Ante los ojos del mundo

La declaración de principios que exhibió Misiones en las últimas horas está sustentada en una sólida posición que se fue construyendo en los últimos años. “Yo no puedo ir a controlar un precio acá cuando a mil quinientos metros, cruzando un puente, las cosas valen la mitad“, dijo el gobernador Oscar Herrera Ahuad, en referencia al pedido de ayuda que hizo la Nación a las provincias para intentar ponerle coto a la inflación que viene siendo incontrolable desde hace casi una década. 

¿Cuánto podés controlar acá? ¿Cuánto podés influir en la formación de los precios? La matriz macroeconómica la maneja la República Argentina y debe hacerse responsable”, sostuvo el mandatario provincial, uno de los que no participó de la convocatoria de Alberto Fernández a los gobernadores, para hacerlos corresponsables de controlar precios, una medida que, más allá de las buenas intenciones, no es más que una curita para tapar una hemorragia. 

No es que Misiones no quiera controlar precios, sino que unos pocos centavos más o menos no hacen diferencia en una provincia que desde hace años soporta una inflación más alta que en el resto del país y que por eso mismo está pidiendo un tratamiento impositivo diferencial, para cuidar el bolsillo de los misioneros, pero también la competitividad de las empresas ante el acoso de Paraguay y Brasil, cuyas estructuras fiscales son mucho más flexibles. 

De ahí la insistencia de Misiones en conseguir la Zona Aduanera Especial, tema central de la cumbre entre Herrera Ahuad y el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, que contempla la exención de los impuestos nacionales a la producción y el consumo en Misiones. Entre ellos, el IVA, Ganancias, Bienes Personales, laborales y el impuesto al Cheque, entre otras cargas impositivas.

El pedido ya había sido tratado en el Congreso y después fue frenado por el veto de Alberto Fernández, que desconoció sus propios compromisos con la excusa de que otras provincias se habían subido al carro misionero, lo que generaba un esfuerzo fiscal mayor. La pandemia, sin embargo, comprobó que el pedido tenía argumentos sólidos y la economía misionera, con las fronteras cerradas, creció como nunca antes.

La posición misionera no es apenas una bandera política, sino que tiene el respaldo de las principales cámaras empresarias, que están espalda con espalda con el pedido impulsado por el Gobierno, que ya fue reconocido con un aporte a los Ahora Misiones, que podría ahora completarse con otro respaldo financiero. 

Las oposiciones, en cambio, siguen ensimismadas en sus aquelarres electorales, pero, en el fondo, poco pueden decir: los de Cambiemos no hicieron nada cuando fueron gobierno y el ex presidente Mauricio Macri llegó a desconocer de qué se le hablaba cuando le pedían por el artículo 10 de la ley Pymes. Los del Frente de Todos, batallan con sus propias frustraciones y el veto fue una puñalada a la confianza de los misioneros. 

Misiones también le presentó a Massa un ambicioso plan de obras por más de 283 mil millones de pesos -para tomar dimensión, es más que el presupuesto de 2022-. ¿Es pedir mucho? Es la forma de compensar la diferencia estructural que contiene el Presupuesto nacional. Misiones es una de las provincias menos beneficiadas en el reparto, lo que se profundiza con un histórico atraso en recursos e infraestructura. 

En esa línea, se inscribe el pedido de compensación por servicios ambientales que hizo Misiones por 144 mil millones de pesos. El argumento es que el cuidado de la selva y los ríos demanda recursos que sólo pone Misiones, pero de los que terminan beneficiándose las provincias aguas abajo, que engordan ganado y plantaciones de soja y cobran preferentemente en dólares. 

Esos 114 mil millones son escasos en relación con los años de cuidado del monte nativo y la valorización del agua. Pero la posición de Misiones no es nueva. Desde hace tiempo se discute el valor del agua para el uso comercial y hoy las empresas que operan en Misiones ya pagan por su uso ¿Por qué no lo harían otras que se benefician de igual modo? Por eso Misiones pide que los fondos de compensación salgan de las retenciones a la soja y del impuesto a los combustibles. 

En cambio, la estructura “federal” parece castigar la protección ambiental. Misiones apenas recibe 3 por ciento de lo que le corresponde por la ley de Bosques: de los 1.300 millones que debería recibir si se cumpliera de manera correcta la Ley 26.331, sólo se asignarían 39 millones aproximadamente. Sin embargo, es una de las pocas provincias que se encuentra al día con las rendiciones de los fondos. Si bien el monto en pesos es el mismo que se asignó en el 2021, el porcentaje disminuye en comparación al presupuesto anterior y se trata del más bajo desde la implementación de la Ley 26.331 en el año 2009.

Peor aún, la deformidad de la ley, al igual que la de coparticipación, toma parámetros que no coinciden en nada con la realidad. Santiago del Estero, Salta y Chaco recibieron 344, 325 y 164 millones, respectivamente, por la ley de bosques. Misiones, solo 75 millones. El mismo mapa, cruzado con los datos de deforestación en zonas críticas de la última década, es elocuente: Santiago del Estero arrasó con 457 mil hectáreas (31% del total del país), Salta con 175 mil hectáreas (27%) y Chaco con 116 mil hectáreas. En las tres provincias predomina la soja como producción principal. En Misiones se afectaron 12 mil hectáreas, apenas el 1 por ciento del total del país. 

Está claro que si Misiones sigue dependiendo de la buena voluntad nacional, tardará años en lograr equilibrar el atraso histórico. Es hora de buscar soluciones propias y eso es lo que se hará en la cumbre de Glasgow, en Escocia, donde los líderes del planeta discutirán qué hacer con el planeta. Misiones va con una propuesta concreta: la emisión de bonos de carbono acordada con la firma suiza Mercuria, promete abrir una puerta para generar recursos propios que permitan sostener la selva, pero al mismo tiempo, garantizar la sustentabilidad de la población. La emisión de esos bonos podría garantizar ingresos estimados en 200 millones de dólares hasta 2030. 

“El acuerdo entre Misiones y Mercuria será disruptivo en la cumbre, porque no se si habrá muchos acuerdos de largo alcance. Misiones se mostrará como una de las pocas que logra recursos para cuidar la biodiversidad”, señaló Maxi Galli, uno de los consultores que trabajó para cerrar el acuerdo con la firma suiza. Misiones se mostrará al mundo.

El esquema de defensa propia que diagrama la Renovación tendrá su correlato seguramente en la discusión en el Congreso. Si no hay cambios sustanciales de la Nación, es probable que los diputados renovadores no aporten los votos que requerirá el oficialismo nacional. Mucho menos el Presupuesto. “Nosotros tenemos bloque propio y no vamos a responder a los intereses de Buenos Aires”, dijo el médico Carlos Fernández.

El misionerismo se refleja en la voz que se lleva ante la Nación, pero también en la construcción interna. La Cámara de Diputados cerró el año con un récord de casi un centenar de leyes sancionadas entre la virtualidad y la presencialidad. 

“Esta Cámara ha tratado asuntos todos directamente vinculados a la órbita de interés de todos los grupos sociales de la provincia, desde el medio ambiente, la educación, la salud, las infraestructuras, la tecnología, la juventud, la niñez, las cuestiones de violencia de cualquier naturaleza. Todas, una especificidad nunca vista”, dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Carlos Rovira, al cierre de la sesión.

Las oposiciones, claro, no tienen agenda, más que la que llega desde Buenos Aires. En Cambiemos cobra fuerza el ideario privatizador y de quita de conquistas laborales que imponen los candidatos porteños. Está claro que durante la gestión, el empleo terminó siendo una de las variables del ajuste. ¿Por qué cambiaría ahora? Mauricio Macri sigue marcando los tiempos de la alianza entre el PRO y el radicalismo y obliga a sus seguidores a seguirlos incluso en su periplo judicial recién iniciado. En la minúscula movilización en su defensa convocada en el juzgado de Dolores, estuvo, por ejemplo, el senador Humberto Schiavoni. El radicalismo prefiere eludir las marchas judiciales y se envalentona con la idea de dejar de ser actor secundario de la alianza.

La foto de Franco Fafasuli no necesita epígrafes.

En el Frente de Todos tampoco hay demasiado espacio para pensar en las demandas misioneras. Los candidatos locales están enfocados en no perder más votos y en rezar que el Gobierno deje de cometer errores no forzados. De todos modos, es poco probable que alcance para torcer el resultado marcado en las primarias. 

El desgaste tanto de Cambiemos como del Frente de Todos, puede decantar en votos para la Renovación. La actividad económica que se mantuvo en pie durante toda la pandemia, ahora se muestra en su esplendor con el paulatino levantamiento de las restricciones que quedaban. La yerba mate recupera consumo interno, la madera tiene el empleo más alto de los últimos años y el comercio se consolida pese a la apertura de fronteras, que de a poco también comienza a beneficiar al turismo, el más golpeado por la crisis sanitaria. 

El show de Tini Stoessel en Posadas, es un termómetro de la nueva normalidad. La ídola de miles de adolescentes disparó la demanda hotelera en la capital en un fin de semana común y corriente y a fin de mes. Miles de seguidores de la ciudad y de otros puntos de la región, vinieron a presenciar lo que fue el primer espectáculo masivo -y gratuito- que dio la cantante desde el inicio de la pandemia. La gastronomía también celebró cada hit de la joven estrella.

Juan Carlos Argüello225 Posts

Periodista, director de Economis

Emmerder la grieta

La grieta irresponsable

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password