¿Qué provincias están más expuestas en el actual contexto político y económico?

Compartí esta noticia !

Escriben Marcelo Capello y Valentina Gallardo, Fundación Mediterránea. Desde fines de 2023 y en lo que va de 2024, ya sea con la anterior como con la nueva administración nacional de gobierno, se han producido o se podrían producir cambios en materia económica que
afectaron o podrían afectar la fortaleza (o vulnerabilidad) fiscal de cada provincia. Entiéndase por
fortaleza fiscal a la capacidad de los gobiernos subnacionales para financiar sus niveles habituales de
gasto público corriente y de capital, así como cumplir con sus obligaciones por deudas.

Por caso, la reforma al impuesto a las ganancias ocurrida a mediados de septiembre del año pasado, al calor del proceso electoral, horadó los ingresos tributarios nacionales en 0,19% del PIB en el último trimestre de 2023 y lo haría por 0,83% del PIB, si no hay reversión, durante todo el año 2024. Dado que se trata de un impuesto coparticipable, la reforma también significó una caída de recursos para las provincias por 0,11% del PIB en 2023 y lo haría por 0,48% del PIB en 2024.

Por su parte, si como consecuencia de la actual recesión cae adicionalmente la recaudación de otros impuestos nacionales, ello también afectará negativamente los ingresos provinciales, cuando se trata de impuestos nacionales coparticipables. Como consecuencia de la caída en la recaudación del impuesto a las ganancias y de otros impuestos coparticipables a provincias, las provincias más expuestas en este sentido son aquellas cuyos ingresos dependen en mayor medida de las transferencias automáticas de la
Nación (por coparticipación y otras leyes especiales de dstribución).

¿Qué provincias son más vulnerables a la caída en las transferencias automáticas de la Nación? Claramente aquellas cuyos ingresos dependen en mayor medida de dicho tipo de transferencias. Aquí
aparecen encabezando el ranking Formosa y Corrientes, con 80% de sus ingresos totales, seguidas por
Santiago del Estero (77%), La Rioja (76%) y Jujuy, Chaco y Catamarca (74%). En el otro extremo, las
menos dependientes de dichos envíos son CABA (10%), Neuquén (22%) y Chubut (40%).

Por su parte, apenas iniciada la nueva administración nacional de gobierno, se anunció un recorte de 0,5% del PIB en materia de Transferencias Corrientes a provincias, que representa una poda de aproximadamente 70% sobre dicho tipo de envíos del año previo, y se infiere otro recorte de al menos esa proporción para las Transferencias de Capital a provincias, dado que también bajaría drásticamente el gasto de capital nacional este año. Por supuesto, aquí las jurisdicciones fiscalmente más expuestas son aquellas cuyos ingresos totales dependen en mayor medida de este tipo de transferencias más discrecionales. Encabeza la exposición la provincia de La Rioja (12,5% de sus ingresos en la primera mitad de 2023), seguida por Buenos Aires (9,5%), Santiago del Estero (9,4%) y Chaco (9%). Las menos expuestas por esta vía son Neuquén, CABA y Chubut, con menos del 2% de sus ingresos.

El fuerte recorte a las transferencias discrecionales ya comenzó en enero de 2024, tanto las corrientes como las de capital, con caídas de prácticamente un 100%, para todas las jurisdicciones. Si así ocurriera todo el año, significaría un ahorro de alrededor de 1,1% del PIB para el sector público nacional.

Por otra parte, en el actual contexto económico, con elevada inflación y caída de salarios reales, que viene desde 2023 y continúa a inicos de 2024, y con las futuras subas en las tarifas de algunos servicios públicos y otros precios relevantes que afectan los presupuestos familiares, muy probablemente baje el consumo privado durante buena parte de 2024. En cambio, se espera una fuerte recuperación de las exportaciones agroindustriales, tras la grave caída del año pasado por la sequía, y continúa la suba en las exportaciones de energía. Así, durante el año 2024 los recursos tributarios propios tendrán peor desempeño en las provincias con mayor caída en el consumo y la producción, y por ende estarán más expuestos los recursos fiscales de provincias poco exportadoras de bienes. Sería el caso, por ejemplo, de CABA, Formosa, Corrientes, Catamarca y La Rioja, todas con una relación entre exportaciones de bienes y PBG local menor al 5% En el otro extremo del ranking se ubican Santa Fe, Córdoba, Santa Cruz y La Pampa, en que las exportaciones de bienes superan el 20% de la producción.

Con menos recursos propios y por transferencias automáticas y discrecionales en 2024, las provincias que en el punto de partida contaban con menores niveles de ahorro corriente, estarán más expuestas a tener problemas fiscales. Contar con bajo ahorro corriente significa que queda poco margen para pagar servicios de la deuda o realizar inversiones, y que una merma importante en los recursos puede dificultar
pagar el mismo gasto corriente.
En este sentido, las provincias con menor ahorro corriente en el primer semestre de 2023, con relación a sus erogaciones corrientes, fueron Tierra del Fuego y Río Negro, con un ahorro prácticamente inexistente, seguidas por Salta (2,1%), La Rioja (3,6%), Santa Fe (4,7%) y Buenos Aires (5,6%).

Relacionado con lo anterior, aquellas provincias en que el Gasto en Personal se lleva mayor porción de sus Ingresos Corrientes, también tendrán poca flexibilidad para enfrentar situaciones de caída de ingresos y stress fiscal. Aquí se anotan Río Negro y Tierra del Fuego, en que el gasto en empleados públicos se lleva un 65% de los ingresos corrientes, seguidas de Salta y Neuquén, también con guarismos superiores al 60% Por su parte, destacan por su bajo gasto en personal las provincias de Santiago del Estero (29%) y Córdoba (39%).

Finalmente, también se hallan fiscalmente más expuestas las jurisdicciones que deben atender mayor peso de servicios de deuda, con relación a sus ingresos totales. Con datos del primer semestre de 2023, en esa situación se hallaban Chubut (13,5%), Tierra del Fuego (10,9%) y Río Negro (10,6%)

Si se considera la posición en el ranking que ostenta cada provincia en cada variable, y se promedian dichas posiciones, se puede obtener la ubicación de cada jurisdicción en un ranking promedio de los seis indicadores. De ese modo, el tercio de provincias que aparecerían como más expuestas fiscalmente en 2024 serían (en este orden): La Rioja, Río Negro, Tierra del Fuego, Salta, Catamarca, Tucumán, Chaco y Corrientes.

Te puede Interesar  Usuarios de la CELO a punto de quedar sin servicio eléctrico

Por su parte, dentro del tercio de provincias con vulnerabilidad intermedia se ubicarían algunas provincias pampeanas como Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe. En cambio, entre las jurisdicciones menos expuestas se tendría a La Pampa, CABA y Córdoba.

Ahora bien, el anterior ranking podría cambiar en el caso que se revierta la reforma en el impuesto a las Ganancias ocurrida en septiembre de 2023, y así ya no resulte un fuerte factor de vulnerabilidad el depender mucho de las transferencias nacionales automáticas. Si así fuera, y se excluyera el indicador de dependencia de las transferencias automáticas para la construcción del ranking, Tierra del Fuego y Río Negro pasarían a los primeros lugares entre las más expuestas, y Buenos Aires y Entre Ríos pasarían a integrar el tercio de provincias fiscalmente más expuestas.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin