Consolidación y desafíos de la economía de Misiones

Compartí esta noticia !

Los últimos días de este 2022 dejaron buenas noticias para Misiones en materia económica y de actividad, que ratifican el buen presente y el camino de crecimiento que se sostiene en los últimos años. 

Durante esta semana, se consolidó el buen momento que vive la construcción: se conoció el dato de que, en octubre, el empleo creció 33,3% contra igual mes del 2021 y marcó así su vigésimo mes consecutivo de suba. En esos doce meses, Misiones logró crear 2.452 puestos de trabajo y ya se ubica por encima, también de 2020, 2019 y 2018. Esta situación está explicada por la fuerte tracción que produce la obra pública y la inversión pública en general que acumulan (entre enero y octubre) más de $35 mil millones de ejecución, entre recursos de origen provincial y nacional. Pero no menos importante es el aporte de la inversión privada, que motorizó una buena parte del crecimiento sectorial en la provincia a partir de proyectos en continuo estado de ejecución. 

La construcción fue uno de los pilares principales sobre los que se sostuvo la economía misionera en el 2022, pero no estuvo sola. El turismo, a partir también de datos conocidos esta semana, fue quizás la actividad que el mayor nivel de repunte durante el año, con más de un millón y medio de visitantes que llegaron a Misiones y un movimiento económico generado de cerca de $30 mil millones. En este marco, la diversidad del perfil turístico misionero es fundamental de cara a lo que se viene y el crecimiento observado en determinadas ciudades demuestra que esta actividad no tiene techo. 

El caso de Posadas como sede del turismo de eventos (entre otros) es un claro ejemplo de que, sosteniendo políticas activas de incentivos, este sector puede generar todavía más a la provincia. 

Te puede Interesar  ¿Quién dijo que las tiendas físicas están en extinción?

En los dos sectores mencionados, se da un fenómeno -como en tantos otros- que es vital entenderlo y aprehenderlo para evaluar los impactos sociales que genera el crecimiento de la economía. Tanto la construcción como el turismo son actividades que no se quedan solo con lo logrado en su perfil específico, sino que derraman y movilizan de manera muy importante a buena parte del “resto” de la economía local. 

La construcción moviliza no sólo al empleo (primer aspecto fundamental) sino también al movimiento comercial centrado en proveedores, alquiler de maquinaria, multiplicidad de profesiones involucradas (desde un arquitecto hasta un diseñador) y, naturalmente, al consumo masivo a partir de más personas que reciben un ingreso. 

El turismo, por su parte, tracciona también a partir del empleo en diferentes rubros (desde la hotelería, pasando por el expendio de comidas, artesanos y emprendedores, proveedores, servicios culturales, agencias de viaje, etc.) y esa misma tracción, en sendero alcista, moviliza comercialmente en todos esos aspectos y al consumo masivo en general, generado mucha más demanda tanto para establecimientos comerciales como feriantes y emprendedores locales, entre otros. 

Pese a centrarnos en esos, no son la construcción ni el turismo los únicos destacados. La productividad misionera, observada desde el punto de vista la industria, tuvo un año con enormes desafíos que fueron mayormente sorteados para ser también protagonista del crecimiento del empleo y empujar la economía desde “lo propio”, es decir, de las virtudes productivas misioneras. A su vez, diferentes sectores mostraron significativos desempeños con foco en los servicios y el comercio. En esto, la implementación de diversas políticas públicas locales han sido más que trascendentales: desde el fomento de la economía del conocimiento y los servicios culturales, hasta el esfuerzo financiero de sostener los programas de fomento al consumo. Para muestra basta un botón: hasta octubre, las ventas enmarcadas en el programa Ahora Misiones generaron ventas por más de 6 mil millones de pesos, con un pico en octubre de 1.578 millones.  

Te puede Interesar  Banco Macro ofrece a las pymes la mejor financiación del mercado

Aun con esto, Misiones tiene los riesgos de que los desequilibrios todavía vigentes de la macro nacional socaven los logros locales. Más allá de los esfuerzos locales por sostener el nivel de consumo y el poder adquisitivo de las personas, no hay chance posible de éxito en el largo plazo si no resuelve la problemática inflacionaria; la producción está comprometida si persisten los problemas vinculados a importaciones y si la economía en un proceso de enfriamiento acelerado corre riesgo la creación de empleo, entre otros riesgos posibles.  

El 2023 plantea estos y muchos otros desafíos. Misiones, tal como ocurrió en los años previos, está bien parada pero su posición, como la de todas las provincias, está limitada por el escenario nacional. 

El horizonte de cara al primer trimestre está algo nublado: aun quedan muchos factores por equilibrar y se proyecta tener un inicio de año más complicado que lo que fue este 2022. Las acciones a tomar por parte del equipo económico nacional determinarán el rumbo y allí, las provincias tomarán sus propios caminos en pos de sostener, de mínima, los niveles de actividad actuales. 

Queda mucho por hacer y hay muchísimo por defender. Feliz 2023 para todos.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin