Compartí esta noticia !

La campaña electoral se inició formalmente este jueves. Por la mañana, en el Parque de la Ciudad de Posadas, el intendente Leonardo Stelatto presentó a sus candidatos a concejales, con quienes buscará la reelección. Estuvo acompañado por el gobernador Oscar Herrera Ahuad y el candidato a sucederlo, Hugo Passalacqua. Ellos tres concentran una altísima intención de votos en la Renovación: el alcalde posadeño es uno de los mejor valorados en el país, mientras que el Gobernador mantiene una imagen positiva cercana al 75 por ciento, la misma que Passalacqua, quien buscará un nuevo mandato después del primer tramo, entre 2015 y 2019. 

A las pocas horas, el mismo acto se repitió, pero en Andresito, donde Bruno Beck buscará nuevamente el respaldo de la sociedad para seguir al frente de la comuna que más ha crecido en el norte provincial. Lo mismo sucedió en Apóstoles, donde María Eugenia Safrán presentó a quienes la acompañarán en la búsqueda de un nuevo mandato en la capital de la Yerba Mate. De norte a sur, la Renovación es el único espacio con presencia en todo el territorio misionero con 377 sublemas -30 más que hace cuatro años-. 

Los espacios de la oposición no consiguieron candidatos para todos los municipios. La alianza Cambiemos solo pudo formalizar 209 sublemas, contra los 400 que anotó en primera instancia ante el Tribunal Electoral. Se le cayeron la mitad de los sublemas y no tendrá candidatos en cuatro municipios. 

El Frente Amplio solo logró formalizar 40 sublemas, la mitad de los que había anotado inicialmente y estará presente en solo 28 municipios. Lo mismo sucedió con el Frente de Todos, que solo confirmó a 152 sublemas, contra 228 iniciales y cubrirá 50 de los 78 municipios, con una concentración de candidatos en Eldorado y Posadas.

Ahí estará una de las claves de estas elecciones. Además de cubrir todo el territorio, la Renovación muestra una amalgama de candidatos de diversos sectores que no abunda en la oposición, encerrada en los mismos referentes que apuestan todo a un resultado electoral lejos de Misiones: el de octubre, donde esperan todos poder celebrar. 

La lista de diputados de la Renovación es una muestra de ese abanico de presencias: el gobernador Oscar Herrera Ahuad encabezará la lista, junto a la abogada Anazul Centeno y Carlos Rovira en tercer lugar. Después aparecen intendentes, otros diputados que buscarán reelegir, productores, empresarios, profesionales y deportistas, como Juan José Szychowski, actual presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate, el maderero Federico Fachinello, las empresarias Sara Butvilofsky y María Schiers, la abogada de la colonia Dos Hermanas, Blanca Núñez y la politóloga Marlenne Abril, además de los campeones Alicia Zalesak y Rudito Bundziak. La lista también incluirá un nombre llamativo. El de Luis Pastori. El hijo. El que abandonó el año pasado a la alianza Cambiemos de la que su padre es un encendido defensor. El hijo dejó ese espacio cansado de repetir que las cosas estaban mal. “Contrario a la percepción que tenía, en Misiones las cosas no están todo mal. Seguro que hay cosas que corregir, pero hay cambios positivos, hay empleo. Hay una visión estratégica de la economía del conocimiento, que significa ingresos, trabajo, empleo. No veo que otra provincia tenga esa visión de futuro. Acá se puede caminar tranquilo”, le contaba Pastori a Economis sobre su decisión de cambiar de lado. 

Pastori, ahora en el Espacio Misionerista, comenzó a atraer a otros que, como él, quedaron desencantados en Cambiemos. “Este espacio que conformamos está interactuando con sectores que históricamente eran filoradicales o filopro más recientes. Muchas de estas estás no fueron candidatos pero no contaban a la Renovación. Otras si, pero desencantados con la conducción de Cambiemos, por falta de apoyo y haber quedado a la deriva después de las últimas elecciones, ahora apoyan el “proyecto misionerista”. Es una idea que caló hondo”, destacó Pastori, quien armó cuatro sublemas en propios y colabora con otros tantos. 

Te puede Interesar  Autoridades electas el pasado 2 de junio recibieron sus diplomas en el Teatro de Prosa

En contraste, la oposición repite nombres y modelos. El frente “La Fuerza de Todos” enfocará su campaña en mostrar las obras que hizo la Nación en Misiones y el impacto de las políticas sociales. No tienen mucho más que decir y su suerte está atada a la de la coalición que hoy preside Alberto Fernández, que, a todas luces, no tiene demasiados lustres para mostrar. 

Esa apatía se extiende al Frente Amplio, que apenas pudo armar un puñado de sublemas, con el kirchnerismo remanente. En un rapto de sinceridad, la dirigente social Graciela Beatriz De Melo admitió que se le puede ganar al Frente Renovador de la Concordia, fue tajante al anticipar que “la Renovación va a imponerse en la Provincia, aunque se le puede ganar, hoy no están dadas las condiciones”.

En la alianza Cambiemos, el radical Martín Arjol reitera promesas de otros tiempos, algunas que chocan entre sí: “Bajar impuestos”, “eliminar la aduana paralela” y dar “mejores sueldos para los docentes”, “intervenir Emsa -Energía de Misiones- y eliminar el Instituto de Fomento Agro Industrial. 

En los discursos de Arjol pueden identificarse los modelos en pugna. Ahora el radical propuso modificar la ley del Instituto Nacional de la Yerba Mate y fijar los precios de la materia prima cada “tres meses” para contrarrestar la inflación. Suena lindo, pero los precios se fijan por cosecha -zafra gruesa y zafra de verano-. Si se fijara cada tres meses, nadie cosecharía en abril. Esperarían la segunda ronda de precios, con el riesgo de pérdida de hojas. 

Suena lindo, pero muestra que no se hablan demasiado los socios de Cambiemos. Y eso que comparten el mismo bloque en el Congreso. Hace apenas unos meses Alfredo Schiavoni, presentó un proyecto de ley en el Congreso de la Nación para desregular el mercado y “que los precios resulten de la libre interacción entre la oferta y la demanda”. Que sea el mercado el que defina y que ya no haya más fijación de precios. Ni en tres ni en seis meses. Nunca. Cuando eso sucedió, en los 90, el productor terminó empobrecido y hubo una enorme concentración de la riqueza yerbatera en pocas manos. 

El INYM nació como respuesta a esa crisis. Szychowski como presidente, llevó al organismo a cuidar la rentabilidad del pequeño productor, que en Misiones es mayoría. En esa línea, acompaña las políticas del Gobierno provincial que buscan apuntalar el arraigo rural con mejores precios para la producción primaria, que, además, no paga impuestos. 

Obviamente, Arjol tampoco logra explicar cómo financiará mejores sueldos si le quita recursos a la provincia. Tampoco lo hacían los candidatos hace cuatro años y los anteriores. Un Estado desfinanciado, cae en la canaleta de la deuda. Misiones lo vivió en los 90, cuando gobernaba Ramón Puerta, hoy socio honorario de Cambiemos y con su hijo como primer candidato a diputado provincial. Pero no hace falta ir demasiado lejos en el tiempo. Fue también el modelo de Mauricio Macri, el que impulsaba la desregulación de la yerba mate y de la economía.

Es un discurso que se repite también entre los candidatos nacionales. Patricia Bullrich promete, además de construir cárceles y mano dura, “un torniquete” económico. “Ya bajar el gasto, subsidios, bajar el Estado de una manera igual en todos lados, las provincias no pueden ser gasta, gasta, gasta y no producen nada”, acusa. “Si ajustás el Estado, vas a desajustar a la gente”, arenga la candidata en una entrevista en la que confunde hiperinflación con recesión. Y agrandar la Nación, le faltó decir.

Te puede Interesar  Gerardo Morales: “En dos meses vamos a tener un programa de Gobierno, el que no tuvimos en 2015”

Bullrich obliga a sus rivales en la interna de Cambiemos a ser más halcones que ella misma. Gerardo Morales envió un llamativo comunicado de prensa en el que promete todo el peso del Estado sobre… un periodista. El jujeño respondió así las críticas por el encarcelamiento de Milagro Sala. “Me parece muy bien que (Horacio) Verbitsky me tenga miedo, porque voy a ordenar el país de verdad”. 

La grieta paga. Y mucho más ante un Gobierno que se desmorona en una interna permanente, que hunde a una gestión gris.

El kirchnerismo desafía al Presidente, el Presidente avala puntazos en off contra el ministro de Economía, el ministro de Economía toma decisiones que exponen la fragilidad económica… y así… La última decisión de Sergio Massa fue la más polémica, al ordenar que las oficinas del Estado se desprendan de los bonos en dólares en la búsqueda de una “simplificación de los tipos de cambio”.

No es que la desdolarización de los activos del Estado esté mal en si misma, pero pesificar los aportes previsionales en momentos en los que el peso vale cada vez menos, dispara las alarmas. Massa jura que no habrá problemas y pide incluso una auditoría de la UBA. Habrá que creerle. Pero las promesas tardan en hacerse realidad. El dólar diferencial para las economías regionales todavía está verde. Hubo un amague con el té -con reunión incluida con productores misioneros- y todo quedó en el consabido “faltan detalles técnicos. 

Hay otros elementos del Gobierno que desconciertan aún más. En medio de una profunda crisis el Banco Nación, que conduce Silvina Batakis, fugaz ministra de Economía, lanzó una insólita batería de créditos. 

Una es para financiar a las MiPyMEs de todos los sectores económicos, que posean convenio de haberes y cumplan con las condiciones de reciprocidad con la entidad. El destino será para inversiones y para recomposición de capital de trabajo y cuenta con una tasa nominal anual combinada del 40%, durante el primer año, y luego BADLAR más 7 puntos porcentuales anuales (PPA) para el resto del período. El monto máximo a prestar será de hasta $40 millones para inversiones y hasta $10 millones para capital de trabajo. El plazo alcanza hasta 60 meses para el primer caso y de hasta 18 meses para capital de trabajo. Otra de las líneas del programa está destinada a financiar a personas humanas pertenecientes al segmento micro. Se trata de un préstamo con garantía a sola firma y con destino a inversión y capital de trabajo. El plazo de amortización será de 24 hasta 40 meses, y de 18 meses, respectivamente y tendrá una tasa de interés combinada que se estableció en 40% TNA Fija y luego del 53%. 

Por último, la línea de préstamos personales para jubilados, pensionados y retirados en general y para quienes perciban sus haberes a través del BNA. El destino es amplio, de 24 y 40 meses de plazo, con un monto máximo de hasta $1.000.000 y con una tasa nominal anual fija de 40% durante el primer año, y luego, de 48%. 

Las líneas de financiamiento serían una gran noticia si no tuvieran ese componente llamativo: en una economía con más de 100% de inflación el Estado dará créditos con tasa del 40%. Basta sólo conseguir el crédito, ponerlo en plazo fijo a un rendimiento de 78% nominal anual para depósitos de hasta 10 millones de pesos de las personas humanas y de 69,5% nominal anual para el resto de los plazos fijos. El Estado financiando un enorme rulo para “celebrar los 40 años de la democracia”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin