Arami, la yaguareté correntina, ya vive libre en los Esteros del Iberá

Ya son siete los yaguaretés que recorren libres los inmensos Esteros del Iberá. El viernes se volvieron a abrir las puertas del Centro de  Reintroducción de Yaguareté ubicado en el Parque Iberá.  Esta vez fue el turno de Arami, una hembra nacida en este mismo centro hace unos  tres años atrás, en junio del año 2018. Arami forma parte de un proyecto que busca recuperar al yaguareté en Corrientes, donde se extinguió hace más de  70 años. El proyecto es parte del legado de Tompkins Conservation y lo llevan  adelante Fundación Rewilding Argentina, la provincia de Corrientes y la Administración de Parques Nacionales.  El año 2021 ha marcado un hito en este gran sueño de reintroducir al yaguareté,  extinto en la provincia hacía más de 70 años, con las primeras liberaciones de  individuos. Desde enero, Mariua y sus dos cachorros Karai y Porã, y desde abril, Juruna con sus cachorros Sagua’a y Sãso recorren libres los pastizales, montes y  bañados del Iberá. Hoy la liberación de Arami merece una distinción especial, ya que  junto con su hermana Mbarete representan los dos primeros yaguaretés nacidos durante este siglo en Corrientes. Su nacimiento en 2018 trajo esperanzas acerca del  posible retorno del yaguareté al Iberá; hoy esa esperanza se transforma en realidad.  

Arami —“Cielito” en guaraní, como fuera bautizada por los niños y niñas de la región—  con sus tres años y tres meses, ya es una yaguareté adulta que ha mostrado tener  destreza para cazar presas como carpinchos y cerdos cimarrones y comportarse como  cualquier yaguareté silvestre. Así como Mariua y Juruna, Arami también posee un  collar con tecnología GPS que permitirá monitorearla diariamente para conocer su  ubicación y desplazamientos, así como su adaptación a la vida libre.  

Arami ya se encuentre libre en la provincia que la vio  nacer. Con ella se sigue celebrando el retorno de esta especie emblemática de los  ecosistemas y cultura de Corrientes. 

En palabras del gobernador de Corrientes,  Gustavo Valdés, “este es un logro de todos los correntinos. Mediante el turismo de  naturaleza, el Parque Iberá se presenta como una gran oportunidad para el desarrollo  social y económico de nuestra provincia, además de ser un motivo de orgullo para los  correntinos. Juntos sigamos trabajando por la naturaeza, es la que nos hace únicos  en el mundo”. 

Natalia Jauri, Vicepresidenta de la Administración de Parques  Nacionales resaltó que “el retorno del yaguareté en esta región significa un paso más  en el avance hacia la restauración del ambiente y seguiremos trabajando para lograr este objetivo¨. 

La presencia del yaguareté como predador tope resulta de vital importancia para  alcanzar un ambiente saludable y completo, en el cual todas las especies se encuentran en números suficientes y cumpliendo su rol ecológico. 

Con la vuelta del  gran felino también se recuperan aquellos relatos e historias que resaltaban la  admiración por su fuerza y belleza. Estas historias hoy vuelven a referenciarse en la  presencia tangible del yaguareté, que a la vez fortalece a Iberá como un destino de  turismo de naturaleza de nivel internacional. 

Los siete yaguaretés ya liberados en Iberá, cinco de ellos nacidos en la provincia,  representan una hazaña correntina sin parangón en el mundo. Y simboliza el éxito de  la restauración del ecosistema del Iberá, hoy fuente de una alternativa productiva  sostenible en el largo plazo y para el bienestar de todos: humanos y vida silvestre.  

Antecedentes. El yaguareté es monumento natural en Argentina, y se extinguió en la  provincia de Corrientes hace más de 70 años. Hoy se estima una población de  alrededor de 250 ejemplares en todo el país donde está categorizado como en  Peligro Crítico de Extinción.  

El proyecto de reintroducir esta especie comenzó en 2012 con la construcción del Centro de Reintroducción de Yaguareté (CRY). En 2018 nacieron las dos primeras cachorras en el CRY; Arami y Mbarete, cuya madre Tania proviene del Bioparque de Batán y su padre Chiqui del Refugio Faunístico Atinguy, en Paraguay. Desde su nacimiento, ambas cachorras han sido mantenidas sin contacto con humanos, primero viviendo con su madre y luego sin ella, para finalmente ser mantenidas por separado para evaluar sus capacidades individuales de caza y comportamiento.  

A ellas en 2019 se sumaron Jatobazinho, Juruna y Mariua, los tres de origen silvestre que fueron donados por instituciones de Brasil. Tras el nacimiento de los cachorros de Mariua y Juruna, ambas madres fueron liberadas en enero y abril de este año respectivamente y ya se encuentran viviendo en vida libre en Iberá con sus crías que continúan creciendo. Jatobazinho, padre de las crías, permanece en el CRY sin contacto con humanos y a la espera de su pronta liberación. Todos ellos han estado viviendo en corrales de gran tamaño que son manejados a distancia, sin necesidad de observar a los animales en forma directa, alimentándose de carpinchos y cerdos cimarrones que ellos mismos cazan.

Tras vivir en un recinto de 1,5 ha donde aprendió a cazar por sí sola, Arami fue trasladada a un recinto de 30 hectáreas donde ha perfeccionado sus habilidades de caza, recorriendo los ambientes de bosque, pastizal y bañados. Para iniciar su fase de liberación completa, se abrió un portón en este gran recinto, por donde Arami podrá salir cuando lo desee y comenzar a explorar su territorio totalmente libre. 

El retorno del yaguareté a Corrientes en el Gran Parque Iberá fue iniciado por  Tompkins Conservation y es llevado a cabo por la Fundación Rewilding Argentina, en  conjunto con el Gobierno de Corrientes y la Administración de Parques Nacionales.  Junto con el retorno de este predador, se ha reintroducido (o se está en proceso de  hacerlo) otras especies como el venado de las pampas, el oso hormiguero gigante, el  guacamayo rojo, la nutria gigante, el pecarí de collar y el muitú, a las que se sumarán  otras especies que han desparecido de este gran humedal, pero que tienen el  potencial de regresar y recuperar sus roles en el ecosistema.  

A la vez, durante estos años se logró desarrollar una economía local basada en el turismo de naturaleza, con 10 localidades que cuentan con acceso al Gran Parque Iberá y con servicios de atención al visitante para realizar excursiones de avistamiento de fauna nativa, experiencia que el yaguareté fortalecerá rápidamente. 

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password