¿De qué hablamos cuando hablamos de Milei? La centralidad del Presidente en la conversación virtual

Compartí esta noticia !

Javier Milei tiene centralidad, dos de los tres principales términos repetidos en el último mes en redes sociales tienen que ver con él. En su universo, conviven más de una conversación al mismo tiempo. Múltiples temas, múltiples públicos y en múltiples lugares. Una de cada 3 publicaciones sobre el Presidente se dan fuera de Argentina. “Fenómeno barrial”, como le gusta decir.

Milei se convierte en un contenedor ideológico de una agenda internacional de derecha en la que conviven VOX, Bukele, Elon Musk, Trump, etc. De la misma forma, en el plano interno, las protestas, el cierre del Ministerio de la Mujer, el conflicto en torno a la aprobación de la Ley Bases, refuerzan una narrativa concebida para la definición identitaria por contraposición. Sus contenidos más virales, siempre son peleas. Milei está ahí, con presencia digital constante y conceptos que no necesariamente son verdad o evidencia, pero expresan su ideología, pensamiento y propósito. Diferenciando y confrontando todo el tiempo y en todo lugar.

Las definiciones emergen de un estudio realizado por la consultora Analityx, que lidera el misionero Nehuén Fariña.

En diálogo con Economis, el joven especialista sostiene que “Milei todavía tiene capital político, pero sus apoyos son cada vez más acotados. Desde la segunda vuelta de octubre hasta ahora, prácticamente no ha sumado ningún apoyo por fuera de su esfera de influencia y ha perdido muchos electores más blandos producto de la gestión económica. Inclusive para su propio electorado la situación económica actual es insostenible, pero la diferencia es que estos últimos todavía creen que el año que viene van a estar mejor”. 

Pese al protagonismo individual de Milei, Fariña sostiene que “al Gobierno le cuesta mucho ser protagonista, porque se siente más cómodo en la confrontación que tomando la iniciativa”. 

“Han elevado las expectativas con la ley Bases y el Pacto de Mayo, y eso puede ser un problema si la ciudadanía no ve medidas y resultados concretos en el corto plazo. Te diría que la mayor oposición del gobierno hoy, es el tiempo, más que algún partido o dirigente”.

Te puede Interesar  El Superior Tribunal de Misiones exige el respeto del orden constitucional y de las Instituciones

La exclusividad de Milei en el diálogo virtual no es eclipsada por ningún otro dirigente de la Libertad Avanza y apenas una de la oposición puede tener un protagonismo similar: Cristina Fernández. 

El análisis de la consultora Analityx señala que Victoria Villarruel, con centralidad en el desempate en el Senado, tuvo protagonismo en la conversación de la Ley Bases. Actores como ella o los ministros Pettovello, Francos o Caputo logran apariciones esporádicas, concentradas en la temática de referencia y siempre tomando como referencia directa o indirectamente a Milei.

El ecosistema libertario digital performa mejor en el disenso, alrededor de la confrontación. A través de la ironía, la memética, los insultos y la sátira, logra deslegitimar, conducir y encuadrar la conversación al terreno que más le conviene. Cuando es protagonista y la construcción de su antítesis es difusa (como en la votación en Diputados), sus contenidos performan peor y su negatividad sube. La construcción de enemigos por parte del gobierno parece a esta altura una necesidad de supervivencia, ante la imposibilidad de mostrar resultados concretos en materia de políticas públicas.

Durante todo el período analizado, los contenidos digitales relacionados con Javier Milei pueden asociarse en un 44% a sentimientos positivos, un 39% a sentimientos negativos y un 17% clasificados como contenidos neutrales.

Sin embargo, lo interesante deviene de analizar las dos votaciones del Congreso por separado. Durante la primera votación en el Senado de la Ley Bases, la que incluyó disturbios, los contenidos digitales de Milei se clasificaron con un 50% de positividad, un 33% de negatividad y un 17% de neutralidad. Sin embargo, en la segunda votación, y con la misma metodología, los números se invierten para terminar con 46% de negatividad, un 39% de positividad y un 15% de contenidos neutrales. Sandra Pettovello es la excepción, manteniendo la negatividad alta inclusive luego de las dos votaciones del Congreso.

Te puede Interesar  Al ritmo de "Despacito" los candidatos cerraron su campaña

Oposición desarticulada

En la oposición, Cristina fue la única dirigente con la potencia suficiente para generar conversación en torno a sus posiciones. Lo que más resonó el último mes fue su declaración sobre el escándalo en Capital Humano.

Hay negatividad en la conversación digital de Milei, pero representada mayormente por periodistas o microinfluenciadores, más que en dirigentes políticos. La oposición brilla por su ausencia en el escenario digital, sobre todo en momentos claves como los de la Ley Bases o las declaraciones del Presidente sobre el veto a la reforma jubilatoria. Cuando aparecen, salvo contadas ocasiones, lo hacen en contraposición a algún punto de conflicto motivado por el ecosistema oficialista. Los libertarios cuentan aproximadamente con unos 20 usuarios que marcan el ritmo de la conversación y guían al resto de los usuarios a la hora de interactuar en las redes. El peronismo, más contestatario, todavía pareciera correr muy de atrás. Plegada a los escándalos en el Congreso, los dirigentes que más sobresalieron fueron Wado de Pedro y Fernández Sagasti, por sus declaraciones contra Victoria Villarruel. Sin embargo, y con mucha negatividad acumulada, todavía están muy por detrás del volumen de sus competidores.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin