El Don de la familia

Carta de monseñor Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas, para el domingo 28o durante el año [15 de octubre de 2021]

En este domingo estamos celebrando un día especialmente querido por nuestro pueblo que es el día de la madre. Queremos tener presente a las madres en su día y unirnos en la oración a los tantísimos gestos que formarán parte de esta celebración. De alguna manera estamos celebrando también el valor de la familia, la cual no es posible sin el don de la maternidad, de los hijos y de la esperanza.

Asistimos, lamentablemente, a una profunda contradicción en nuestra cultura actual. Por un lado, la gente, en general, pero sobre todo nuestro pueblo sencillo, tiene una especial devoción a las madres, y considera a los hijos como un don de Dios. Esto se expresa en los bellísimos sentimientos manifestados siempre, pero especialmente en este día. Y, por otro lado, asistimos a una desvalorización de la maternidad reflejada en una especie de antinatalismo promovido por grupos reducidos y poderosos, que proponen la anticoncepción para solucionar, sobre todo, el problema de la pobreza, sin recurrir a aquello que es clave para corregir este flagelo: una mayor y justa distribución de la riqueza, y el ejercicio de una solidaridad más globalizada. Estos sectores poderosos y organismos internacionales muchas veces responden a una especie de capitalismo egoísta y salvaje. Manejan grandes medios y agreden a las familias constituidas, como es natural, por madres, padres e hijos, tachándolas de tradicionales y conservadoras.

Asombrosamente se visten con el ropaje absurdo de autodenominarse progresistas y modernos, cuando en realidad
responden contradictoriamente al peor capitalismo que, como dice un poeta y sacerdote, solo «pretenden eliminar a los comensales, antes que lleguen a la mesa».

A esta contradicción e hipocresía de nuestra cultura actual se suman las presiones que ejercen estos sectores poderosos en nuestros congresos y legislaturas, con leyes que apoyan este antinatalismo y las posturas abortistas que se cristalizaron en una infame ley. Lo insólito es que estas posturas de raíz capitalista, con políticas poblacionales de eliminación de pobres, insisten en pretender ponerse la camiseta de «progresismos de izquierda», cuando en realidad van a total contrapelo de lo que está en el corazón de nuestro pueblo.

Pero a pesar de tantas propuestas violentas e individualistas «percibimos que la familia continúa siendo un valor apreciado por nuestro pueblo. El hogar es un lugar de encuentro de personas y en las pruebas cotidianas se recrea el sentido de pertenencia. Gracias a los afectos auténticos de paternidad, de filiación y fraternidad, aprendemos a sostenernos mutuamente en las dificultades, a comprendernos y perdonarnos, a corregir a los niños y a los jóvenes; a tener en cuenta, valorar y querer a los abuelos y a las personas con capacidades diferentes. Cuando hay familia, se expresan verdaderamente el amor y la ternura, se comparten las alegrías haciendo fiesta y sus miembros se solidarizan ante la angustia del desempleo y ante el dolor que provoca la enfermedad y la muerte». (NMA 43)

Este domingo leemos en el Evangelio (Mc 10,35-45) que ni Juan, ni Santiago, pero tampoco los otros apóstoles, entendían suficientemente el anuncio del Reino que el Señor realizaba. Ellos peleaban por tener los mejores lugares sin comprender que este Reino implica servir teniendo en cuenta a los otros como sujetos y no como objetos de sus ambiciones. «El que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos».

Desde ya que el acompañar a las familias, en sus gozos y sufrimientos será una de las mejores expresiones de este servicio por el Reino. Por eso, queremos saludar a nuestras madres, y rezar por la maternidad, con la certeza que es un don maravilloso de Dios, y por el valor de la familia.

Encomendamos a los papás y mamás, para que puedan asumir su rol, y a los hijos, que son un signo de esperanza.

Les envío un saludo cercano y ¡hasta el próximo domingo! Mons. Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas.

Juan Rubén Martínez99 Posts

El valor de la pureza

La esperanza Cristiana

Cristo Rey

Vamos a Loreto

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password