Bullrich y Villarruel más populares que Javier Milei

Compartí esta noticia !

Interesante trabajo de Zuban Córdoba cuando Javier Milei cumple una semana como Presidente de la Nación. El resultado provoca interrogantes.

El final de la evaluación de Zuban Córdoba (Ana Paola Zuban & Gustavo Córdoba) merece ser el comienzo de esta nota: “El 57% lo votó. ¿Ese mismo 57% lo apoya en todo?”. Los datos del estudio de investigación de opinión pública arroja varios interrogantes acerca de Javier Milei al completar su 1ra. semana como Presidente de la Nación en una Argentina tan complicada como esperanzada en resolver sus problemas que giran en torno a 2 ejes: la inflación y la inseguridad ciudadana.

Inevitable preguntarse, al igual que los investigadores, ¿Qué fue lo que votó la mayoría de la sociedad argentina?

¿Su sufragio significa que ha concedido un mandato amplio, a libro cerrado, a Javier Milei; o lo eligió en las urnas para castigar al peronismo expresado en los Kirchner, Alberto Fernández y Sergio Massa, quien no es peronista pero cometió el grave error de mimetizarse con ellos?

El texto de Zuban Córdoba se publica completo en el documento PDF adjunto a este texto. Por lo tanto no se abundará en ello. Pero sí hay que rescatar un concepto que no aparece en el texto sino que surge del análisis de las estadísticas: Patricia Bullrich y Victoria Villarruel tienen más popularidad que Javier Milei.

¿Esta situación promete alguna forma de inestabilidad sistémica en caso de descontento popular con el plan de ajuste ortodoxo del Presidente? (Porque el plan de ajuste es de Javier Milei, Luis Caputo carece de volumen y reconocimiento como ministro para el ‘Círculo Rojo’ y el FMI).

Te puede Interesar  "Cada encuentro con los vecinos es una oportunidad para seguir brindando respuesta", afirmó Arce

Luego ¿qué puede hacer el Presidente para recuperar popularidad en medio de un ajuste prometido y ordenado por él? El interrogante es apropiado porque el ascenso de Milei a la Nación es a partir de su carisma y su popularidad expresada en redes sociales: del mundo digital esa sensación salto al mundo físico. Pero gobernar tiene otros requerimientos y códigos.

¿Qué sucedería si la estrella del Presidente siguiera por debajo de su Vicepresidenta -a la que casi no le habla y ha menguado en forma verificable- y su ministra de Seguridad, quien no es famosa por su lealtad política?

Por cierto que hay que considerar que ambas son referentes cercanos o integrantes del PRO en su versión macrista, aún cuando ninguna de las 2 acepte un liderazgo de Mauricio Macri.

En el caso de Villarruel, ella proviene del Partido Demócrata bonaerense pero se dice, en el mundillo de la política, que luego de su performance en ambos debates de candidatos a Vicepresidentes, llamó la atención de Macri.

En el caso de Bullrich, fue una creación de Macri para castigar a Horacio Rodríguez Larre ta por no aceptarlo como líder indiscutido de lo que Jorge Asis ha bautizado como ‘Maxikiosco’.
El grave problema

La ministra de Seguridad, Bullrich, tiene un afán de protagonismo despiadado. Esto la lleva a cometer muchos errores, y no debería ser un problema para Milei ni Villarruel. Su torpeza durante la 1ra. semana la llevó a un desmentido y a un choque por su Protocolo AntiPiquete -por el que no ha dado el copyright del caso a Ramiro Marra-, compendio de instrucciones que no desea aplicar ni la Ciudad de Buenos Aires. Por ese motivo, lo que se le concedió -porque es una ex referente del PRO- fue una comisión de coordinación y enlace. Por ejemplo, la Provincia de San Juan, que también responde al PRO, ya avisó que no se suma a Bullrich, y detrás llegarán otros.

Te puede Interesar  El cantante Ricardo Iorio chocó en Bahía Blanca: estaba alcoholizado y drogado

En cuanto a Villarruel, su imagen positiva deviene de su interesante capacidad de expresión y la confrontación (por ahora, exitosa) con los cuestionados formoseños Gildo Insfrán/José Mayans. Sin embargo, no tiene herramientas de gestión. De todos modos, esto puede resultar un beneficio y no un perjuicio: quien no hace, tampoco comete errores.

El mayor problema de Milei no es Bullrich ni Villarruel sino su gabinete ministerial de baja calidad, comenzando por su ministro de Economía, y la ausencia de alguna enunciación de políticas porque, hasta ahora, lo único significativo que se anunció, además del Protocolo de Bullrich, fue el Decálogo de Caputo / Milei.

Se esperaba (se espera) algo más substancial de un Gobierno que, a la vez, afirma que asume en una situación inédita en su gravedad. Si esto es así, requiere de políticas de Estado inmediatas, para que la coyuntura no se devore a Javier Milei en algunas semanas. Hacer ‘vivos’ por Instagram no significa nada porque un Presidente es algo más que un influencer.

Fuente Urgente 24

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin