Crece el déficit comercial con Brasil pese a la recuperación de las exportaciones

La dinámica del comercio bilateral confirmó las dos tendencias claras de los últimos meses: un aumento interanual en el comercio bilateral, con incrementos tanto de las exportaciones como de las importaciones, y un creciente déficit bilateral.

 

Así, el comercio bilateral sumó USD 1.908 millones, un 12,8% más que durante el mismo mes del año pasado y el mayor registro para un mes de febrero desde Feb-2014. De esta manera, el comercio bilateral marcó el cuarto mes consecutivo de aumentos interanuales, con el agregado de que el alza se dio tanto en las exportaciones argentinas a Brasil como en las importaciones de Argentina desde Brasil.

 

Las exportaciones argentinas a Brasil totalizaron USD 637 millones en febrero de 2017, en comparación con USD 617 millones en el mismo mes de 2016; con un aumento interanual de 3,2%. A su vez, teniendo en cuenta la mayor cantidad de días hábiles en febrero de 2016, el aumento medido en términos de promedio diario fue considerablemente mayor, del 9% interanual.

 

Según la consultora ABECEB, la suba se explicó por mayores ventas del sector agro-exportador, principalmente maíz, trigo, leche, aceite de soja. También se registraron aumentos en la exportación de naftas y gas butano (impulsadas por el efecto precio). A diferencia de los meses anteriores, el sector automotriz incidió negativamente, en línea con una profundización en la caída en la venta de vehículos en el mercado brasileño, que disminuyó 17% interanual en la media diaria de patentamientos durante el mes.

 

Por su parte, las importaciones argentinas desde Brasil crecieron 18,3% durante febrero con respecto al mismo mes de 2016, alcanzando un valor de compras de USD 1.271 M. Nuevamente, el incremento medido en términos de la variación en el valor promedio diario de las importaciones, y tomando en cuenta la mayor cantidad de días hábiles en febrero de 2016, el aumento en las importaciones argentinas fue incluso mayor, cercano al 25%. Esta fuerte suba  confirma la tendencia positiva mostrada en los últimos meses, con señales positivas respecto a la recuperación de la industria argentina y la inversión.

 

Al igual que el mes pasado, el crecimiento de las importaciones provino de las mayores compras de autos y autopartes, particularmente vehículos de carga y automóviles de pasajeros. Aunque también aumentaron las compras de petróleo en bruto (principalmente por un efecto precio), tractores y maquinaria agrícola y mineral de hierro. Con los últimos datos, las importaciones acumularon en lo que va del año un incremento de 21,4% interanual (USD 2.307 M).

En base a estos resultados, el saldo comercial volvió a reflejar un aumento del déficit bilateral, alcanzando USD 634 millones en el mes; el mayor déficit en un mes de febrero desde Feb-2012 (ver gráfico abajo). El creciente déficit argentino con su vecino no es una tendencia exclusiva del país, sino que se da en el contexto del mayor superávit comercial de Brasil con el mundo en su historia. En el caso argentino, la dinámica del sector automotriz ejerce una presión adicional, ante el crecimiento en las ventas de vehículos en el país, en contraste con la contracción pronunciada desde el año 2014 del mercado de vehículos brasileño. En este contexto, aunque se espera que la reciente apreciación del Real frente al peso argentino modere el déficit en los próximos meses, la dinámica específica del sector automotriz (responsable por 70% del déficit bilateral en 2016) augura un desbalance persistente en el intercambio bilateral en el mediano plazo.

Por su parte, la consultora Ecolatina, señaló que de acuerdo a los datos del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios de Brasil, la balanza comercial bilateral con nuestro principal socio arrojó en febrero de 2017 un déficit superior a US$ 630 millones. De esta forma, el rojo se profundizó 39% i.a. respecto del déficit registrado en dicho mes de 2016 (US$ -460 millones)

En febrero nuestras exportaciones a Brasil treparon 3,2% i.a., acumulando cuatro meses consecutivos de subas en términos interanuales. Las ventas a nuestro principal socio fueron impulsadas por las colocaciones de trigo, maíz, ómnibus y aceite de soja (el total vendido llegó a casi US$ 640 millones). Sin embargo, no pudieron contrarrestar el fuerte crecimiento de las importaciones desde Brasil: en febrero treparon 18% i.a. superando los US$ 1.270 millones. Vale destacar que, pese al aumento de nuestras exportaciones a Brasil, se perdió presencia en dicho mercado puesto que el resto de las importaciones brasileñas avanzaron 6% i.a. En consecuencia, la participación argentina en las compras externas de nuestro principal socio comercial cayó 0,2 p.p. en relación a febrero de 2016, ubicándose en 5,8% del total.

De cualquier manera, en el primer bimestre de 2017 las exportaciones a Brasil saltaron 19% i.a. (rozaron US$ 1.320 millones), de modo que en lo que va del año se logró ganar participación en dicho mercado: las exportaciones argentinas pasaron de representar 5,4% sobre el total de las compras al exterior del gigante latinoamericano en enero-febrero 2016, a 5,7% en igual bimestre de este año (el resto de las importaciones brasileñas trepó “tan sólo” 11,5% i.a. en este período).

Sin embargo, dado que las importaciones crecieron 21% i.a. en el primer bimestre de 2017 (superando US$ 2.300 millones), el déficit en el intercambio bilateral con Brasil se profundizó en casi US$ 200 millones (+24% i.a.) acumulando en los dos primeros meses del año un rojo de casi US$ 1.000 millones.

Por último, el flujo de comercio bilateral de febrero superó los US$ 1.900 millones, lo que representa un salto de 13% i.a. en relación a igual mes del año pasado y marca un avance de 7% al contrastar con el segundo mes de 2015. Este resultado se torna aún más promisorio en el primer bimestre: la suma de exportaciones e importaciones con Brasil trepó 21% i.a. y 6% al comparar con los primeros dos meses de 2015. La intensificación de las relaciones comerciales bilaterales es un aspecto a profundizar, ya que ambas economías se potenciarían al ensanchar sus mercados y obtener ganancias de escala, que redundarían en mejoras de la competitividad más allá de la cuestión cambiaria.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password