El efecto eureka

Compartí esta noticia !

Hola mis amigEs, vuelto ya y con todas las pilas, me he puesto serio hoy. Aclaro que, por ahora en el orden nacional, NO en el local -esclarezco- sigo siendo de NO “cambiemos” a full; aunque de mis textos parezca lo contrario. En el orden interno de la provincia es otra cosa, pues me gusta y mucho la gestión de la fòrmula del Hugo Passalacqua y del Oscar Herrera Ahuad.
Para que se entienda, quiero aclarar de entrada, que debería ser un poco más técnica -pues lo es- la siguiente definición: el Producto Bruto Interno (PBI) es el valor monetario de los bienes y servicios finales producidos por una economía en un período determinado (trimestral, semestral, anual).
Es un indicador que ayuda a medir el crecimiento de la producción de cada país dentro de su territorio. El PBI argentino anual asciende a USD 627.000 millones aproximadamente.
De acuerdo con el cronograma del nuevo acuerdo con el FMI, el país recibirá US$ 13.400 millones en lo que resta de 2018 adicionales a los ya recibidos US$ 15.000 millones y, en el escenario favorable de renovar todos los vencimientos pendientes –principalmente Letes-, el peso de la deuda pública total hacia fin de año podría superar el 90% del PIB.
Conforme con el FMI la deuda argentina es sostenible pero NO con alta probabilidad, lo que significa que según las proyecciones del mismo organismo que nos presta la “tarasca”, probablemente -casi seguro- el Gobierno debería aplazar los vencimientos de deuda o sea renegociar o sea más deuda.
Esta alegada “sostenibilidad” penderá del tejido mundial ya que con ayuda externa se puede aguantar un margen de deuda más alto, pero con algaradas la situación se dificultará. Como dije el otro día y a modo de ejemplo, al Compañero Bolsonaro – “principal socio” le importa tres guindas la argentina, el Mauricio y mucho menos el Mercosur, lo que podría debilitar nuestras exportaciones de cara al futuro.
Por otro lado, la “sostenibilidad” de que nos sigan dando, depende también internamente de factores políticos; traducido: No es lo mismo un Gobierno de continuidad y previsible como el nuestro -más deudor que un ludópata- y pagador a cualquier costo, como por ejemplo reforma previsional para después de las elecciones 2019, que un Gobierno “populista”, malo, perverso, cuco, ladrón, etc. La ayuda vendrá en tanto y en cuanto, nosotros los “no cambiemos” nos perfilemos para ganar en el ámbito nacional.
En una atmósfera donde la economía se estabiliza, donde el tipo de cambio no se vuelve a disparar, donde se vuelve a hincharse entre picachos, la proporción de deuda contraída es sostenible, pero con nuevos saltos del dólar y sin acceso a los mercados, en ese escenario se torna muy difícil. O sea, traducido, parece que hay oxígeno para respirar -no muy normalmente, pero da para sobrevivir- Ahora bien, preocupa la sostenibilidad y la situación luego de 2019.
Por ejemplo, hoy los combustibles volvieron a aumentar, lo que implica un aumento superior al 70% en solo 10 meses y 3 días. Con el dólar a $38-40 todavía les quedaba una brecha de aumento que se ubicaba en torno al 10%.
En el procesamiento industrial, cuando vos producir, por ejemplo, una escoba, hay alguien que transporta el palo o vara, hay alguien que transporta hilos, otros pegamentos, está quien transporta fibras. Cada eslabón va incorporando el precio de la distribución. Por lo que ocurre una cuestión lógica de incremento del costo por encadenamiento. Después impacta en el producto terminado y eso pasa también con alimentos, la ropa y todos los demás productos. O sea…. viene feíto. Y, si sumamos a este panorama, gente con nombre y apellido que está quedando sin trabajo, más feo aún.
Muchas empresas -no las nuestras claro- dependen del inaccesible financiamiento para seguir produciendo y dando trabajo. Por citar a dos de nombre conocido, en este contexto recesivo y de fuerte caída del consumo, la fábrica de cereales 3 Arroyos y la cadena de heladerías Persicco, solicitaron la apertura de sus concursos preventivos pues no pueden afrontar deudas que poseen con sus proveedores; eso evidentemente, pone en riesgo las fuentes laborales de muchos trabajadores.
Mientras tanto mi gente bella y feliz porque el “cambio” es posible, nuestro líder, el presidente de TODOS los argentinos, atendiendo a las necesidades federales, sociales, económicas, etc. etc. etc. y luego de mucha meditación, ordenó -lo que en otras décadas era impensado- que la final de la copa Libertadores se juegue con público visitante. En palabras del propio Presidente, “cuando me levanté dije: vamos a hacer que esta final tenga realmente todos los condimentos que tuvieron otras finales en otro momento de la Argentina” (MM sic).
¡¡¡Gestión desde el alba, sensibilidad social y preocupación por la situación angustiante de muchos!!!… Todos, deberíamos llenar esa cancha; no para ver el partido, sino solamente ir a gritar, orgullosos: ¡¡¡sí, se puede!!!
Escuché el otro día en un “Lunch” que alguien dijo: “El Poder Ejecutivo nacional de Argentina es el empresariado y algunos están haciendo fortunas” … no recuerdo quién fue, aunque estoy muy seguro de que quien lo dijo no era el matemático griego Arquímedes de Siracusa (porque evidentemente murió) pero, mi amigo lector… ¡¡¡EUREKAAAAAA!!!
La verdad frívola es un enunciado cuyo opuesto es falso. La exactitud profunda, por el contrario, tiene su antípoda en una honda verdad. De ahí, que quien busca conocer, debe avanzar depurando las verdades profundas.
Como siempre, a un lado de la reja está la realidad, del otro lado de la misma también está la realidad, lo único irreal es la reja… y agrego, como también el pretérito “relato” y la existente nuestra amarela copla.

Te puede Interesar  Aprueban en Argentina la primera inmunoterapia para el cáncer de hígado

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin