Devolviendo resultados: fila1 fila2on fila3on fila4on

El pan: ¿Por qué tiene mala prensa?

El pan es un alimento básico que ha estado presente desde hace miles de años. Hay muchas versiones de cuando surgió la elaboración del pan y uno de ellos remonta a los Egipcios con el pan de levadura hace unos 4000 años. Particularmente en Argentina este alimento es un complemento que nunca puede faltar en las mesas de las familias. A pesar de ello, muchas de las personas consideran al pan como un alimento que puede afectar su salud y optan por eliminarlo de sus dietas.

Sin embargo, la concepción o idea que “el pan engorda” o que el gluten es dañino para la salud es un mito; consumirlo en porciones adecuadas y combinándolo con ingredientes frescos y naturales, mejora la salud de las personas que lo consuman, permitiendo una dieta balanceada. Es por esto que Puratos, empresa food-tech, con la misión de proveer a clientes productos más saludables, comparte 4 razones para dejar de considerar al pan como un enemigo y verlo como un aliado para la salud.

El pan sí mejora la salud

De acuerdo con la Universidad Complutense de Madrid, el pan (principalmente el de harina integral, y aquel que contiene granos y semillas) es un alimento cuantitativa- y cualitativamente importante desde el punto de vista nutricional, debido a que contiene una apreciable cantidad de proteína vegetal y entre 10 y 20% de fibra, especialmente si es integral. Adicionalmente, contiene nutrientes importantes para la salud digestiva y es característico por su efecto saciante.

Saber elegir el mejor tipo de pan

En el mundo existen diferentes tipos de pan debido a las distintas harinas con las que se realizan. Los panes hechos de harina de trigo, son las más utilizados para la elaboración de pan y existen dos versiones, blanco o integral. El de centeno, contiene cereal y menos gluten que otros panes, contiene más fibra y es más rico en minerales como magnesio potasio o hierro.

La harina de espelto, es una variante del trigo que contiene menos gluten y mayor fibra, siendo una de las mejores opciones ya que reduce los niveles de colesterol y regula el metabolismo;

El de maíz, al ser elaborado a base de harina de maíz, lo hace apto para personas que padecen enfermedad celíaca ya que no contiene gluten, además es bajo en purinas lo cual lo hace el mejor pan para personas con ácido úrico alto.

Una vez elegido el tipo de pan, el secreto es el proceso de elaboración. En el caso de la masa madre, es un fermento compuesto unicamente por harina y agua, que permite una fermenación al natural y puede realizarse con cualquier tipo de harina. Este proceso es de larga fermentación y las levaduras naturalmente presentes ayudan a “pre digerir” el pan antes de ingerirlo. La masa madre es un alimento excelente para la salud ya que no contiene conservadores artificiales, genera una mejora en la digestión gracias a su levadura y permite una mayor absorción de minerales.

Al combinarlo con otros alimentos aumenta sus beneficios

El pan es un producto muy sencillo de combinar, pero para aumentar sus beneficios saludables, lo importante es conocer las mejores combinaciones.

–     Para bajar el ácido glucémico, prolongar la saciedad y aumentar la fibra, la opción es combinarlo con semillas y pueden ser de sésamo o de girasol.

–     Si lo que se busca es mayor energía para entrenamientos, disminuir el riesgo de sufrir enfermedades coronarias o una mayor absorción de vitaminas A, D, E y K que proporcionan los alimentos, lo mejor es combinar el pan con grasas saludables como las proporcionan la mantequilla de maní o la palta.

–     También funcionan como un complemento para una dieta balanceada al combinarse con proteína como pollo, huevo, jamón o queso, verduras y legumbres.

La clave son las porciones

Finalmente, para no causar un efecto secundario negativo a la salud, es importante conocer y consumir las porciones adecuadas; esto puede variar según el organismo. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir 250 gramos al día por persona, es decir, porciones de entre 40 y 50 gramos por comida. Por otra parte, si hay un gran desempeño físico, la porción ideal de pan al día puede aumentar a 400 gramos, ya que las calorías adicionales son eliminadas por la actividad física.

Según el estudio Taste Tomorrow realizado por Puratos, en donde realizaron una encuesta a mas de 18000 consumidores y 400 especificamente de argentina, afirma que el 84% de los latinos encuestados consideran que la masa madre tiene un efecto positivo en su salud intestinal. Asimismo, 7 de casa 10 consumidores latinos, prefieren pan hecho con masa madre gracias a los beneficios que aporta por sus ingredientes naturales y prebióticos.

Ningún alimento, por sí solo, tiene la capacidad de adelgazar o engordar. Esta pérdida o aumento de peso es el resultado del consumo de energía que cada organismo realiza, es decir, si hay un superávit de energía ingerida contra la utilizada por el cuerpo, se convierte en grasa, provocando aumento de peso. En cambio, si el consumo de energía es el adecuado por el organismo, hay un impacto positivo en la salud al permitir disminución de peso. Si bien existen alimentos que contienen mayor energía que otros, el pan, especialmente el elaborado de masa madre, tiene un aporte calórico moderado, no contiene mucha grasa, aporta fibra y genera un efecto saciante duradero, especialmente con harinas integrales.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE