Argentina's President Javier Milei looks on prior to delivers a speech at the World Economic Forum (WEF) meeting in Davos on January 17, 2024. (Photo by Fabrice COFFRINI / AFP)

Año cero

Compartí esta noticia !

En el Foro Económico Mundial de Davos, 250 millonarios pidieron que los ricos paguen más impuestos. “Nuestra petición es simple: les pedimos que nos cobren impuestos a nosotros, los más ricos de la sociedad”, dijeron los millonarios en una carta abierta a los líderes mundiales.

“Esto no alterará fundamentalmente nuestro nivel de vida, ni privará a nuestros niños, ni dañará el crecimiento económico de nuestras naciones. Pero convertirá la riqueza privada extrema e improductiva en una inversión para nuestro futuro democrático común”, deslizaron.

Entre los firmantes están la heredera de Disney, Abigail Disney, Valerie Rockefeller, heredera de la dinastía estadounidense, el actor y guionista Simon Pegg y otros millonarios de 17 países.

En el mismo foro, cuyo eje fue “Reconstruir la confianza”, mediante la cooperación en un mundo fracturado, la ONG Oxfam denunció las “obscenas desigualdades” en un mundo, que podría tener su primer billonario -1.000 veces 1.000 millones de dólares- en menos de una década, mientras que más de cinco mil millones de personas están sumidas en la pobreza y serían necesarios más de dos siglos para erradicarla. 

Oxfam estimó que las fortunas de los cinco hombres más ricos del mundo —el CEO de Tesla Elon Musk, Bernard Arnault y su familia de la compañía de lujos LVMH, el fundador de Amazon Jeff Bezos, el fundador de Oracle Larry Ellison y el inversionista Warren Buffett— han aumentado en 114% en términos reales desde 2020.

“Los cinco mayores multimillonarios han casi duplicado sus fortunas, mientras que casi 5.000 millones de personas se han vuelto más pobres”, dijo Amitabh Behar, director ejecutivo de Oxfam, en una entrevista en Davos.

En ese mismo foro, el presidente Javier Milei abogó por un Estado mínimo y celebró a los empresarios como “héroes” que nada deben a la sociedad, sino que es ésta la que tiene que rendirles pleitesía. El anarcolibertario sorprendió a líderes políticos y a los principales empresarios del mundo con su mirada geopolítica al advertir que un fantasma recorre el mundo y que todos los sistemas, desde el fascismo al nazismo, son más o menos cómplices de un socialismo feminista y colectivista que socava la libertad económica. 

“Hoy estoy acá para decirles que Occidente está en peligro. Está en peligro porque aquellos que supuestamente  deben defender los valores de occidente se encuentran cooptados por una visión del mundo que  inexorablemente conduce al socialismo, y en  consecuencia, a la pobreza”.  

Mayor fue la sorpresa cuando Milei hizo un análisis histórico de la distribución de la riqueza. “Del año cero al 1800 el PBI per cápita del mundo se mantuvo constante durante todo el período de referencia”,  marcó el Presidente, que se cortó recién en el siglo XIX, en coincidencia con la revolución industrial desde cuando el PBI per cápita mundial se multiplicó por 9 veces, generando “una  explosión de riqueza que sacó de la pobreza al 90% de la población mundial”. No dan los números. 

Escasa rigurosidad como base argumental ante semejante auditorio. ¿El PBI mundial? ¿Quién medía el PBI en el año cero? ¿La riqueza de los faraones y la de sus esclavos? ¿Qué mundo? ¿La Europa medieval? ¿América? ¿Se incluye el continente africano esclavizado? ¿La expoliación de América tras el “descubrimiento”? 

Esa cosmovisión, más cercana a un discurso de barricada en la campaña libertaria, no se condice con lo que está sucediendo en el mundo ni en la propia Argentina. Milei cerró el discurso no como un Presidente, sino con una llamativa flema genuflexa ante los empresarios: “No se dejen amedrentar. No se entreguen a una clase política que lo único que  quiere es perpetuarse en el poder. Ustedes son benefactores sociales. Son héroes. Ustedes son los creadores del periodo de  prosperidad más extraordinario que jamás hayamos  vivido. Que nadie les diga que su ambición es inmoral. Si  ustedes ganan dinero es porque ofrecen un mejor producto a un mejor precio, contribuyendo de esa  manera al bienestar general”. 

Te puede Interesar  Michetti: "Hay que investigar todo el área de inteligencia"

Desde que asumió, hace poco más de un mes, las señales de la “libertad” provocaron una estampida en los precios sin que se note ninguna mejora en el “bienestar general”. La escalada inflacionaria, que ya era un problema para los argentinos, no hizo más que agravarse y todavía restan varios tarifazos en el camino, de acuerdo al modelo de libre mercado que atravesó a toda la economía, con el Decreto de Necesidad y Urgencia y la ley ómnibus que se sigue debatiendo en el Congreso, todavía con resultado incierto e innumerables cambios introducidos para que pueda pasar el filtro opositor. 

Nadie pone en dudas la necesidad de un Estado eficiente y con las cuentas en órden. Pero su atomización o desguace no garantizan crecimiento ni equidad. Por el contrario, las regulaciones del Estado deben servir para incluir a aquellos que están la base social más relegada. Un Estado desendeudado es posible sin pérdida de derechos e inclusión. Misiones es ejemplo de cómo se puede transformar una provincia endeudada y con indicadores sociales vergonzantes, heredados de los 90. La Provincia se ha desendeudado desde 2003 y el Producto Bruto creció 16 por ciento en la última década, uno de los movimientos más relevantes de la Argentina. El Estado misionero, lejos de retraerse, está muy presente. 

De todos modos, el modelo Milei tiene todavía un fuerte respaldo, a pesar de los efectos del primer mes y el conflicto abierto con el primer paro nacional convocado para este miércoles. 

Según la consultora Analogías, a poco más del primer mes de gestión del nuevo gobierno, la imagen del Presidente presenta un diferencial positivo de 5 puntos y se ubica en un nivel levemente inferior al que se expresó en el resultado de la segunda vuelta presidencial (49%).

Las expectativas económicas para los próximos dos años presentan niveles de optimismo y pesimismo muy similares. Es decir, el Gobierno cuenta con un expectante pero limitado apoyo social y un cuadro de opiniones polarizado.

“En treinta días se duplicó un ya altísimo ritmo de indexación de precios que proyecta una caída del salario real y de las jubilaciones que estará promediando el 30% en el primer cuatrimestre de 2024. Se trata de un impacto muy impresionante para la mayoría de los hogares que se sostienen con ingresos fijos. Naturalmente, una aceleración inflacionaria con cambio de precios relativos en contra de un salario real deteriorado tendrá consecuencias en el nivel de actividad económica y el empleo. Con este proceso lanzado y la memoria reciente del fracaso del gobierno anterior para frenar el proceso inflacionario, el presidente Milei interpuso un plan de reformas liberales muy agresivas. En este sentido, dentro de los principales hallazgos destacamos los siguientes datos que muestran rechazo a la mayoría de los cambios propuestos: un 47% de los encuestados opina que el Presidente tiene actitudes autoritarias; un 52% cree los trabajadores y jubilados son los efectivamente ajustados; un 46% considera que los grandes empresarios son los principales beneficiarios de la política económica de la nueva gestión; un 56% se manifiesta en contra de remover la legislación de protección laboral; un 53% se muestra en contra de la dolarización de la economía argentina; un 49% consideró que “no es justo” que el pueblo tenga que hacer un sacrificio ahora para obtener resultados dentro de quince años”, señala el estudio de Analogías.

Te puede Interesar  Passalacqua: “No cederemos un metro de nuestra frontera ecológica”

“La resolución de esa dualidad, la respuesta de la sociedad al deterioro casi instantáneo de sus condiciones de vida y la capacidad del peronismo para renovar el vigor de su representación determinará la estabilidad y profundidad de este intento brutal de cambiar las bases políticas, sociales y económicas de la Argentina”, observó Marina Acosta, directora de Comunicación de Analogías.

En lo que afecta directamente a Misiones, después de intensas negociaciones en el Congreso, con activa participación del bloque misionerista en el análisis de la ley ómnibus, las economías regionales tendrán retenciones cero -la yerba y el té ya la tenían- y se logró sacar a la forestoindustria de los aumentos previstos. En contraste, la producción tabacalera sí aparece entre las que pagarán quince por ciento de retenciones. También se corrigieron artículos vinculados al ambiente -particularmente los que tienen que ver con el desmonte y quemas-. En las modificaciones fue fundamental el rol de los diputados del bloque misionerista, que resultan clave en la negociación porque cada voto importa ante un oficialismo que tiene minoría en ambas cámaras. Los “misioneristas” son tironeados, mientras van poroteando los temas que importan en la provincia. 

Uno tema central es la yerba mate. Aunque está fuera de la ley ómnibus y las retenciones, el mercado fue desregulado por el DNU, lo que tiene en vilo al sector primario. La Provincia activó una estrategia judicial para defender la regulación y en la Justicia provincial consiguió un triunfo con la anulación del decreto y la devolución de las facultades del Instituto Nacional de la Yerba Mate. Sin embargo, en la Justicia federal hubo primero una reticencia a tocar el tema y la apelación no fue atendida por la Cámara, que decidió analizar el reclamo recién en febrero. Misiones no se quedará a la espera. El Gobierno seguirá buscando resquicios para defender el INYM que para el modelo productivo misionero es mucho más que un mero organismo yerbatero. Se espera un “as bajo la manga”, mientras se sigue tejiendo redes en el Congreso. 

La producción está en alerta roja, mientras que la oposición misionera juega a favor de Milei. El ex senador Humberto Schiavoni, mano derecha de Mauricio Macri, llamó a “terminar con el populismo yerbatero” y aseguró que “los precios, al fracasar habitualmente el consenso de los sectores, los fija el Estado, y por lo general obedecen a la estructura de costos del productor marginal”.

“El destino de las explotaciones de baja rentabilidad es su reconversión con nuevas variedades y mejores técnicas de cultivo u otros destinos como la producción de nueces, por ejemplo, o el negocio inmobiliario“, señaló Schiavoni. La apelación del ex ministro de Economía de Ramón Puerta, trae a la memoria lo sucedido en los 90, la década desregulada en la yerba mate, que terminó con un brutal caída de precios y una enorme cantidad de chacras malvendidas. Negocio inmobiliario. No para los productores.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin