Cómo vivió cada sector los 100 días de Milei y cuáles son sus expectativas para 2024

Compartí esta noticia !

Los 100 días del gobierno de Milei dan señales que apuntan a la estabilización, con indicios alentadores como el ajuste fiscal, el proceso de sinceramiento de los precios relativos y la gradual recomposición de las reservas internacionales. Se suma una inflación que, aún elevada, muestra signos de desaceleración y el acercamiento con el FMI que añade un componente de confianza.

Esto sucede en un contexto en el que la economía transita una recesión: los primeros indicadores económicos del año confirman una notable contracción, con una caída del 4,5% interanual en el EMAE y del 0,5% mensual en términos estacionalmente ajustados. Se proyecta una caída anual promedio del -4% que podría ser casi -7% si excluyéramos el efecto del sector agropecuario. 

Otra variable significativa para la economía real es el consumo, que estimamos tendrá una pérdida del 8% debido fundamentalmente, a la caída de ingresos y el aumento de los costos de las familias: tarifas, colegios, transporte y salud, entre otros, según el informe de ABECEB de Perspectivas Sectoriales.

En el corto plazo es probable que la actividad dibuje una “V” en 2024, heterogénea y a distintas velocidades, tocando piso en el segundo semestre del año y luego comenzando a recuperar, con una inflación aún muy elevada pero declinante. 

Esta V se dibuja con diversos componentes. Por un lado, a pesar de los recortes en los rendimientos esperados de la cosecha gruesa, se espera una recuperación en el sector agrícola (19,2%) tras la sequía que traccionará la venta de maquinaria agrícola (14,6%) los agroquímicos (3,2%) y los fertilizantes (8%). Este sector, junto con la minería (11,1%) y el sector de oil & gas, especialmente Vaca Muerta (petróleo 7,4% y gas 4,3%) y economía del conocimiento (U$S 10.000M exportaciones) son los que impulsarán el nivel de actividad económica durante el resto del año.

Te puede Interesar  Los Radicales debemos tomar el timón y marcar el Rumbo en medio de esta tormenta económica

Son sectores que pueden aportar al salto de la productividad y la oferta de divisas; lo que es vital para la sostenibilidad de la economía, aunque tienen limitada capacidad para generar empleo en la magnitud que la Argentina necesita. Pero al mismo tiempo, son claves en la dinámica de las economías regionales. 

En cambio, para el consumo los próximos meses no son alentadores. Los salarios estarán atrasados frente a la inflación, y, por ende, el mercado ajustará por cantidades. Esto repercute en los rubros vinculados al consumo masivo como alimentos y bebidas (-0,5%). En el retail, con electrodomésticos (-10,5%), esta situación se agrava porque además arrastra el adelanto de compras por la aceleración de la inflación en 2023. El sector automotriz (-17,4% ventas) también verá difícil cumplir con sus cuotas de ventas en el mercado interno, aunque morigera la caída por su inserción internacional. En estas actividades, la recuperación será leve y estará condicionada a la recomposición del salario, del empleo y el financiamiento.

La construcción (-11%) no verá la luz en la obra pública hasta que se defina el nuevo sistema de participación privada, aunque también pesan otros factores como la falta de financiamiento a tasas competitivas. La obra privada, ajusta sus costos en dólares y la oportunidad financiera de la brecha se cierra. La derogación de la Ley de Alquileres impulsó el precio m2 después de 5 años en retroceso por mayor oferta de unidades lo que puede volcar inversores al mercado con ahorros para capitalizar y rentabilizar en el futuro. 

La industria (-5,2%) ante expectativas de apreciación del TCR, no tiene los incentivos para asumir riesgos que le permitan competir en el mercado global, las empresas se encuentran en wait and see, dejando en suspenso inversiones de expansión. 

Te puede Interesar  Passalacqua dispuso un aumento del salario mínimo vital y móvil desde septiembre

Por su lado, la trayectoria de los servicios será muy dispar, pero son los mayores demandantes de empleo (67.8%). Economía del Conocimiento tiene expectativas positivas con tipo de cambio competitivo y estimaciones de mayores exportaciones. Será clave en su nueva agenda, con problemas vinculados a la ciberseguridad y la dependencia de los algoritmos y logística en un mundo conectado, estar atentos a nuevas amenazas y oportunidades que escapan a los factores tradicionales.

En cambio, rubros de los servicios como logística, despacho de combustible, gastronomía y seguridad, entre otros, debido a la reducción de la demanda como consecuencia de la caída de la actividad en el mercado interno, se ven impactados a la baja ya que se han frenado todos los jugadores del ecosistema (antiguamente eslabones de una cadena de valor) y, además, por la merma en el consumo, producto de la reducción del ingreso disponible. Es clave, accionar sobre una reforma laboral que acompañe el rebote, y propicie el marco para un salto de creación de empleo de calidad y formal, a la vez que reduzca el nivel de informalidad y contribuya a alentar a las PYMES a este switch.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin