¿Cómo se planta Misiones para soportar el ajuste?

Compartí esta noticia !

El gobierno de Javier Milei finalmente arrancó con anuncios de ajuste muy fuertes que recaen, principalmente, en el sector privado y también en una buena parte, en las provincias. El mensaje grabado del ministro Luis Caputo dejó claro el objetivo del paquete de medidas anunciadas: el equilibrio fiscal. Es el norte que aspira alcanzar el gobierno libertario sin importar las consecuencias sociales que deja en el medio y con la (quizás, ingenua) expectativa que una vez que pasé lo peor, arranque un período de crecimiento, algo muy parecido al famoso “segundo semestre” del gobierno de Mauricio Macri que nunca llegó de la manera que prometían. 

Aún si quisiéramos creer también en esa ilusión de que después del sopapo llega la alegría, la pregunta que surge es cómo aguantar justamente el golpe en un escenario donde la economía viene ya vapuleada, el poder adquisitivo se deteriora sistemáticamente y los indicadores sociales exhiben fuertes desmejoras. 

Si bien son muchos los frentes para analizar, hay uno en particular que refiere a las arcas provinciales. Existe una verdadera incertidumbre, aunque con predominio de una negativa expectativa, respecto al financiamiento provincial. Los recursos de origen nacional por vía automática (coparticipación y demás, que representan en Misiones el 50% de los ingresos totales según datos al primer semestre de este año) en 2024 sufrirían una fuerte baja por dos factores: la aún no resuelta cuestión vinculada al impuesto a las Ganancias y la caída de la recaudación por efectos de la caída de la actividad. 

Para el primer caso, recordamos que la pérdida de recursos para Misiones estimada es por $ 71.200 millones para todo el 2024, que equivale casi a dos meses de coparticipación promedio para la provincia. Sobre esto, aún queda ver como se resuelve el proyecto del Gobierno de volver a bajar el mínimo no imponible, en qué nivel quedaría eventualmente y como quedaría el recorte de fondos para la provincia. También, queda por resolver el pedido de los gobernadores de coparticipar una parte del impuesto PAIS y el impuesto al Cheque que podría darle a Misiones unos $ 60mil millones, pero nada indica que Milei ni Caputo quieran avanzar sobre este proyecto (Puede resultar clave la reunión del martes del Presidente con los gobernadores). 

Por otro lado está la cuestión de los recursos de origen nacional pero por vía no automáticas, comúnmente llamados “discrecionales”. Caputo anunció la “reducción al mínimo” de estos envíos, aunque no queda claro cuál es la definición ni el alcance de ese “mínimo”. Estos fondos representaron para Misiones casi un 8% de los ingresos totales del primer semestre pero, si vamos un poco más allá (acumulado a noviembre) podremos ver un poco más como podría ser el impacto del recorte en Misiones: de los $ 43.707 millones que captó la provincia en ese período por este tipo de envíos, apenas el 30% podría quedar garantizados, ya que se trata de fondos derivados de leyes cuya eliminación sería poco probable por los derechos adquiridos que surgen de esas normativas, como por ejemplo el Fondo Nacional de Incentivo Docente y el Déficit de la caja previsional provincial. 

Te puede Interesar  El norte elegido

Sin embargo, el 70% de esas transferencias podrían ser eliminadas sin mayor inconveniente de tipo legal. Entre ese 70% se destacan fondos de obra pública, ATN, asistencia financiera, emergencias y programas sociales, entre otros. Suponiendo una reducción del 70% de estos envíos para el 2024, estamos hablando de una merma cercana a los $ 65 mil millones para la provincia

Otro punto clave es la recaudación provincial: los impuestos y tasas locales explicaron al primer semestre del año el 30% de los ingresos de la provincia. El 92% de esa recaudación está concentrada en Ingresos Brutos, un tributo atado al nivel de actividad económica de la provincia. Suponiendo un escenario de estancamiento o caída, la recaudación mostraría bajas en términos reales principalmente explicadas por la caída del consumo y de la actividad industrial, por poder adquisitivo en el primer caso y por encarecimiento de importaciones e imposición de retenciones en el segundo. 

En resumen, los ingresos locales podrían sufrir una fuerte piña en todos sus frentes. En ese marco, igualmente hay fortalezas para destacar: en primer lugar, el equilibrio fiscal misionero que permite contar con cierto margen de acción para sostener gastos sensibles en un contexto de baja de ingresos; en segundo lugar, el casi nulo impacto de la deuda pública que no le genera compromisos a Misiones que limiten su capacidad de gasto. 

En tercer lugar, el hecho de ser una de las provincias de mayor crecimiento entre 2022 y 2019 le da una espalda más robusta para contener los embates de la crisis que se avecina. 

Respecto a esto último, un dato recientemente difundido por la CEPAL mostró que en 2022 el producto bruto geográfico de Misiones creció 11,2% respecto a 2019, siendo la provincia del NEA con la mayor alza y la quinta en el país. Justamente el comercio y la industria fueron los pilares del crecimiento: la Industria misionera explica el 19% del producto y creció 13,3%; el Comercio explica el 13,2% y creció 17,3% en ese período. 

Te puede Interesar  Misiones será sede de la Olimpiada Mundial de Robots

Para ponerlo en contexto regional, la Industria creció 4% en Corrientes, 4,2% en Chaco, 12,6% en Formosa y 13,3% en Misiones, siendo que además justamente la industria misionera es la que concentra la mayor porción del producto industrial de la región (47%). Por ende, Misiones no es solo la provincia más industrial del NEA sino que además crece a mayor ritmo que las demás. 

Esto no es menor para afrontar lo que se viene, pero por supuesto se encienden muchas alertas. Justamente la cuestión vinculada a importaciones por un lado, y a la vuelta de las retenciones a las economías regionales no ponen en juego el liderazgo industrial misionero en la región, pero sí su camino alcista. Otro punto donde priman los signos de pregunta es respecto a la desregulación de la economía, para lo cual los rumores indican que se viene un decretazo. En ese marco, ¿qué podemos esperar, por ejemplo, para el sector de la yerba mate, del té, de la madera? La desregulación total condenaría a las principales economías regionales de Misiones a volver a épocas oscuras que dejaron no solo empresas quebradas, sino pueblos condenados a la pobreza.  

En línea con todo eso, la creación de empleo en Misiones, que fue una de las principales banderas de crecimiento que mostró la provincia en este último tiempo, está amenazada justamente por los impactos directos de las medidas anunciadas (y de algunas aún por anunciar) sobre los sectores más creadores de trabajo en la provincia: no solo el comercio y la industria, también por ejemplo el turismo no solo por baja de la actividad sino también por quitar al Estado de las políticas de fomento, como ser el Previaje.
Un diseño político activo con fuerte participación del Estado con marcada articulación con el sector privado en las principales líneas de desarrollo fue una de las claves para que la Provincia haya mostrado el crecimiento que registró en los últimos cuatro años, aún pese a las altamente deterioradas condiciones macroeconómicas del país. Ahora, el desafío misionero seguramente mutará a la defensa de los logros alcanzados, intentando ya no “pasar el invierno”, sino el verano. Primero contener, luego continuar creciendo, será probablemente la filosofía que prime en la administración del experimentado Hugo Passalacqua. No es poca cosa en el contexto que se viene: muchas provincias están haciendo cálculos de cómo contener y ni siquiera pueden asegurar eso; Misiones en cambio, tiene  cierta espalda para intentar que el golpe no noquee.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin