El año de la política

Será un año intenso para la política. La irresponsable actitud de la alianza Cambiemos de dejar sin presupuesto a la Argentina derivó en un escenario impensado hasta por el propio Alberto Fernández. Tiene ahora una oportunidad de usar la lapicera y negociar mano a mano con gobernadores y conseguir una gobernabilidad que la oposición está decidida a bloquear. Su administración puede ahora conquistar respaldos para neutralizar los embates de los halcones.

A pesar de la derrota electoral, la figura presidencial termina en alza y la de los principales opositores, en baja. 

“El ecosistema del Frente de Todos concentra la mayor negatividad en la imagen pública, con valoraciones negativas que oscilan entre el 50% y el 62% para todos sus dirigentes. Vale mencionar el caso particular de Alberto Fernández, que muestra un aumento de 5 puntos en su imagen positiva, el primer incremento considerable desde noviembre del año pasado”, señala un estudio de la consultora Zuban Córdoba. Horacio Rodríguez Larreta también cierra el año con un sorprendente diferencial negativo: Luego de ser el dirigente más valorado durante muchos meses, llega a diciembre con un 51% de negatividad. “No es fácil en Argentina mantener la centralidad política sin pagar costos en imagen. Es el caso de HRL que consiguió exitosamente confrontar con el gobierno e instalarse como alternativa, pero pagando el costo”, analiza la consultora.

En la misma línea, la consultora Analogías señala que la imagen del presidente Alberto Fernández recupera su imagen positiva (46.1%) que vuelve a coincidir con los niveles del mes de agosto antes del período electoral. Las expectativas económicas, por su parte, registran un desempeño menor.

Una mayoría continúa opinando que la recuperación de la actividad económica y de los ingresos todavía es insuficiente (73%). La lectura coincide con un dato concreto: estamos registrando el período con mayor nivel de actividad económica en veinte meses pero los ingresos salariales presentan una recuperación relativa muy menor en perspectiva histórica.

El año comenzará con el ministro de Economía, Martín Guzmán, en una foto con los gobernadores, una postal de respaldo que se hace necesaria después del desplante opositor en el Congreso. 

Guzmán confió en que informará a los gobernadores “la posición de la Argentina” en las negociaciones.

“Qué es lo que le estamos planteando al FMI en cuanto a nuestros esquemas de políticas económicas, qué planteamos desde lo fiscal, qué planteamos desde la política monetaria, de la política cambiaria, qué planteamos desde las medidas orientadas a generar mayor productividad en los sectores capaces de generar divisas y qué planteamos para el desarrollo del mercado de capitales, de forma de tener mayor capacidad de ahorro en activos denominados en nuestra moneda y, por lo tanto, más capacidad de financiamiento de las inversiones que se necesitan para crecer”, enumeró.

“Vamos a estar involucrando a todos los gobernadores y gobernadoras del país. Son muy importantes sus presencias porque esta situación afecta a todas las provincias y va a haber una oportunidad para que los gobernadores también den su punto de vista, que comenten sobre lo que escuchan y que hagan preguntas”, indicó el ministro.

La foto con los gobernadores fortalecerá la posición argentina ante el Fondo, que reconoce el rol político del préstamo otorgado a Mauricio Macri, sin atender los riesgos financieros alertados por sus propios economistas, pero no da señales de flexibilizar las condiciones como necesita la Argentina para no ahogar las posibilidades de recuperación. Está claro que si el acuerdo con el Fondo fuera en las condiciones que quiere el Fondo, ya se hubiera firmado. Argentina busca aire y tiempo, claves para sostener la incipiente reactivación.

El protagonismo que adquieren los gobernadores como respaldo de la gestión Fernández, es la llave que tienen los mandatarios para renegociar recursos perdidos sin el presupuesto 2022, que fue rechazado por los diputados de Cambiemos, el radical Martín Arjol, la puertista Florencia Klipauka y el macrista Alfredo Schiavoni. Misiones, una de las más afectadas no sólo por los recursos incluidos en las partidas que fueron desechadas, sino por el artículo clave para la creación de la Zona Aduanera Especial, fue una de las primeras en ponerse en acción para no ceder ni un céntimo. 

El gobernador Oscar Herrera Ahuad se reunió con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, para repasar las obras prioritarias dentro del paquete de 96.500 millones que se había conseguido, y conseguir los recursos para ponerlas en marcha. En el primer encuentro, Manzur garantizó incorporar las obras para Misiones durante 2022,  los montos de la ley de Financiamiento Educativo y de la ley de Incentivo Docente que se habían perdido. “También insistimos con la obra línea 132 KV San Isidro-Alem-Oberá por 4.300 millones y la obra Línea 132kv Eldorado a San pedro Por cerca de 434 millones”, detalló el ministro de Hacienda, Adolfo Safrán, quien acompañó a Herrera Ahuad, junto al jefe de Gabinete, Ricardo Wellbach. 

Las gestiones seguirán durante todo el año porque el Presidente puede incluir otras obras de acuerdo a la disponibilidad económica, que depende de las variables de crecimiento. 

Cambiemos, que apostó todo a “bloquear” al Gobierno, le dio, en realidad, una mayor libertad y dejó servido en bandeja, un menú de posibilidades que tiene Alberto para pulsear. El triunfo en las legislativas no hizo más que enardecer la puja interna de la alianza. Mauricio Macri quiere seguir siendo general de la tropa, pero le surgen caudillos internos que desobedecen sus órdenes y el radicalismo quiere dejar de ser actor de reparto. La falta de cohesión quedó en evidencia en las últimas acciones de la oposición, que parece estar más concentrada en infligir daños al Gobierno que en generar un concepto que sea tenido en cuenta para 2023.

En el propio Congreso, donde se festejó la caída del Presupuesto, la alianza mostró sus flancos cuando se discutió la reforma del piso imponible de Bienes Personales. Cambiemos impulsó la sesión y terminó perdiendo ante un oficialismo que mostró los dotes de seducción con bloques aliados para imponerse por un voto y la incorporación de cambios resistidos por JxC, como el incremento escalonado de alícuotas para los contribuyentes de alto patrimonio y bienes en el Exterior.

Los cambios fueron convalidados por el Senado por impulso del Frente de Todos y el Gobierno los promulgó por decreto en el último día de 2021. La alianza, en vez de hacer política, fue a pedir a la Justicia que anule la ley por el tiempo transcurrido hasta reunir el quórum en el Senado.

La convulsión interna desdibuja los efectos del triunfo en las parlamentarias. El informe del FMI que contradice el relato de las condiciones por las que se pidió el auxilio de 57 mil millones de dólares fue uno de los primeros golpes a la oposición. Ahora se dio a conocer un video en el que se ve cómo el ala dura del macrismo coordinaba el “pre-armado” de causas a gremialistas, donde participaron exministros de María Eugenia Vidal, empresarios y exfuncionarios de la Agencia Federal de Inteligencia entre 2015 y 2019.

Ese episodio quedó asociado a la frase sobre la conveniencia de una “Gestapo” para embestir contra los gremios que pronunció en esa reunión el entonces ministro de Trabajo de Vidal, Marcelo Villegas, cuyos dichos no fueron rechazados por los principales dirigentes del espacio. El que calla otorga. Los dirigentes de Cambiemos Misiones, picantes en las redes sociales, tampoco alzaron la voz, a tono con la agenda que les llega desde la cúpula nacional. Una agenda que poco y nada tiene que ver con las provincias.

No es casual que los gobernadores de todo el país -salvo Horacio Rodríguez Larreta- hayan firmado con alivio el nuevo pacto fiscal, que deja atrás el que impuso Macri en 2017 y que obligaba a las provincias a bajar impuestos a cambio de la promesa de recaudar más por la vía de una reactivación que nunca llegó. La consecuencia fue un desfinanciamiento directo, que muchos gobernadores cubrieron con la toma de deuda en dólares, alentada por el propio Presidente. La historia terminó en un desesperado pedido de auxilio al Fondo y las provincias sobreendeudadas con un dólar mucho más caro que cuando se repetían las generosas ofertas. 

El nuevo pacto le devuelve autonomía a las provincias, que podrán aumentar algunos impuestos, pero también le pone techos las alícuotas, para de ese modo, hacer más previsible el modelo fiscal interprovincial

Quienes están en gestión saben que es necesario contar con recursos propios para tomar decisiones. Misiones siempre estuvo en desacuerdo con el Pacto Fiscal macrista. 

El nuevo Consenso Fiscal deja sin efecto la baja progresiva en el impuesto a los Ingresos Brutos que debía aplicarse y mantiene los mismos parámetros para los diferentes sectores: Industria 1,5% Construcción 2,5%, Venta minorista 5% y Transporte 2%, entre otros.

Solamente aumentarán los topes para los sectores financiero, de comunicaciones y juegos de azar, sin que esto implique que las provincias suban sus alícuotas. El aumento en el tope máximo para estas actividades implica solamente una autorización para hacerlo.

Por un año, se suspenden los juicios vinculados al régimen de Coparticipación Federal y la Nación reconoce la deuda con las provincias por la actualización adeudada por el ítem Consenso Fiscal, fondos que serán devueltos a las provincias a partir de enero de 2022 en doce cuotas.

Ahora Herrera Ahuad remarcó que “Misiones, en el marco de un contexto de fuerte recuperación económica, no aumentará las cargas impositivas en ninguna de sus actividades comerciales, productivas y turísticas”.

Es que Misiones viene marcando hitos en materia de recaudación, bastante por encima de la inflación acumulada. En el último año, cuando aún faltan oficializarse los datos de noviembre y diciembre, la Agencia Tributaria recaudó 88 por ciento más que en 2020, lo que revela la dinámica de la economía misionera. Misiones tiene el mayor empleo privado de la región.

Esa dinámica se refleja en las opiniones de los principales empresarios consultados por Economis en su debate anual. La mayoría cerró un año con una mejor actividad y, dato no menor, sosteniendo empleo. Fue un año de fuertes inversiones, lideradas por el sector forestal con Arcor y sus 20 millones de dólares para la instalación de una nueva fábrica de bolsas de papel en Puerto Rico. Pero también fue el de la recuperación de Dass -que estuvo al borde del cierre en 2019- y terminó contratando más operarios y proyectando inversiones en todo el país.  Fue el año de la planta M&M de energía por biomasa, con una inversión del empresario René Mangiaterra, el aserradero Isischu en Colonia Victoria y la planta de energía fotovoltaica de Laharrague Chodorge, una de las empresas que porcentualmente, más aumentó su plantilla de trabajadores. En general, las 30 empresas más grandes de Misiones sostuvieron y crearon empleo, incluso las vinculadas al turismo, la actividad más golpeada por la crisis sanitaria. 

Pero es en el turismo en el que asoman las primeras grandes inversiones para 2022. Un shopping en Iguazú, con 500 millones de inversión y un nuevo hotel de lujo a orillas del Paraná, en medio de la selva misionera.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password