Una psiquiatra de Harvard, afirmó que comer carne es esencial para la buena salud mental

Compartí esta noticia !

La Dra. Georgia Ede una psiquiatra titulada en Harvard, afirmó que es necesario el consumo de carne, para mantener una buena salud mental. La profesional abrió el debate en redes.

La psiquiatra, Dra. Georgia Ede planteó que el consumo de carne es necesario para una buena salud mental, lo que provocó una ola de mensajes en redes, debatiendo sobre las expresiones de la profesional.

El interés de la profesional, se ve reflejado en los números que son cada vez más alarmantes de casos de jóvenes que de manera frecuente presentan síntomas de depresión y ansiedad, los cuáles recurren a consulta por sus comportamientos autolesivos, o intentos de suicidio. Así como ataques de pánico, psicosis, anorexia nerviosa. Además de las cifras en crecimiento de trastornos mentales, que se espera se tripliquen para el 2050 en todo el mundo. De allí, que la profesional centra sus estudios a la influencia de la dieta en estas afecciones mentales.  

La profesional, realizó sus planteos en base a varios estudios científicos, afirmando qué, hay dos tipos de dieta que la preocupan como dañinas y que están de moda. Una es “la dieta occidental”, que tiene una fuerte presencia de carbohidratos, grasas refinadas procesadas, alimentos ultraprocesados, edulcorantes, colorantes, la cual es bastante deficiente y produce mucho daño. Sin embargo las personas que prefieren una dieta mediterránea, mejoran notablemente los síntomas de depresión y ansiedad.

La dieta occidental, o “dieta triste” como la llama, con sus componentes profundiza la oxidación y la inflamación, por lo que tendría que ver con ciertos trastornos -aunque la especialista sostiene que aún la psiquiatría es niña con respecto a la relación entre la dieta occidental y sus efectos en la salud mental-, están aprendiendo sobre ella. Pero, algo que está comprobado es que los carbohidratos desestabilizan la química cerebral por una subida y bajada de la insulina en sangre, por una montaña rusa hormonal, que causa entre otras cosas el insomnio, la ansiedad, la necesidad de consumir más carbohidratos -adicción-, estrés, nerviosismo.

Otra de las dietas que preocupa a la especialista, es la dieta vegetariana, dieta vegana o dieta basada en plantas.  Sosteniendo que las comparaciones con las dietas que consumen alimento animal, no tienen un asidero, ya que estás incluyen carbohidratos y alimentos refinados. Lo justo al comparar este tipo de dieta basada en plantas, con una que incluye carne sería que la segunda sea saludable y sin aditivos, ni carbohidratos, ni azucares refinados. Una dieta omnívora sana, como la mediterránea, o la cetogénica.

La psiquiatra sostiene que si uno quiere gozar de buena salud mental, debería pensar en todos los micronutrientes que los alimentos de origen animal poseen. Además, las plantas poseen muchos antinutrientes, afectando la síntesis de otros alimentos que se consumen junto con ellos. La soja, que es la base de la alimentación a base de plantas, es un ejemplo de ello, ya que suele ser perjudicial para la absorción del yodo, además de afectar a la función tiroidea, la cual es imprescindible para una buena salud mental. Por ello la importancia de conocer cómo se comportan en el organismo el consumo de alimentos, más que nada de la síntesis de minerales y nutrientes claves para la salud mental, como el hierro, el zinc, el magnesio y la DHA (que se produce por grasas sanas).

Te puede Interesar  Supermercados: durante febrero crecieron las ventas en Misiones

En resumen, la psiquiatra expresa “Las plantas pueden darnos buenas proteínas, pero otros nutrientes esenciales es imposible obtenerlos de los vegetales”.  Y apunta que el consumo de carne es saludable, no necesariamente tiene que ser carne roja, cualquier tipo de carne animal puede aportar los nutrientes que el cerebro necesita.

El público que más le preocupa, es el femenino, porque es el culturalmente predispuesto a privarse de consumir carne y grasas, por cuestiones estéticas por sobre la salud, por compasión a los animales y al planeta. Pero resalta que esto es un riesgo, ya que las mujeres son las que alimentan los cerebros de la siguiente generación. Enfatizando la necesidad de conocer qué proporciona cada alimento, dejar de lado lo estético y pensar en la salud y el bienestar general.

Afirmando, además, que no consumir carne podría entre otras cosas favorecer a las afecciones mentales., no solo la depresión y la ansiedad, sino trastornos como el alzheimer, la esquizofrenia, etc.  “La carne es el único alimento que contiene todos los nutrientes que necesitamos en su forma adecuada y es el más seguro para mantener los niveles adecuados de azúcar e insulina”

 Pero ¿Qué dicen los estudios, que utilizó la psiquiatra?

Una investigación que analiza 18 estudios diferentes que abordan esta materia con más de 160.000 participantes demostró que hay una asociación entre no comer carne y una mala salud psíquica.

La mayoría y los estudios más confiables relacionaron dieta sin carne con depresión, ansiedad y comportamientos auto lesivos. En general, la evidencia sugiere que evitar la carne puede no ser una estrategia para mejorar la salud mental.

Otra investigación realizada en Brasil, que investiga la relación entre la dieta vegetariana y la depresión en adultos brasileños, con más de 14.000 participantes, encontró que Quienes no comen carne experimentan el doble de episodios depresivos que los consumidores de carne (razón de prevalencia entre 2.05 y 2.37).

El ajuste por factores sociodemográficos y de estilo de vida no modifica la asociación. Este resultado es Independiente de otros factores como el socioeconómico y el estilo de vida.

La ciencia, sostiene además que hay una correlación entre una dieta sin carne y riesgo de ictus.  Un estudio, que se llevó adelante durante 18 años de seguimiento, estableció que los vegetarianos tenían un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular hemorrágico (sangrado en el cerebro) en comparación con los consumidores de carne. El riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular total (incluido el accidente cerebrovascular isquémico) también fue ligeramente mayor en los vegetarianos que en los consumidores de carne, un hecho sin duda alarmante.

Te puede Interesar  Chile ya aplica la cuarta dosis de la vacuna anticovid mientras aumentan los casos

Otra investigación realizada por 20 años en el Reino Unido, habla de la tendencia de las mujeres vegetarianas a sufrir fracturas de cadera. En este estudio, se muestra una mayor predisposición de aquellas mujeres vegetarianas a las fracturas de cadera, mientras que las que consumen carne o pescado, reducen significativamente este suceso. Un factor podría ser el menor peso corporal de las vegetarianas, que provocaría un mayor riesgo. Otro punto importante a destacar, es la edad, ya que las fracturas se producían a una edad más temprana que lo esperado, por ello esta investigación sugería realizar cambios en la dieta, para evitar riesgos futuros.

Otra de las fuentes utilizadas por la psiquiatra, establece que la anemia inducida por la falta de hierro está más presente si se obvia la carne de la dieta. Esta deficiencia afecta al 30% de mujeres en edad fértil del mundo y al 14% en España.

Otro estudio, demuestra que la capacidad de las personas para sobrevivir sólo comiendo vegetales tienen que ver con factores genéticos que afectan al metabolismo y a la función cerebral. Por este motivo, este tipo de dieta podría servir para algunas personas que tienen más tendencia genética a asimilar todos los micro y macro nutrientes de manera justa, para equilibrar sus necesidades, pero otros individuos no.

Si bien, elegir una dieta es una decisión personal, la psiquiatra advierte sobre los riesgos, la responsabilidad individual al elegir lo que se consume y la necesidad que a la hora de recurrir a estas dietas lo hagamos con la mayor información posible, así evitar enfermedades futuras.

¿Quién es la Dra Georgia Ede?

La Dra. Georgia Ede, es una psiquiatra formada en Harvard con certificado de especialidad y afincada en Northampton, Massachusetts, Estados Unidos. Esta psiquiatra se volcó a investigar sobre la nutrición surgió después de descubrir una nueva forma de comer que corrigió varios problemas de salud que desarrolló al principio de la cuarentena, incluyendo fibromialgia, migrañas, síndrome de fatiga crónica y síndrome del intestino irritable.

Ede obtuvo su grado en Biología en Carleton College en Minnesota. Por otro lado, trabajó durante siete años como asistente de investigación en los campos de la bioquímica, diabetes y curación de heridas. Se licenció en medicina en la Universidad de Vermont y realizó la residencia en psiquiatría general para adultos en el Hospital Cambridge en 2002.

Después de cinco años de medicina de familia, se unió a los Servicios Médicos de la Universidad de Harvard de 2007 a 2013 como personal de psicofarmacología y fue la primera psiquiatra allí en ofrecer consultas de nutrición como opción a los estudiantes, profesorado y personal con preocupaciones por la salud mental.

De 2013 a junio de 2018 fue la psiquiatra para el Smith College en Northampton, Massachusetts, donde proporcionó consultas nutricionales, además de medicación y servicios de psicoterapia a los estudiantes de Smith.

Con una vasta experiencia, la doctora dedica todo tu tiempo a la psiquiatría nutricional y dirige sus esfuerzos a estudiar, escribir y hablar sobre la fuerte conexión científica entre la comida y la salud del cerebro.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin