Pese al récord turístico y al auge “low cost”, se achicó la cantidad de pasajeros que volaron dentro del país

El informe más reciente de ANAC muestra que, a excepción de Austral, todas las compañías trasladaron menos pasajeros que en el inicio del verano de 2019

iProfesional – La recesión sigue complicando los números de la actividad aerocomercial. Tras concluir 2019 con un flujo de pasajeros en caída en la mayoría de los aeropuertos de la Argentina, el primer mes del 2020 fue negativo y con el agravante de que los vuelos de cabotaje concluyeron en rojo por primera vez en casi tres años.

El dato negativo surge de un informe desarrollado por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), el cual detalla que durante enero el tránsito de pasajeros fronteras hacia adentro acumuló una baja cercana al 1% respecto de igual mes del año pasado.

En torno a la actividad señalan que la crisis económica imperante, con una reducción del consumo cada vez más profunda, sumada a la extinción de las promociones de vuelos ultra baratos, coloca a la demanda aerocomercial en un nivel de merma inédito desde el desembarco de las “low cost” en la Argentina.

La demanda interna ya venía dando señales de freno y a fines del mes pasado iProfesional reveló que en diciembre de 2019 una veintena de terminales concluyó el mes con indicadores negativos en lo que hace a afluencia de pasajeros respecto de igual mes de 2018.

De hecho, en el informe difundido ahora por ANAC se aprecia una desaceleración que comienza a tomar forma a partir de julio y que no alcanza a revertirse de manera contundente con los vuelos comercializados en diciembre para el período de las fiestas y el inicio de las vacaciones.

Con relación a enero de 2020, ANAC expone como aeropuertos con mayor pérdida de flujo a las siguientes terminales:

Según el organismo, el pelotón de compañías que cubren itinerarios dentro del país transportó en promedio 10.123 pasajeros menos, siempre comparado con enero de 2019.

En el detalle por empresa, ANAC destaca la baja de Andes (con 44.358 asientos menos), LATAM (27.598), Aerolíneas (26.656) y Avianca (17.120). El dato positivo lo aporta Austral, que aumentó su desempeño en 13.741 pasajeros transportados.

El organismo también aporta precisiones respecto de cómo se concentra hoy el mercado de cabotaje de acuerdo a la demanda que acumula cada compañía. En ese sentido, el detalle corresponde a la unión JetSmart-Norwegian, que sumadas dominan el 14,2 por ciento de la torta.

El acumulado coloca a la dupla como el tercer actor en participación, detrás de Aerolíneas Argentinas-Austral –casi el 60 por ciento del mercado de cabotaje– y LATAM –16,4 por ciento–.

Por otro lado, el desplome que se ve en los vuelos internacionales, sobre todo a partir de las últimas devaluaciones, no deja de ser cada vez más profundo. ANAC señala en su informe más reciente que en enero la demanda cayó 17,7% en comparación con el primer mes de 2019.

Pronóstico reservado

En diálogo reciente con iProfesional, Franco Rinaldi, reconocido experto del segmento aerocomercial, sostuvo que la escasa demanda de tickets en este comienzo de año da cuenta de “un sector que está al borde del colapso y hoy atraviesa una crisis profunda”.

“Los números de la actividad en general muestran desaceleración o, directamente, caída en la demanda de tickets. Varias empresas levantaron vuelo y hoy, en el ámbito de lo doméstico, las empresas no tienen razón para expandirse. En simultáneo, la situación macroeconómica hace que la gente no destine fondos a volar en avión”, dijo a este medio.

Según Rinaldi, hoy “no hay nada en la política económica vigente que incentive a la gente a subirse a un avión”. Además, la sucesión de devaluaciones “terminó con las promociones, ya que son insostenibles por el alza de los costos operativos en dólares. Las empresas, de hecho, tienen frenados todos sus planes de expansión”.

“A diferencia del verano pasado, cuando a la mayoría de las aerolíneas les fue bien, este es un momento pésimo para las empresas. La menor demanda está obligando a las compañías a vender los tickets a valores más caros. Por ende, la gente que hoy está volando es la misma que siempre usó el avión como transporte. Rápidamente se está volviendo a la instancia en la que el servicio sólo estaba al alcance de una minoría”, concluyó el especialista.

También Horacio Preneste, director comercial de Andes, reconoció hace escasas semanas en charla con iProfesional que la temporada “viene siendo mala en varios sentidos”.

“En términos comerciales, no hay forma de salvar a este verano. La demanda es muy poca, sobre todo si pensamos en destinos en la costa. Por otra parte, no hay pasajeros corporativos en esta parte del año. Y la administración pública también está parada. Además, estamos en feria judicial. De reavivarse el mercado, esto recién podría tomar color en marzo”, sostuvo.

El ejecutivo aseguró que las aerolíneas siguen, como el año pasado, “perdiendo mucha plata” a raíz de la suba de costos, mientras que la crisis que pega directo en el bolsillo de los potenciales viajeros se hace notar en una “evidente menor demanda de pasajes”.

“La gente prefiere ir en auto a los principales destinos de playa. Hoy las empresas pierden mucho porque enfrentan costos de leasing, por ejemplo, y eso exige que los aviones vuelen mucho. Pero al no haber dinero circulando, la ocupación es baja. De ahí que vender barato no se pueda sostener. Es una cadena. Nos espera otro año muy complicado si no hay cambios en las políticas aerocomerciales”, vaticinó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password