Peruvian President Dina Boluarte, accompanied by her ministerial team, speaks during a press conference on the report presented by the Inter-American Commission on Human Rights (IACHR) at the Government Palace in Lima on 3 May 2023. - The Inter-American Commission on Human Rights denounced the possible execution and massacre of demonstrators during the repression of protests against President Dina Boluarte, which left 50 dead between December 2022 and February 2023. (Photo by Cris BOURONCLE / AFP) (Photo by CRIS BOURONCLE/AFP via Getty Images)

Cuánto tiempo puede permanecer resistente la economía peruana

Perú vio cómo el ex presidente Pedro Castillo intentaba permanecer en el poder a través de un golpe de estado fallido, que precipitó una escalada de violencia que no se había visto en 30 años. Los ecos de la violencia política del pasado han incitado a la mayoría de los peruanos a reducir sus demandas a la estabilidad sociopolítica.

Compartí esta noticia !

Por Luis Miguel Castilla* – La crisis política prolongada está generando más pobreza, inversiones pospuestas y el riesgo de una recesión aún peor .

La presidenta Dina Boluarte cumplirá próximamente seis meses en el cargo, superando un período inicial de gran convulsión social. Hoy Perú se encuentra en un estado de relativa calma, pero el espectro de la inestabilidad política permanece. El gobierno es débil e impopular —su índice de aprobación en las encuestas es de apenas un 25 %— y, aparte de las medidas de recuperación económica, carece de una agenda política coherente e integral. Abordar este último punto se ha vuelto cada vez más urgente, ya que las tasas de pobreza aumentaron durante el último año.

El gobierno tiene como objetivo desarrollar una agenda para mejorar su legitimidad social y política mientras enfrenta un intenso escrutinio por parte de la comunidad internacional tras la publicación de un informe reciente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Los hallazgos del informe incluyen múltiples instancias de fuerza excesiva y represión empleadas por las fuerzas de seguridad para sofocar la violencia política en las primeras semanas de la administración. La investigación de la oficina del fiscal general sobre los presuntos abusos está en curso, y cualquier violación de la ley debe perseguirse correctamente. Sin embargo, cualquier análisis de esta situación exige una visión equilibrada, libre de las limitaciones de los sesgos políticos e ideológicos.

Perú vio cómo el ex presidente Pedro Castillo intentaba permanecer en el poder a través de un golpe de estado fallido, que precipitó una escalada de violencia que no se había visto en 30 años. Los ecos de la violencia política del pasado han incitado a la mayoría de los peruanos a reducir sus demandas a la estabilidad sociopolítica. Sin embargo, estas demandas seguirán sin cumplirse si los políticos continúan socavando las instituciones democráticas y sometiendo los deseos de sus electores a los suyos propios.

Aunque no existen alianzas formales, existe una relación simbiótica entre el Congreso y el ejecutivo. Ambos aspiran a permanecer en el poder hasta 2026. Los intentos de hacer que las elecciones anticipadas sean constitucionalmente viables han sido saboteados por los titulares que intentan permanecer en el poder dentro de sus respectivas ramas del gobierno. Además, los partidos de derecha y de centro-derecha en el Congreso han mantenido activamente a flote al gobierno actual.

Sin embargo, la estabilidad política sigue siendo frágil. El Congreso está en las encuestas más bajo que el ejecutivo, ya que continúa promoviendo una legislación interesada. Peor aún, facciones radicales en extremos opuestos del espectro ideológico están entrando en pactos políticos, obsesionados con asegurar nombramientos en instituciones cruciales, como la Oficina del Defensor del Pueblo y la Corte Constitucional. Las prioridades de los ciudadanos, como la lucha contra la corrupción, el crimen y la violencia, siguen en gran medida desatendidas por las autoridades públicas, de las que se sigue desconfiando profundamente.

Te puede Interesar  La década de 2020: ¿turbulenta, tibia o transformadora? Opciones de política para una economía mundial débil

En este contexto, vale la pena abordar si la recuperación económica será deshecha por una crisis política prolongada acosada por ciudadanos privados de sus derechos. La economía registró un crecimiento prácticamente nulo en el primer trimestre. Esta desaceleración es el resultado del impacto negativo de la convulsión social, especialmente en el sur de Perú, seguida de lluvias torrenciales e inundaciones en el norte provocadas por una actividad ciclónica anormal. Peor aún, el riesgo de un El Niño de magnitud significativa frena las perspectivas económicas.

Incluso con estas contingencias, el pesimismo parece estar cediendo gracias a la reducción de la incertidumbre asociada con las elecciones anticipadas. Una tregua política y la menor probabilidad de que se apliquen políticas estatistas perturbadoras (a través de una Asamblea Constituyente) han mejorado la confianza de los inversores. Sin embargo, las previsiones de crecimiento del PIB para lo que resta del año se mantienen en torno al 2%, por debajo de las estimaciones oficiales e insuficientes para mejorar el bienestar de la mayoría de los peruanos. Un crecimiento más rápido es crítico a la luz del deterioro de los indicadores sociales.

La tasa de pobreza aumentó del 25,9% en 2021 al 27,5% en 2022, muy por encima de la tasa registrada antes de la pandemia. Esto corresponde a precios más altos de los alimentos, que afectan particularmente a los más pobres, y una economía lenta. La tasa de pobreza urbana se ha disparado, habiendo crecido 10 puntos porcentuales del 14,6 % en 2019 al 24,1 % en 2022. Esto equivale a tres millones de pobres urbanos adicionales, muchos de los cuales participan en la economía informal como trabajadores independientes y migrantes. El gobierno no está preparado para emprender políticas de apoyo a los pobres de las zonas urbanas, quienes, a diferencia de los pobres de las zonas rurales, no se benefician de los programas de transferencia de efectivo específicos. Ahí radica el desafío político de ampliar las redes de seguridad social que sean financieramente sostenibles (incluida la reforma de las pensiones). Aún así, la principal prioridad es restaurar tasas de crecimiento económico más altas y acelerar la creación de empleo. Vale la pena recordar que durante las últimas tres décadas, el crecimiento sostenido del PIB representó más del 80 % de la reducción de la pobreza en Perú, ya que la tasa de pobreza cayó del 60 % en 1990 al 20 % en 2019. Esto representó una de las mayores reducciones de pobreza en América Latina. Historia americana.

Te puede Interesar  AFIP realizó 8.500 inspecciones en comercios y detectó más de 4.350 trabajadores con irregularidades

Es fundamental que Perú retome una actividad económica vigorosa en un entorno en el que los precios de las materias primas se mantienen elevados, especialmente los precios del cobre impulsados por las perspectivas de transición energética. Sin embargo, esta meta es virtualmente inalcanzable considerando la ausencia de nuevos proyectos mineros importantes. La persistencia de los altos costos, los retrasos injustificados en la aprobación de los permisos sociales y ambientales, y la reticencia de algunas nuevas autoridades regionales y locales a apoyar proyectos por temor al rechazo de ciertos movimientos antiextractivistas reducen la competitividad del Perú. Si se consolida la confianza empresarial, la inversión privada en sectores no mineros podría recuperarse, especialmente en sectores de infraestructura pública priorizados por el gobierno. Pero hasta ahora, las perspectivas de crecimiento de la inversión siguen siendo sombrías. Las políticas fiscales expansivas, particularmente en obras públicas, no están compensando suficientemente la menor inversión privada.

El consumo privado, por su parte, seguirá apoyando el crecimiento, pero con menor dinamismo. El sector informal y los segmentos socioeconómicos más bajos impulsarán el crecimiento del gasto del consumidor privado a medida que mejore su capacidad de compra de ingresos laborales. Esta mejora se producirá a medida que las tasas de interés más altas en consonancia con la política monetaria restrictiva del Banco Central reduzcan las presiones inflacionarias.

Incluso con la vorágine de crisis políticas que se han producido, los fundamentos macroeconómicos siguen siendo sólidos, como lo demuestra un sol apreciado considerado como una “moneda fuerte” exigida por los vecinos de Perú. Las políticas de mercado abierto, un marco constitucional que respalda una economía de mercado y una fuerza laboral emprendedora y una comunidad empresarial también contribuyen a que la economía peruana sea resiliente. Aún así, el principal desafío sigue siendo construir instituciones más sólidas, responsables y más fuertes. Arreglar el sistema político roto es una tarea urgente que las élites deben llevar a cabo. De lo contrario, las crisis políticas recurrentes afectarán gravemente el progreso social y económico del Perú y la resiliencia económica será un recuerdo del pasado.

Castilla es economista. Se desempeñó como ministro de Hacienda (2011-14) bajo el presidente Ollanta Humala y como embajador de Perú en los EE. UU.

Fuente Americas Quaterly

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin