Scarabotti, de Tras los Pasos: “Creo que este año el comercio lo va a pasar sobreviviendo”

Compartí esta noticia !

El centro de Posadas tiene sus rincones y uno de ellos es sin dudas la librería Tras los Pasos, en Rioja casi Colón. El aroma a café del bar se mezcla y compite con el de los libros sin dueño y le da una bienvenida distinta al lector.

Cada rincón demora en silencio el tiempo de los clientes que se dejan seducir por los autores. La lectura, como la música, refleja un momento, una vivencia, una moda, un estado de ánimo. Matías Scarabotti, es el fundador y propietario de Tras los Pasos, que también cuenta con una sucursal en Oberá.

Scarabotti tiene tan solo 39 años, pero 20 de experiencia en el rubro. Pasó la crisis del 2001 como encargado de una librería en La Plata, y salía a buscar productos accesibles al bolsillo de la gente. “¿Qué puede comprar la gente?, bueno eso tengo que ofrecerle, pensaba”.

Este emprendedor que logró imponer un concepto nuevo en el negocio de la venta de libros, recibió a Economis para hablar sobre sus proyectos, aunque el tema que dominó la charla fue la difícil coyuntura económica que enfrenta el comercio de la ciudad. Scarabotti sabe que la pasión por la lectura no es suficiente cuando ese estado de ánimo lo marca también la economía, y hoy, le genera preocupación.

El comerciante se confesó “pesimista” por la falta de un plan económico que permita reactivar un consumo interno golpeado más aun en zonas de frontera.

“El año viene con perspectivas no tan positivas desde el punto de vista intuitivo que es una gran cuota para los empresarios y comerciantes. La economía tiene que ver con un estado de ánimo también, en este sector noto esa sensación, excepto los que son muy optimistas, demasiado optimistas para mi gusto dentro de la Cámara de Comercio. Pero si le pongo racionalidad al asunto, no veo buenas perspectivas, aunque hasta ahora no viene tan mal, el crecimiento de un negocio o su caída se ve por la cantidad de unidades no por plata, y en unidades estamos más o menos parejos en comparación interanual”.

El comerciante asegura que la crisis no es similar a la de comienzos del 2001 pero observa un amesetamiento en las ventas, y una escasa reacción por el cambiar el rumbo.

Te puede Interesar  Petróleo para atrás, acompaña la caída de Wall Street

“Si me preguntas la proyección, soy bastante pesimista, no veo un plan B, ni un plan A, ni C en el gobierno desde el punto de vista económico, veo que van poniendo parches, una contradicción enorme entre la filosofía política y económica, porque ellos son de formación liberal pero están actuando como un gobierno interventor, no es coherente, pero no les queda otra además porque están atrapados en la discordia, en el enfrentamiento, en la tragedia Argentina, peronistas y radicales, River y Boca, unitarios y federales”.

Matías Scarabotti tiene 39 años y 20 en el rubro. Pasó la crisis del 2001 como encargado de una librería en La Plata, y salía a buscar productos accesibles al bolsillo de la gente. “Qué puede comprar la gente, bueno eso tengo que ofrecerle, pensaba”.

Recuerda que en ese momento compraba bibliotecas de personas, empresarios, profesionales que quebraban y vendían hasta sus libros. “Era muy triste, yo me iba a las casas a llevarme los libros de esas familias por dos mangos, me acuerdo y me provoca una sensación muy fea. Fue una locura y tristeza de mucha gente. Compraba video clubs que se fundían y me llevaba las viejas películas. Tenía una librería que estaba a cargo mío y todo el piso de arriba era de libros y películas viejas, es donde más lleno estaba y así salimos”.

¿Y hoy?

No estamos en un contexto parecido, yo imagino esto como una meseta, que vamos a estar así manejándonos con una leve caída, sobreviviendo. No veo un crecimiento, veo un futuro de un año o dos de sobrevivencia.

El momento social y político marca lo que lee la gente. Si hay un caso de corrupción la gente busca sobre eso, sobre política, economía, más allá de que cada uno tiene su perfil.

El comerciante que tiene a su cargo a 30 personas -posee la franquicia del local de ropa para niños Cheeky – incursiona desde hace un año y medio en el mercado de capitales. “En vez de estar pensando cómo puedo invertir o dónde tengo que invertir en mi negocio, ellos me hacen pensar en cómo puedo generar una guita más con el dinero que me genera el negocio, mover la plata en sí misma, eso me proponen. No me gusta, pero lo tengo que hacer por la salud de mi gente también”, explica.

Te puede Interesar  El 90 por ciento de los asalariados vio disminuir su ingreso real en 2016

Y en esas charlas que tienen con los comerciantes de Posadas, qué debaten para hacerle frente a Encarnación por ejemplo.

Mucho no se puede hacer. Es mucha plata que se va, pero es comprensible, la gente hace lo que puede. Seamos sinceros, rinde más el dinero allá pero hay algo que la gente tiene que saber y es responsabilidad nuestra transmitirlo, de que eso hace mucho daño a la economía local y genera más desempleo, más comercios cerrados. Yo pido como comerciante que los consumidores sepan en qué medida van a comprar a Paraguay, que lo hagan con responsabilidad, comprá lo que necesites y si hay una gran diferencia y bueno, no queda otra, pero no vayas a gastarte toda la plata allá a comprar cualquier cosa que podes conseguir acá por la misma guita.

Tenemos muchos nuevos lectores. El gran logro que hemos tenido en Tras los Pasos es la creación de nuevos lectores. Nativos digitales que buscan libros también.

 

¿Hay una cuota de responsabilidad de los comerciantes que no pudieron fidelizar al cliente en tiempos de bonanza económica con precios excesivamente elevados cuando por ahí podían vender por menos?

El problema con las asimetrías es muy complejo porque está eso que vos mencionas. Hubo comerciantes que se aprovecharon, pero no son todos. Pero todo forma parte de la tragedia Argentina de la que hablábamos al principio. Si el comerciante tomara conciencia de que es su gente, su empleo, su futuro, no tendría que arrancarle la cabeza al consumidor. Esa avaricia desmedida que puede haber en algún sector, tiene que ver con esto, con no pensar a futuro, con no proyectar, con no amar su país, con no pensar éticamente en sus cliente, con vender mercadería trucha. Hay que resignar un poquito de ganancias y ser coherente. Es difícil pensar en una salida porque es cultural.

¿Cómo cree que va a terminar el año?

Más o menos igual, sobreviviendo, resignando utilidades, ganando un poquito menos.

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin