un plan económico integral, federal y, sobre todo, real, es necesario para dar primero certidumbre y después, unir voluntades. El país está muy golpeado para para seguir poniendo la mejilla. Es hora de empezar a avanzar. Que sea lento, pero que sea seguro.

Por ALEJANDRO PEGORARO, Director de Consultora Politikon Chaco.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*