Ropaje: un pequeño imperio en expansión forjado por la pasión de una pareja emprendedora

Compartí esta noticia !

El crecimiento del empleo privado, las diferentes políticas de acompañamiento a emprendedores hicieron de Misiones un lugar donde el anhelo de generar la propia unidad productiva no sea una utopía. A pesar de contar con una macro economía nacional volátil, donde los precios de los insumos y servicios varían mes a mes, comerciantes aún confían en el fortalecimiento de las economías regionales a través de sus emprendimientos.

Gonzalo y Diana es una pareja de jóvenes emprendedores que decidieron dejar su vida en Buenos Aires, para empezar de nuevo en Misiones, de donde ella es oriunda. Arriesgarse, barajar y dar de nuevo fue la fórmula que, a pesar de cargar con cierto romanticismo literario, les empujó a estar al frente de los locales Ropaje, Ropaje Hombres y Santa Ropa, se trata de algunas de las tiendas más reconocidas, actualmente, en la ciudad de Posadas.

Diana trabajaba en una farmacia y un estudio de nutrición, mientras que Gonzalo vendía electrónica, zapatos, corbatas, productos para el cabello y trabajaba en una sede de Carrefour. Ambos coincidieron, en el año 2.013, en emigrar para la Tierra Colorada y, con nada más que las liquidaciones de sus sueldos decidieron venir a arrancar una vida en Misiones.

Empezar de nuevo no fue sencillo, pero eran conscientes del sacrificio que hacían y confiaban en los frutos de tanto esfuerzo. Con los fondos que tenían, compraron algo de ropa femenina para revender en el Banco Macro de Villa Cabello e iniciaron lo que se convertiría, más adelante, en la marca Ropaje. Una prenda a la vez, fueron esos pequeños pasos para armarse una cartera de clientes que serían la base de lo que se vendría años más adelante.

“Diana vendía la ropa que comprábamos a las amigas en sus casas y yo vendía en la calle, en las casas, en el banco”, recordó Gonzalo sobre sus primeros años, hasta que, alrededor del 2.015 pudieron alquilar un departamento que amoblaron y lo acondicionaron para convertirlo en un showroom. “Con esta suerte de local cerrado estuvimos dos años, donde ella atendía y yo todavía vendía en la calle; llevaba una valija, la dejaba una hora a una chica, por ejemplo y luego pasaba a buscar la ropa. Lo que ella quería se lo quedaba y cobraba luego, como cuenta corriente”, rememora.

Te puede Interesar  Mercado Libre aumenta las suscripciones

La confianza recíproca con sus clientes fue uno de los pilares fundamentales para generar lo que hoy es Ropaje, una tienda donde pondera el trato humano antes que el negocio y que les funcionó para conseguir un crecimiento continuo y hacerse un nombre respetado en un mercado más que competitivo, como lo es el de indumentaria.

Fue en el 2.017 donde empezarían de manera formal, a iniciar su pequeño imperio sobre la calle San Lorenzo, entre Salta y Catamarca, a pasos del circuito comercial citadino. El primer local, estuvo ubicado en la dirección lindante a su más reciente tienda, que es Ropaje Hombre. “Después, al año siguiente, pasamos al local de al lado, todo con ropa femenina; luego de unos años, para el 2.021 fuimos al local donde está Santa Ropa, para luego mudarnos donde estamos ahora con el local principal”.

Santa Ropa es la unidad de ropa de noche o gala, de Ropaje y surge luego de realizar encuestas con sus clientes que coincidían, en su mayoría, que era mejor mantener en tiendas separadas la ropa casual a la de “salir”. La relación, siempre amena, les permitió mejorar en todos los aspectos necesarios para consolidarse y ofrecer lo que el público posadeño demanda.

Ya en el último año pudieron expandirse con otros dos locales más: Ropaje Itaembé Guazú y Ropaje Hombre, donde estuvieron años atrás, en la misma cuadra donde supieron instalarse fuertemente. “Nos pasaba mucho que venían las chicas o mujeres con sus parejas, primos, hermanos, hasta hijos y no teníamos nada que ofrecerles a ellos y fue, también por su sugerencia, que decidimos apostar por esta unidad de negocios destinado a ellos”, aseguró Gonzalo.

Te puede Interesar  Comenzó el festival provincial del Turista en los Saltos del Tabay

En la actualidad, Diana y Gonzalo cuentan con cuatro locales y proyección para abrir dos más el próximo año, si las condiciones se presentan. “Tuvimos ciertos retrasos parar abrir el último local que ya lo teníamos casi terminado a principio de año y lo pudimos abrir casi a fin de año”, explica Gonzalo que desea expandir la marca en otras partes de la ciudad y también en otros municipios, como Oberá.

“En el local de Itaembé Guazú tenemos solo indumentaria femenina y nos piden que llevemos también la masculina, pero el local es algo chico, posiblemente debamos encimar un poco todo”, reflexionaron entre risas.

Con un trabajador por local, Ropaje, Santa Ropa y Ropaje Hombre trabaja con todos los medios de pagos, como así también con los diferentes programas de entidades bancarias, algo que les ayudo con la comercialización de sus productos. “Antes venían mucho entre semana, ahora vienen a comprar lunes, martes y miércoles, por las promociones”, advirtió Diana.

La elegancia de sus locales va en sintonía con los precios de sus productos que, además de accesibles, cuentan con todas las posibilidades de pagos y promociones. “Entendemos que es un contexto económico difícil para todos, pero tratamos de mantener lo más posible los precios, no remarcarlos, ni trasladar todos los gastos a las prendas”, agregó la propietaria del local.

Todas las tiendas cuentan con prendas del momento, como así también algunos diseños más clásicos, para todas las edades. Para consultas sobre precios o productos disponibles, pueden consultar en sus diferentes páginas de Instagram:

https://www.instagram.com/ropajeposadas/

https://www.instagram.com/ropajeoriginals/

https://www.instagram.com/ropaje.itaembeguazu/

https://www.instagram.com/santaropaposadas/

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin