El consumo en Argentina pasa por uno de los momentos “más complejos de la historia”

Compartí esta noticia !

La situación del sector supermercadista es sumamente delicada. No solamente se trata de uno de los rubros más golpeados por la caída del consumo, hecho que generó que varias empresas cerraran el 2018 con balances en negativo, sino que, además, las perspectivas no hacen presumir una pronta recuperación. La gran caída en el poder adquisitivo de los hogares hace que el momento del consumo masivo en Argentina sea quizá uno de los más complejos de su historia, señala un estudio sobre el Mercado Argentino de Supermercados elaborado por la consultora Claves, compañía dedicada a hacer investigación de mercado 

Esto se refleja en estrategias del consumidor como cambiar el lugar de compra, de marca o buscar promociones, para hacer rendir al máximo su gasto en la canasta básica. Una encuesta de D’Alessio/IROL detalla que 8 de cada 10 consumidores se pasaron a segundas marcas y las utilizan en el 20 a 60% de sus categorías de compras. 

Los niveles de ventas en supermercados registraron una caída del -14,5% a precios constantes en marzo 2019, mientras que en autoservicios mayoristas esta caída fue del -16,0%. 

Frente a la retracción del consumo y a un cambio de hábitos por parte de los consumidores, el sector supermercadista viene potenciando la expansión de la marca propia, buscando la innovación y el desarrollo de productos a menor costo. Algunas de las cadenas ya han desarrollado más de 400 productos básicos de su marca propia, ofreciendo un surtido amplio a menor costo. Otras empresas también apelaron a estrategias de reorganización del negocio a través de procesos de reconversión, ampliación y reducción.

 

Según el ultimo informe Consumer Insigths de la consultora Kantar Worldpanel, por primera vez en 10 años el consumo de los hogares latinoamericanos no creció (0,1%) en volumen a lo largo del 2018, y tampoco compensó el crecimiento orgánico de los hogares, pero se gastó el 3,9% más a raíz del incremento de precios. La contracción del consumo se registró en Argentina, México, Perú y Centroamérica, mientras que Chile, Bolivia, Colombia y Ecuador son los países con un escenario más favorable, a pesar de que las tasas de crecimiento son bajas. Por su parte Brasil finalizó el año negativo.

Te puede Interesar  El Parque del Conocimiento albergará al Museo Sensorial de Misiones

 

Particularmente, en Argentina, mientras que las segundas marcas ganaron 10 puntos de mercado en los últimos tres años, también en ese período las marcas premium perdieron dos puntos en los sectores de Alimentos y Lácteos, pero resisten en cuidado del hogar y belleza. Los Mayoristas alcanzan su participación histórica y los formatos de cercanía como Discounters y Minimercados son los que más crecen.

 

Según Virginia Garavaglia, Directora de Marketing Latam, “Los hogares van menos veces al punto de venta, una tendencia generalizada en la región, en la que se espacian las compras resultando en menos puntos de contacto entre las marcas y los compradores”.

En la región, la mayoría de los shoppers (56%) son de la base de la pirámide y un tercio de los hogares son amas de casa Millennials, por lo tanto, la inclusión de estos hogares es clave para el crecimiento de las marcas que deben tornarse accesibles y “pagables” para este segmento, que frecuenta el punto de venta tradicional en sus diversos formatos, y en 2018 se animó a la compra de artículos de limpieza a granel.

 

De esta forma la gran caída en el poder adquisitivo de los hogares debido principalmente al aumento en las tarifas y el aumento generalizado de precios, hace que el momento del consumo masivo en Argentina sea quizá uno de los más complejos de su historia. Esto se refleja en estrategias del consumidor como cambiar el lugar de compra, de marca o buscar promociones, para hacer rendir al máximo su gasto en la canasta básica. 

 

Una encuesta de D’Alessio/IROL detalla que 8 de cada 10 consumidores se pasaron a segundas marcas y las utilizan en el 20 a 60% de sus categorías de compras. El consumo masivo no es el único segmento en el que los argentinos se ajustan. El relevamiento muestra que el gimnasio, el apoyo escolar, las actividades extracurriculares de los chicos, el entretenimiento, los viajes y las comidas fuera de casa son los rubros en los que los recortes ya son un hecho. Con mayor fortaleza resisten segmentos como medicamentos, celulares y conexión a Internet. 

Te puede Interesar  La Subdirectora Gerente del FMI llega al país para analizar la marcha de la economía

 

Si observamos las ventas a precios corrientes del sector supermercadista en marzo 2019 se registraron $51.119,1 millones de pesos lo que representó un aumento del 39,9% respecto al mismo mes del año anterior. Sin embargo, si observamos las ventas a precios constantes, registraron $24.673,1 millones de pesos lo que representó una caída interanual del -14,5%. Esta distancia entre las ventas a precios corrientes y a precios constantes es un claro indicador del impacto del proceso inflacionario y no un crecimiento real del sector.

 

Las ventas en supermercados por tipo de canal de venta ascendieron en marzo de 2019 a 50.401.181 miles de pesos en el salón de ventas, lo que representó un 98,6% de las ventas totales. Por su parte las ventas totales a precios corrientes por el canal online sumaron 717.912 miles de pesos, lo que representó un 1,4% de las ventas totales. Esta distribución en la participación de las ventas según canal se observa más o menos constante durante los últimos dos años lo que da cuenta de una gran posibilidad para continuar con el desarrollo del canal online.

 

En marzo de 2019, las ventas totales a precios corrientes según medio de pago realizadas en efectivo ascendieron a 17.747.504 miles de pesos, lo que representó un 34,7% de las ventas totales; por su parte, las efectuadas mediante tarjeta de débito sumaron 13.727.227 miles de pesos, lo que representó un 26,9% de las ventas totales; las ventas totales a precios corrientes abonadas con tarjeta de crédito sumaron un total de 17.968.094 miles de pesos, lo que representó un 35,1% de las ventas totales y por último, las realizadas mediante otros medios de pagos (incluye vales, cuponeras, ticket canasta, gift card) ascendieron a 1.676.269 miles de pesos, lo que representó un 3,3% del total.

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin