ELLAS DECIDEN, ENTREVISTAS

Patricia Durán, empresaria del año: “Lo que me trajo hasta acá son las ganas de vivir”

Patricia Durán, empresaria del año: “Lo que me trajo hasta acá son las ganas de vivir”
Compartí este articulo en:

Hace 30 años soñó una de las empresas más importantes de turismo receptivo de la región. Dueña de dos hoteles sustentables en Iguazú, asegura que su mayor deseo es dejarle un legado a sus hijos y a la comunidad. Elegida como la empresaria del año por la Cámara de Mujeres Empresarias, en una entrevista con Economis habla del rol de la mujer, de su historia y sus desafíos.

¿Un reconocimiento que llega en qué momento de tu carrera?

Como empresaria comencé hace como 30 años, quedé viuda muy joven, tuve dos niños que en ese momento eran muy bebés pero mis sueños nunca los dejé de lado, mi pasión, sin descuidar mis valores y principios que es lo más importante porque es lo que le voy a dejar de herencia a mis hijos. Me basé toda la vida en esos parámetros y mi ejemplo siempre fue mi mamá. Lo que me trajo hasta acá son las ganas de vivir. Siempre me comprometí con el medioambiente donde estuve, con la naturaleza y también con la comunidad que me rodea.

 

Quiero agradecer a la institución por haberme elegido. Todas las mujeres tenemos la responsabilidad además del esfuerzo de la profesión, el de la casa, el de los hijos, el de la familia así que somos mujeres que hacemos de todo un poco

El proyecto turístico comenzó con cinco empleados y hoy son 280. Además de la operadora de turismo receptivo Cuenca Del Plata, Patricia Durán emplazó el lodge La Aldea de la Selva en las 600 hectáreas y El Pueblito, un hotel que recrea la ciudad de Puerto Iguazú en sus primeros años.

¿Cómo fue trabajar y seguir adelante hace 30 años con dos niños chiquitos y sola?

A las 16 años vine a vivir a Posadas, yo nací en Santa Cruz de la Sierra, vine a estudiar la licenciatura en Turismo, mi profesor fue mi esposo después, nos casamos y nos fuimos a Iguazú. Ahí comenzamos a desarrollar nuestra empresa. Lamentablemente él falleció en un accidente y me quedé a cargo de mis dos niños y de la empresa. Estuvimos siete años casados, y eso pasó hace 22 años. Fue una desgracia, pero inclusive de las desagracias vienen los aprendizajes, todo viene para enseñarnos. Yo tenía mucho temple. Hoy tenemos 280 empleados, dos hoteles sustentables, uno de los cuales fue el primero en la Argentina reconocido por Rainforest Alliance como hotel verde y es la única reconocida como una empresa sustentable y sostenible. Siempre busqué dejar algo a la sociedad, más en una sociedad como la nuestra teniendo tanta riqueza cultural, una provincia como Misiones con tanto valor ambiental es imposible hacer un producto sin incluirlo.

Me ocupé de mi familia y de mi empresa, fueron los que me sacaron de esta angustia, yo estaba llena de sueños y de proyectos y nunca los dejé

¿Mirando a la distancia, cómo era la elección de ser empresaria hace 30 años y cómo es hoy?

Antes, muy difícil porque la mujer tiene que probar que puede. Tenemos que tomar un largo camino para que los bancos confíen por ejemplo, y eso hoy cambió bastante, la mujer está más afianzada. Hubo un camino recorrido, y la mujer también se dio cuenta y se especializó. Pero tenemos la responsabilidad además de cuidar y criar a nuestros hijos, de dar hacia afuera lo mejor.

 Creo que el equipo te hace crecer, cuando le das espacio a todos no hay forma que te vaya mal porque esos colaboradores que se transforman en una familia te ayudan a salir adelante

La empresaria asegura que concretó sus sueños y sus proyectos en la familia y en la empresa. Su hija es abogada y su hijo está próximo a recibirse de ingeniero en Sistema y “para mí son mis mayores logros”.

¿Qué desafíos te quedan como empresaria, como mujer?

Como mujer, lo más importante para mí es la mejora continua pero no solamente en la empresa, sino en lo espiritual porque el tiempo nos deja la experiencia y no podemos dejar jamás de ver lo que nos pasó de bueno y de malo para volcarlo a la familia y a la sociedad. Mi mayor logro es que mis hijos hayan crecido bien, a pesar de que no era una madre que estaba las 24 horas, y digo a pesar  pero no como un pesar, sino que fue lo que nos tocó y siempre hablé con ellos y lo supieron entender, no está bien ni mal, es lo que nos tocó a nosotros. Hoy quiero disfrutar más de mi familia y emprender nuevos sueños que nunca los voy a dejar de lado .


Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*