El Banco de Residuos: pioneros en la transformación de desechos en Posadas

Este es un ejemplo inspirador de cómo una organización puede marcar la diferencia en la gestión de residuos y promover la economía circular en su comunidad.

Compartí esta noticia !

En el corazón de Posadas, una revolución silenciosa está ocurriendo, y su epicentro es la Fundación Banco de Residuos. Esta organización está cambiando radicalmente nuestra percepción y gestión de los desechos. Con un enfoque en el reciclaje, la generación de empleo sostenible y la agricultura respetuosa con el medio ambiente, la Fundación ha mejorado la vida de numerosas personas y organizaciones. Ahora, su objetivo es llevar este exitoso modelo a otras ciudades.

La iniciativa comenzó como una colaboración con la municipalidad de Posadas, centrada en actividades como la poda, el compostaje y la trituración de vidrio. Con el tiempo, la Fundación desarrolló sus propias huertas y composteras, además de establecer acuerdos para producir compost destinado al programa Huerta Sustentable.

La misión de la Fundación Banco de Residuos es nítida: reducir la cantidad de basura que llega a los vertederos y darle un nuevo propósito a los desechos. Además, buscan mejorar las condiciones de vida en los barrios más vulnerables y educar tanto a la población como a diversas organizaciones sobre una adecuada gestión de residuos.

Fundada en 2018 en Posadas, Misiones, por Sebastián Welsh y Dora Brítez, esta organización ha desarrollado un modelo basado en la colaboración y la economía circular disruptiva. Su objetivo es crear consenso y sinergia entre el sector público, privado y académico, promoviendo la gestión sostenible de residuos.

Posadas a la vanguardia de la Economía Circular

En una entrevista con Economis, Sebastián Welsh explicó que en los últimos años han avanzado en el trabajo colaborativo, y sus acciones han sido presentadas en diferentes eventos. Este año, fueron seleccionados como finalistas en los concursos de emprendedores Arcor Innovación y Naves Federal.

El Banco de Residuos nació con la intención de “darle un valor agregado a los residuos desde su estructura física y respaldar una economía”, destacó Welsh.

Los proyectos de la Fundación se dividen en dos áreas principales. La primera se enfoca en el ciclo biológico, donde procesan los residuos y generan energía en biomasa. Este ciclo incluye cuatro áreas: compostaje, biodigestión, trituración y chipeado de biomasa, y producción de biomasa, desde donde se obtienen alimentos.

Por otro lado, cuentan con un ciclo técnico donde procesan residuos como plástico, vidrio, papel y cartón. Sebastián Welsh explicó que “el primer paso es generar la materia prima: moler los materiales, transformar el residuo orgánico, por ejemplo, en compost y energía, para posteriormente conseguir insumos y tecnología para generar más productos”.

A través de este trabajo de procesamiento y separación de residuos, la organización, en colaboración con diversas PyMES, crea una variedad de materiales, como baldosas, reductores de velocidad, ecobloques y otros. Además, la Fundación se centra en los residuos orgánicos, que emiten la mayoría de los gases de efecto invernadero, abordando así la salud pública y ambiental.

Te puede Interesar  Este domingo, “Misiones al mundo”

Uno de los objetivos clave de la Fundación Banco de Residuos es fomentar la separación de residuos en origen entre la comunidad y aumentar la participación ciudadana inclusiva. Buscan que los vecinos se unan a la propuesta y colaboren en la clasificación de residuos desde sus hogares, lo que contribuye a una mejor calidad de vida para todos.

De la basura a la sostenibilidad

Un pilar fundamental de su trabajo es el Programa de Alianzas para una Economía Circular Disruptiva (PAECD), desarrollado en colaboración con Carlos Levinton del Centro Experimental de la Producción (CEP) de FADU-UBA. Este programa, que ya ha demostrado su eficacia en Posadas, fue galardonado con el premio LATAM IMPACT AWARD 2022, otorgado por la Agencia Doinglobal en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en la categoría de Proyecto de Innovación Social.

Con el premio obtenido en 2022, la Fundación se ha centrado en adquirir maquinaria para expandir su proyecto en 2023. Planean instalar su fábrica social en el Centro Verde de Posadas, donde ya trabajan con residuos de poda y vidrio. Las máquinas adquiridas les permitirán trabajar en la recuperación de plásticos, produciendo láminas de plástico reciclado y otros ecoproductos a partir de los residuos con los que trabajan.

El PAECD se compone de tres líneas de acción principales:

  1. El Banco de Residuos: Ofrece recompensas a los vecinos que llevan sus residuos a centros de reciclaje y asesora a las empresas sobre la gestión sostenible de residuos, proporcionándoles incentivos por separar los desechos en su origen. La Fundación tiene acuerdos con más de 10 grandes generadores de residuos urbanos en Posadas, lo que les permite separar los residuos para su posterior tratamiento. Además, recuperan alimentos aptos para el consumo humano o animal.
  2. Un Micro Parque Tecnológico de Reciclaje (MPTR): En este espacio, realizan el compostaje de residuos orgánicos, cuyo abono se utiliza en huertas propias o se comercializa a agricultores. También revalorizan los residuos inorgánicos para desarrollar materiales de construcción, como ecobloques o baldosas hechas con vidrio. Además, utilizan biodigestores para mejorar las condiciones de saneamiento y producir biofertilizantes a partir de materia orgánica. Este trabajo genera 10 empleos verdes en el barrio El Porvenir, en la zona periurbana de Posadas, donde Dora Brítez es referente barrial.
  3. Un Centro Experimental de Economía Circular Disruptiva (CEECD): Su misión es investigar, innovar, transferir y desarrollar procesos socio-tecnológicos que permitan crear un modelo productivo local inclusivo que pueda replicarse. El enfoque está en la creación de modelos de negocios que transformen materiales en productos valiosos. Santiago Trejo, consultor de proyectos socioambientales de la Fundación, explica: “La economía circular necesita espacios teórico/prácticos de investigación y desarrollo en los que se construyan y validen modelos de negocio de transformación de materiales en productos”.
Te puede Interesar  Las playas posadeñas, el mejor lugar para realizar canotaje

Este enfoque disruptivo en la economía circular distingue a la Fundación Banco de Residuos. Ven los residuos no como simples desechos, sino como recursos valiosos que pueden mejorar la calidad de vida de las personas. Además, la organización apuesta por las alianzas, involucrando a diversos actores de la sociedad en la gestión de residuos, desde municipios hasta empresas locales y organizaciones sin fines de lucro.

La Fundación Banco de Residuos está demostrando que, con la voluntad adecuada y la colaboración adecuada, podemos transformar la forma en que manejamos nuestros residuos y crear un futuro más sostenible para todos.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin