Cuentas ordenadas, una de las claves del crecimiento misionero

Compartí esta noticia !

Escribe Alejandro Pegoraro, director de Politikon Chaco, exclusivo para Economis.Misiones es, nuevamente, la primera provincia en contar con su presupuesto 2023 aprobado, que incluye erogaciones de casi $609 mil millones, y con el 70% destinado a cuestiones vinculadas al desarrollo económico y social. Tener un presupuesto aprobado con tanta anticipación (respecto al resto de los distritos) no sólo traza una hoja de ruta certera para encarar las acciones de gobierno del año que viene, sino que también grafica un camino donde el orden de las cuentas públicas es trascendental. Caso contrario, no existirían las certezas que hoy tiene el rumbo de la administración renovadora.

A lo largo de los últimos años, y particularmente de los últimos tres, Misiones se caracterizó por enfrentar un proceso de crecimiento de su economía local con fuerte arraigo del misionerismo, con importante presencia de Estado provincial en la promoción del consumo y la inversión y con un protagonismo en cuestiones altamente sensibles a la sociedad que le permiten mostrar importantes avances. Todo esto, mientras las cuentas públicas se mantienen ordenadas, sin grandes desfases y con una fuerte expansión de los ingresos por un lado, y de la inversión por el otro. 

En el 2022, al segundo trimestre del año, ese camino se consolida: Misiones finalizó el período con un superávit financiero de $9.314 millones, que equivale al 5,4% de sus ingresos totales del período. Pero lo más relevante es que ese superávit se logró aún considerando que el gasto en áreas críticas (como la salarial y la inversión directa) se incrementó. Esto se logra a partir de dos vías: la férrea defensa de los ingresos propios; y la correcta priorización del gasto. 

En relación con los ingresos, entre enero y junio, Misiones tuvo ingresos totales por $171.682,7 millones, donde el 94% de ese total corresponde a ingresos corrientes y el 6% restante a ingresos de capital. Entre los corrientes, que se expanden 1,2% real interanual, se destaca que los ingresos tributarios de origen provincial crecen a una tasa mayor que los de origen nacional (+5,0% vs. +3,3% real), y los no tributarios provinciales también lo hacen a muy buen ritmo (+15% real); las transferencias caen (-9,6% por menor asistencia del Estado nacional) al igual que las contribuciones a la seguridad social, explicada por las medidas de reducción de este concepto implementadas para el Norte Grande en el 2021.

Los ingresos de capital, por su parte, tuvieron una suba fenomenal: +135% interanual real, traccionado por las transferencias nacionales para este concepto y también por los recursos propios de capital. 

En lo que respecta al Gasto, el total fue por $162.369 millones, y el 85% corresponde a Gastos corrientes y el 15% a los de Capital. Entre los primeros, se destaca que el gasto en la masa salarial se mantuvo constante en términos reales, lo que implica que no hubo pérdida de poder adquisitivo (sumado al antecedente del que el 2021 cerró con fuerte alza); mientras que los envíos a los municipios tuvieron una considerable suba real, que implica más recursos para las comunas. 

Te puede Interesar  Un flete con té desde Campo Viera a Rosario cuesta casi el doble que desde Buenos Aires a Estados Unidos

También dentro de este punto hay que destacar lo relativo al pago de servicios de deuda: si bien crecieron contra el 2021, eso se explica por dos motivos: el primero tiene que ver con el Bono de Conversión, que es un instrumento de deuda que convierte pasivos con el FGS de Anses (tomada durante la gestión de Mauricio Macri como adelanto de devolución del 15% de retención de coparticipación) en un bono y se paga trimestralmente los intereses. Esta misma situación se da en otras dieciocho jurisdicciones del país. 

El segundo motivo tiene que ver con las Letras de Tesorería, programa creado a través del decreto 639/22 por $1.300 millones a corto plazo. Esta emisión se explica en que, en marzo pasado, el FGS le cobró a Misiones vía débito directo unos $ 1.300 millones por el crédito otorgado por dicha entidad a la provincia en 2016; a razón de eso, la provincia y el FGS acordaron un esquema que la provincia recupere el dinero y lo pague en cuotas en el transcurso del año, y finalizará en noviembre. 

Por ende, la suba del pago por servicios de deuda en este período del año no implica un peso en la ejecución presupuestaria provincial: de hecho, sigue siendo muy bajo (0,8%% del total del gasto) y hacia finales de año volverá al valor promedio de los últimos años (0,4% promedio). 

Volviendo a la cuestión del Gasto, pero adentrándonos ahora en los de Capital, estos totalizaron $25.004 millones (+17% real) y la inversión real directa concentró el 87% de este total, con una suba muy importante (+25% real), que significa mayor inversión pública provincial enfocada al desarrollo.

Consolidando ingresos y gastos, los tres resultados son superavitarios para la provincia: el resultado económico operativo (que surge de la diferencia entre los ingresos y los gastos corrientes) dio superávit por $ 24.566 millones (que equivale al 15% de los ingresos corrientes); el Resultado Primario (que surge de la diferencia entre los ingresos totales y el gasto primario, es decir, sin considerar intereses de deuda pública) marcó un superávit por $ 10.588 millones (6,2% de los ingresos totales); y finalmente, el resultado financiero (diferencia entre ingresos y gastos totales) registró un superávit por $ 9.314 millones (5,4% de los ingresos totales). 

Te puede Interesar  El 11° brasileño más rico estalló por la cola en el puente: "La burocracia argentina es peor que la nuestra, ¿no quieren vender y ganar dinero?

En resumen: durante este período, los ingresos crecieron en buen ritmo, el gasto corriente estuvo algo más contenido (salvo en aspectos más sensibles como el gasto salarial y transferencias) y la inversión pública tuvo una fuerte expansión. Aun con esto, se logró un fuerte superávit, que será volcado luego a recomponer (o sostener) otros aspectos claves del gasto que hacen a una política de desarrollo integral en la provincia. 

Hoy por hoy, Misiones no tiene limitaciones endógenas en su camino de crecimiento y progreso. Por el contrario, muestra muchas virtudes: bajo peso de deuda pública y mucho más baja en moneda extranjera, no afronta escenarios de déficits que condicionen las erogaciones corrientes, hay recomposición salarial en proceso y el sector privado está fuertemente acompañado por el estado provincial en el proceso de fomento del consumo y la inversión, entre otras cosas. 

Sí existen limitantes exógenas vinculadas al escenario nacional, donde Misiones puede tomar acciones muy concretas y limitadas (que son, de hecho, una realidad) pero requieren de soluciones nacionales. 

Todo lo mencionado anteriormente no solo brinda un panorama positivo para el corto y mediano plazo, sino que también explica lo logrado hasta el momento: la inversión y el apoyo al sector privado genera crecimiento del empleo, los programas orientados a la promoción del consumo generan un mayor movimiento de la actividad, y las políticas vinculadas a la producción, todo con recursos propios, impulsan la industria. 

De este modo, vemos cómo crecen los puestos de trabajo, la demanda agregada y también los salarios. Si bien Misiones sigue teniendo un salario promedio bajo, lo verdaderamente relevante no es la foto, sino la película: crecieron por encima del 7% en junio y se ubicaron segunda a nivel país. De hecho, en el NEA, es Misiones la provincia que en los últimos dos años registra las mayores alzas de salarios promedios en el sector privado formal. El piso de partida, por razones históricas, es bajo, pero crece sostenidamente. 
Además, también en relación con esto último, cabe destacar que un salario promedio tiene, naturalmente, desvíos importantes. Por ello, es muy útil y también necesario observar la distribución: en Misiones, el 63% de los trabajadores formales privados tiene salarios promedios mayores al nivel provincial general, una situación no se da en otras provincias de la región, donde por lo general prima una distribución inversa. En el Chaco, por ejemplo, solo el 49% ganan más que el salario promedio general provincial.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin