El efecto Messi y el plan para que la yerba conquiste Estados Unidos

Compartí esta noticia !

Messi está revolucionando Estados Unidos y puede convertirse en el mejor aliado para que la yerba conquiste un mercado que hasta ahora es esquivo. Aunque el país del norte es el quinto comprador mundial de yerba mate, la inserción todavía es incipiente. Pero eso puede empezar a cambiar con la combinación de varios factores. Hace un par de años el Instituto Nacional de la Yerba Mate abrió una oficina en Estados Unidos para impulsar la importación pensando en el mundial de 2026. Después se sumó la Copa América y ahora la llegada del astro rosarino, que además, llega como campeón de todo. Un tridente perfecto para la promoción, incluso, alguna gratuita, como la última publicidad de los botines de Adidas, con Messi tomando mate antes de salir a entrenar. 

La última gira promocional que encabezó el presidente del INYM, Juan José Szychowski por ferias de alimentos en Estados Unidos, dio cuenta de la enorme oportunidad para la yerba. 

“Hicimos una campaña de promoción con el sector privado, trabajamos juntos, lo diseñamos el año pasado, a fin de año, todas las acciones que íbamos a hacer durante el año 2023. Acciones en el mercado nacional y en el mercado internacional, siempre juntando los dos aspectos, el sector público y el sector privado. Nosotros, poniendo todos nuestros recursos y el sector privado su visión de los negocios, que son finalmente los que tienen que cerrar los acuerdos comerciales. En ese marco, viajamos con nueve empresas a Nueva York, a la Fancy Food, que es una de las ferias alimentarias más grandes del mundo, en Estados Unidos. Y llevamos estas empresas, algunas llevaron productos muy innovadores. Fidel llevó un soluble que fue muy bien recibido. También llevó unas cápsulas de la empresa Kachay, también con mucha aceptación. Podemos decir como cierre de esta feria, que a la gente de Fidel, una empresa de Los Ángeles se comprometió a comprarle toda la producción para empezar a introducir en la costa oeste de los Estados Unidos este producto. Así que volvimos muy satisfechos”, contó Szychowski en una entrevista con Economis.

¿Se puede decir que hoy la yerba está ganando mercado en Estados Unidos?Se está desarrollando y se está desarrollando muy bien, sobre todo con estos productos nuevos, con estos productos innovadores. También tenemos que decir que tenemos una gran ventaja porque está Messi. Llegamos a Estados Unidos y nos dimos cuenta que era reconocido inmediatamente. También, saber que se hará la Copa América el año que viene y después, el Mundial abre oportunidades, porque la yerba mate está muy ligada al fútbol. Nuestros jugadores toman mate. Así que justamente estamos trabajando en una campaña en los Estados Unidos en vista de todos estos acontecimientos.

En realidad, la idea de ganar mercado en Estados Unidos empezó antes de que se sepa la llegada de Messi…

Empezamos a trabajar en el mercado de Estados Unidos, viendo lo que iba a ser el Mundial de Fútbol en conjunto con México y Canadá. Con esa perspectiva a cuatro años. Luego vino la Copa América, así que fue un gran aliciente para el trabajo que veníamos haciendo y todo se aceleró, se disparó con la llegada de Messi. Fueron varias cosas que se juntaron, se alinearon y nos dan una potencialidad, creo que muy importante en ese mercado. Y no solo en ese mercado, eso va a ser una habilidad mundial, va a ser una habilidad del mundo, estando Messi, la Copa América y el Mundial. Así que espero que lo podamos aprovechar.

El video de Messi estrenando los botines fue excelente. Una promoción gratuita, que habla de la potencialidad y como está vinculada la yerba mate al fútbol. Como esta empresa, que es una de las más grandes del mundo, promociona sus botines de fútbol con el mate y Messi.

Ahora, no creo que veamos al estadounidense tomando mate como acá. ¿Qué es lo que está pidiendo del producto? 

Hay un mercado nostálgico que siempre va creciendo lentamente, que son los argentinos, los sudamericanos que tomaban mate, los familiares que van a Estados Unidos y siguen tomando mate y esas costumbres la van contagiando a sus vecinos, a otras personas. Pero también tenemos todo el segmento de las bebidas energéticas, en muchos supermercados de Estados Unidos ya hay bebidas en base a yerba mate. Que tienen el título yerba mate, esto es muy bueno. Aparte, todo el desarrollo que se empezó a hacer justamente con estos solubles y las cápsulas. Creo que por ahí va el mercado, siempre distinguiendo que tiene que ser un producto sano, natural y orgánico. Eso es lo que pide Estados Unidos y lo que pide el mundo. Nosotros tenemos que hacer hincapié en que es una vida sana y natural.

Misiones está yendo hacia ese camino… Usted respaldó la ley de bioinsumos que se aprobó en la Legislatura…

Este acto tiene un aspecto muy importante. Los agrotóxicos, permanentemente se está hablando del tema. Cuando alguien aplica un agrotóxico, generalmente tiene cuidado en no tocar la planta sobre la que está fumigando. En el caso de la yerba mate, fumiga hacia abajo, hacia las malezas. Pero, si bien no toca la planta de yerba, está contaminando el suelo, está contaminando el agua. Y esto hace que se contamine todo el sector, todas las producciones conexas a eso. Entonces, cuando nosotros tenemos que hablar de agrotóxicos, tenemos que hablar del cuidado del medio ambiente, no solo de la producción. Si cuidamos el medio ambiente, lo protegemos, tenemos un lugar que sea sano, que sea sustentable, por un abanico de leyes que sacó la provincia. Por ejemplo, se prohíben los desmontes de especies nativas, se prohíbe la plantación a determinada distancia de los cauces de los arroyos. Si además de eso, no hay agrotóxicos Misiones va a ser una zona vista por el mundo. El mundo entero va a ver a Misiones como una zona productiva, con una gran riqueza natural, sustentable y cuidada, sin agrotóxicos. Sin ninguna duda, que ese valor agregado hará que empresas de todo el mundo quieran instalarse en esta zona, va a ser un faro para el mundo. Cuando esta ley, en dos años esté en plena vigencia, nos va a dar un gran valor agregado, y Misiones va a ser vista por el mundo como una zona libre de agrotóxicos, una zona natural, una zona sustentable. Y sin ninguna duda, van a venir empresas de cualquier tipo a hacer inversiones acá para tener un certificado, o tener la identidad de que están produciendo en esta zona.

Te puede Interesar  Oberá: en Concejo Deliberante evalúa los pliegos del llamado a licitación del servicio de transporte urbano de pasajeros

¿Y qué opina de la resistencia de algunos sectores económicos, incluso también de algunos productores de yerba?

Hay intereses económicos muy grandes. Tenemos que decir que las empresas que producen agrotóxicos son las empresas más grandes a nivel mundial, están en el mundo entero, sin ninguna duda quieren que se siga poniendo agrotóxicos, con la excusa de que eso da mayor rentabilidad. Cosa que, cuando analizamos nuestros productores, de los 12.000, 7.500 tienen menos de 10 hectáreas, y 3.500, casi 4.000, tienen menos de cinco hectáreas. Perfectamente pueden hacer el trabajo en forma natural, con agroinsumos que no causen ningún daño al medio ambiente, como los que se están produciendo en la Biofábrica, con trabajo manual. Se puede producir igual, con una rentabilidad igual o similar. Pero sobre todo, tenemos que entender que la salud está por encima de la economía. Todo el argumento se les cae cuando ponemos en riesgo la salud de la gente, la salud de los consumidores y también la salud de los productores y de la gente que vive alrededor de esas zonas. Porque a lo mejor el producto está muy cuidado, como yo te decía, no le queda ningún residuo, pero a la gente que vive alrededor de esa zona, al productor que aplica este agrotóxico, sí les queda un daño a la salud. Entonces la salud se antepone ante cualquier rédito económico.

O sea, una producción que sea más sustentable, más allá del producto, que sea un todo, ¿no?

Que sea un todo sustentable, que sea una región sustentable.En el Instituto estamos trabajando con tres ingenieros agrónomos, capacitando justamente en la producción sustentable, van a cursos de capacitación, para que no se aplique ni un agrotóxico, que sean cubiertas naturales, que se planten árboles, que se cultive bajo sombra. Y nos están dando muy buenos resultados y estamos atendiendo casi a mil productores en forma directa, tratando de hacerles entender lo importante que es tener una producción sustentable.

Es una rara parábola. Volver a una producción originaria que ha tenido la yerba mate, los colonos que han sido los pioneros, ¿no? ¿Sería ese el camino, volver a eso?

Volver a eso, pero no solo con la yerba.

Y generar también más empleo…

Pero no es solo la yerba, es volver en todas las actividades, es tener una zona que sea realmente libre de agrotóxicos. La ley que se aprobó no es solo para la yerba, es para las distintas actividades. Y creo que eso es lo más importante. Si se entiende que logramos hacer saber al mundo que Misiones no tiene agrotóxicos, es sustentable, se cuida la biodiversidad, se cuidan las reservas naturales, va a ser un foco en el mundo que va a crear muchísimas inversiones en esta zona. El mundo quiere empresas que estén cuidando el medio ambiente, que produzcan, pero cuidando el medio ambiente. Y nosotros le podemos dar esta región a las empresas del mundo.

Vayamos a los datos estadísticos que marcan hoy un crecimiento, tanto en el mercado interno y también las exportaciones. ¿Qué está pasando con la yerba? ¿Cuál es el secreto de este pequeño gran repunte? 

Los primeros cinco meses del año 2023, batimos el récord histórico de ventas en el mercado interno. Y mayo fue el mejor mes de los últimos cinco años en exportaciones. Esto es una combinación de varios factores, lo primero que podemos decir, es el trabajo conjunto del INYM con el sector privado para hacer las distintas promociones de yerba mate. Así se hicieron muchas promociones a nivel nacional e internacional. Se hizo el mate en la escuela, se trabajó permanentemente en distintos medios de difusión, con campañas muy puntuales. Pero, también el compromiso del sector privado de hacer un producto de muy buena calidad, en forma muy responsable. En el mercado exterior, a pesar de todas las dificultades que tiene la Argentina, que todos sabemos, el sector exportador siguió apostando a conservar esos mercados. Luego, cuando hay alguna oportunidad, tratan de vender más, de reforzarlos. Y esto hay que destacar el sector privado pujante, cuidando los mercados a pesar de las dificultades que hubo. Conseguimos el dólar para las exportaciones, a 300. Distintas acciones que pudimos ir haciendo, llevando adelante, junto con el Gobernador, justamente para tratar de llevar una ayuda, un alivio al sector exportador. Eso junto al INYM, que también armó un departamento de calidad. El INYM no tenía un departamento de calidad, tenía y ahora tiene técnicos en alimentos que recorren permanentemente a los molinos, a los secaderos, para que mejoren su calidad. Diciéndoles, ¿Qué necesitás? ¿Cómo podemos hacer? ¿Cómo podemos mejorar? Viendo justamente una mejora continua en la calidad. Esto también da resultados, porque es una relación sector privado, sector público, de unidad. No vamos a criticar al productor, vamos a decirle, ¿Qué podemos hacer? ¿Qué podés hacer? ¿Cómo te podemos ayudar para que mejore tu producto, tu calidad, tu envase, el diseño de tu envase?

Eso es clave en el mercado interno, porque siempre se dice que el mercado interno de la yerba es estático, que no se mueve, sin embargo, han logrado quebrar esa barrera…

Rompimos un poquito el techo y creo que cuando miramos la tendencia, lo empezamos a revertir. Si seguimos trabajando juntos el sector público, el sector privado, la Provincia, ayudándonos permanentemente, creo que los resultados van a seguir siendo muy satisfactorios.

¿Qué pasa con el precio en este escenario? 

Yo creo que, en relación a los precios, se acomodó bastante bien la cadena. Cuando salieron los precios que habíamos conseguido en el Laudo a 120 pesos, hubo algunas voces que no estaban de acuerdo. Nosotros teníamos las estadísticas, tenemos un sistema de cómputos muy moderno, -el INYM hace dos años invirtió en un sistema de hardware y software de última generación-, donde tenemos las estadísticas de todo el sector. Nosotros veíamos, cómo iban a evolucionar los stocks, cómo estaban los stocks, cómo iba a incidir el clima a mitad de año, justamente hacia fin de año; y nos decía esto, que estos precios eran razonables, que se podían pagar, que había también distintos aumentos de costos que había que reflejarlos en la estructura de costos del instituto, eso se hizo. Y pasaron tres, cuatro meses y el mercado nos dio la razón de que nuestro planteo, nuestro enfoque, era el acertado. Acá tenemos que destacar que el Gobernador nos dio una gran mano, trabajamos juntos en la aplicación de precios para la cadena productiva en general. Se trabajó primero con un precio para los productores, para los secaderos, y luego, se trabajó en Buenos Aires con Comercio Interior, para conseguir también un precio de salida de molinos. Para que los molinos puedan trasladar el aumento de precios de la hoja verde y la canchada a su paquete, así que se consiguieron los tres precios. Junto con el Gobernador conseguimos justamente el precio de la hoja verde, la canchada y el precio de la salida de molinos, para que la cadena trabaje en armonía y trabaje bien, qué es lo que está pasando en este momento.

Te puede Interesar  La Afip comenzará a implementar el libro IVA digital

Nunca había pasado esto de la armonía, de que Buenos Aires entienda la realidad del sector yerbatero. Siempre tiraba para abajo el precio.

Cuando trabajamos juntos, sector público, sector privado, Misiones, llevamos un discurso muy sólido, con argumentos, muy respaldados con la documentación y los funcionarios de Buenos Aires entienden cuál es la realidad del sector. Y así se van logrando las cosas, hablando, charlando, haciendo reuniones, trabajando juntos.

Estuvo con Massa hace unos días, el ministro de Economía, hoy candidato. ¿Cómo lo ve? Usted también tiene que hablar con él por el tema yerbatero…

Tuvimos un par de reuniones antes, cuando fue la negociación por el dólar de las exportaciones. Es una persona que entiende la realidad del interior de la Argentina, que es lo importante. Está muy vinculado sobre todo a los gobernadores de las distintas provincias de la Argentina. Y cuando hay una visión federal, para nosotros es muy bueno, porque nos ayuda. Somos una economía regional del norte de la Argentina, Misiones y el norte de Corrientes producimos, vendemos a toda la Argentina y al mundo. Tener una persona que conozca la realidad, que venga, que escuche, que se junte con un gobernador, que nos escuche a nosotros, la verdad que nos da tranquilidad de que vamos a ser escuchados y vamos a poder conseguir soluciones justamente para Misiones.

¿Y usted cómo se ve en ese nuevo rol ahora? Fue productor, tiene larga carrera yerbatera, director de presidente del INYM y ahora diputado. ¿Cómo se ve en ese rol? 

Desde el Instituto creo que tuve un trabajo vinculado al sector yerbatero permanentemente y tratando de entender qué es lo que está pasando en cada momento, hablando con los distintos actores del sector privado, con los productores, con los cosecheros, los secaderos, los molinos. Tratar con estadísticas, con números, sustentar, avalar los pedidos, trabajar mucho en la gestión para potenciar la cadena, desarrollarla. Y esto mismo como diputado me gustaría hacerlo para los distintos aspectos de la Provincia. Creo que cuando uno recorre el interior, cuando habla con la gente, acá en Posadas, y se junta con la gente, va viendo cuáles son las necesidades, cuáles son las cosas que hay que cambiar, porque es permanente la evolución. Uno cree hoy que está algo acomodado, que algo está funcionando bien, pero con el devenir del tiempo, el día a día, hay que ir permanentemente trabajando y ajustando. Ahí está el desafío, entender cuáles son las necesidades de la gente, cuál es la realidad, qué es lo que se necesita para ir adelante y anticiparse, o trabajar juntos con los distintos actores.

Hay que decir que le hicimos un reportaje hace un par de años y usted había venido con un proyecto para el sector productivo, un paquete importante de documentación. ¿Cuánto cumplió y cuánto le falta todavía de ese proyecto? Usted era productor en ese momento.

El desafío fue que yo andaba con mis plancitos por todos lados, contando lo que pensaba que había que hacer para el sector productivo. Cuando recibo la presidencia del INYM, me dijeron: ‘Bueno, andás con tu plan, con las cosas que querías hacer, ahora ejecutalo, tenés el apoyo de todos los sectores’. Yo creo que lo más importante que logramos, es poder trabajar en conjunto los distintos sectores y que se entienda que el Instituto está al servicio de los productores, los secaderos, el sector industrial, justamente para potenciar la cadena, pero cuidando que cada uno de los sectores tenga la ganancia que le corresponde. La Ley de creación del Instituto habla de la sustentabilidad y de que no se produzca el avance de un sector sobre otro. Eso está en los primeros artículos de la Ley de creación del Instituto. Entonces, lo que hay que entender es que tenemos que desarrollar el negocio yerbatero, pero siempre que cada uno tenga el segmento que le corresponde al negocio, la ganancia que le corresponde y que no se produzca el avance de un sector sobre otro. Y en ese sentido trabajamos y lo hicimos entender, hicimos cumplir las resoluciones normativas del Instituto, desarrollando cada sector en forma independiente, pero como el conjunto de un todo. Y creo que eso se entendió y es lo que está potenciando la cadena.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin