Schiavoni defiende la desregulación del mercado yerbatero

Compartí esta noticia !

El diputado nacional de Cambiemos, Alfredo Schiavoni, uno de los firmantes del proyecto de ley de desregulación de la economía y del mercado yerbatero, defendió la iniciativa porque “claramente el sistema de determinación de precios no es idóneo”.

“La modificación propuesta, refiere a la posibilidad de que el precio de la yerba mate se rija de acuerdo a lo establecido por la ley de Defensa de la Competencia. Esa normativa contiene todas las herramientas necesarias para limitar y sancionar a quienes pretenden abusar o establecer posiciones dominantes en el mercado, sin necesidad de recurrir a fijar precios. Así resulta que la función del Inym estaría más vinculada a velar por el cumplimiento de lo establecido en la ley 27.442 que a pretender establecer un arbitrario sistema de fijación de precios de cumplimiento obligatorio”, detalló el diputado alineado a Horacio Rodríguez Larreta, quien, curiosamente, antes decía que el Estado no podía retirarse de la fijación de precios. En la visita de campaña del intendente porteño y candidato presidencial, el cierre de la gira fue justamente en un yerbal misionero, junto a Schiavoni, Martín Arjol y el yerbatero Pedro Puerta.

“Desde la creación del Instituto más de dos tercios de las veces se recurrió al laudo de la Secretaría de Agricultura de la Nación. Sólo en un tercio de las oportunidades se alcanzó acuerdo por unanimidad. Claramente el sistema de determinación de precio no es idóneo. Además de existir otra oferta, que no está alcanzada por las decisiones del Inym, que la constituye la importación de materia prima proveniente de vecinos países donde existe libre competencia. Es un factor más bien vinculado al tipo de cambio, que a un acuerdo sectorial de precios”, detalló el legislador.

Te puede Interesar  Iguazú estrenó una moderna peatonal que lució repleta de turistas y vecinos

“En el caso de Brasil, la desregulación operada hace décadas, generó una clara mejora en el mercado y un crecimiento en la producción, donde a través de la gestión estadual y los acuerdos inter eslabones de esa cadena, se ha logrado transparencia y previsibilidad. Para estudiar algunas cifras, en 1990 la producción brasileña era de 270 millones de kilos y en 2015 de 941 millones de kilos. Resulta impensable que se pueda crecer de esa forma perdiendo dinero. Desde el INYM  se debe promover el aumento del consumo interno y externo, las investigaciones científicas, la diversificación de aplicaciones y usos, evitando aislarnos, como si fuéramos los únicos productores de yerba mate del mundo y generando limitaciones hacia adentro, perdiendo de vista ese mercado global donde están los verdaderos desafíos y donde debemos competir contra actores fuertes que no tienen limitaciones en producción, en precio, en cotizaciones ficticias del dólar y tienen atrás un Estado colaborador a la hora de exportar”, apuntó.

En nuestro criterio sería mucho más sano dejar actuar libremente las leyes de oferta y demanda, haciendo valer lo que indica la ley de defensa la competencia que sostener un sistema que a la larga no conforma a las partes. Hay muchas herramientas en esa ley para defenderse de posiciones abusivas de alguna de las partes. Consideramos que desde el Inym se pueden establecer precios sugeridos, indicativos, pero claramente no se pueden fijar precios de cumplimiento obligatorio, entre agentes económicos heterogéneos, de muy diversos tamaños, tomando como base inclusive el promedio del productor marginal. Todas estas consideraciones, además de la antojadiza composición de la representación en el directorio, donde se mezclan eslabones de la cadena productiva, con servicios a la producción, diferentes agentes del proceso productivo con diversas formas de asociativismo, política partidista, etc., determinan que conceptualmente es mejor que el precio se fije por el libre juego entre la oferta y la demanda”, marcó el legislador. 

Te puede Interesar  Crisis en Venezuela: Macri recibió a la esposa de Leopoldo López

“Consideramos además, que la información estadística que puede recoger y sistematizar el Inym, y las consiguientes proyecciones que se pueden elaborar a partir de la misma, deberían permitir establecer con algún grado de anticipación, la relación futura entre la oferta y la demanda, despejando incógnitas acerca del precio. Lo que se necesita es una gestión seria y eficiente, transparencia sobre todo. El actual formato del INYM es anacrónico, desactualizado,  en un mercado estancado que no contempla ningún tipo de evolución, en un mundo donde la inmediatez de los cambios obliga a reacciones rápidas, adaptaciones y dinamismo. Otro caso que deberíamos tomar como ejemplo, es el de la desregulación del mercado del vino en nuestro país. De no haberse hecho en su momento, con las limitaciones de regulación y sus intervenciones solo en caso de arbitraje, seguiríamos tomando vino de mesa y habríamos perdido el actual mercado mundial donde los productos vitivinícolas argentinos no paran de cosechar premios y conseguir nuevos adeptos”, comparó Schiavoni.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin