DNU: productores se preparan para resistir la desregulación del mercado yerbatero

Compartí esta noticia !

La foto muestra un amplio abanico territorial unido por la misma preocupación: el impacto de la desregulación del sector yerbatero, impuesto por el decreto de necesidad y urgencia del presidente Javier Milei. La decisión es “resistir por todas las vías”. El primer camino será el legal, aunque no se descarta una movilización.

Anoche en Campo Grande productores de toda la provincia se reunieron con el ministro del Agro, Facundo López Sartori y su equipo legal, para definir pasos a seguir en defensa del Instituto Nacional de la Yerba Mate. En primera instancia, se pretende presentar una demanda cautelar colectiva, que plantee la inconstitucionalidad, para complementar lo presentado por el gobernador Hugo Passalacqua, que ya está en la Justicia federal. En esa línea, se buscará sumar el respaldo de productores de toda la provincia, además de tareferos que serán afectados por una eventual caída de ingresos.

Los productores entienden que los beneficiados por el DNU de Milei son el sector industrial y la provincia de Corrientes, con una política productiva distinta a la de Misiones. “No hay motivos para desregular. No generamos deuda, traemos dólares y todo el sector andaba bien”, definió uno de los asistentes. 

Los autoconvocados pedirán a los representantes en el Congreso que acompañen. Los de la Renovación están obviamente en el lote de respaldo. Estiman sumar al radical Martín Arjol, aunque dudan de Florencia Klipauka, alineada con Pedro Puerta, quien celebró la desregulación yerbatera. 

El grupo de productores decidió moverse de modo independiente, por fuera de la estructura del INYM, que está ahora en cabeza de Jonás Peterson tras la renuncia de Juan José Szychowski. Habrá asambleas múltiples en varios puntos de la provincia, con convocatoria abierta a los productores o molineros que quieran sumarse. 

Te puede Interesar  Misiones: casi cinco toneladas de marihuana en dos meses

Los productores no están dispuestos a repetir la historia de los 90. En 1991 Domingo Cavallo eliminó, también por un megadecreto, la Comisión Reguladora de la Yerba Mate. Durante esa década, el precio de la yerba se desplomó: el kilo de hoja verde cayó de $0,20 en 1991 a 0,06 pesos convertibles uno a uno. El precio en góndola, en cambio, se mantuvo casi constante.

Esos 14 centavos de dólar perdidos por la producción primaria por una cosecha promedio de 700 millones de kilos por 10 años, permite visualizar la enorme transferencia de ingresos de la producción hacia la  industria, comercios e impuestos: casi 1.000 u$s millones en una década. 

La paradoja es que la yerba mate “regulada”, cierra el año como una de las escasas economías regionales con luz verde en el semáforo de Coninagro. Con un crecimiento del 2,5 por ciento en comparación con el año pasado, el consumo interno de yerba se convirtió en el más alto de los últimos cinco años, según las estadísticas del Instituto Nacional de la Yerba Mate. Claramente, no hay ni necesidad ni urgencia en el cambio de las reglas de juego. Como fin de ciclo, vale la comparación: en 2001, la yerba desregulada valía una miseria de 0,5 centavos de dólar. Se cambiaba yerba por vales de comida. Antes de la devaluación de Milei, la yerba había recuperado impulso, con un precio de casi 60 centavos de dólar oficial. Ahora está a 0,26 centavos. Los productores advierten que, con el “libre mercado” no se podrá recuperar esa diferencia.

Te puede Interesar  Los tareferos conmemoran su día reunidos y luchando por derechos laborales

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin