El PBI se recuperó de la caída de 2016, pero sigue por debajo de 2015 en términos per cápita

  • En el último trimestre de 2017, el PBI creció 3,9% i.a., alcanzando cuatro trimestres consecutivos en alza. De este modo, el nivel de actividad trepó 2,9% i.a. en 2017 y logró recuperar todo el terreno cedido en 2016. Asimismo, se ubicó 1,1% por encima del nivel de 2015, registrando un nuevo pico, señala un estudio de la consultora Ecolatina. 
  • Es importante destacar que además el INDEC corrigió la evolución del PBI estimado para 2016. El mismo recortó la pérdida, al pasar de una caída de -2,25% i.a. a -1,8% i.a.
  • Asimismo, producto de la corrección del PBI corriente, el déficit primario del Sector Público Nacional no Financiero, pasó de -4,3% del PBI en 2016 y -3,9% en 2017 a -4,2% y -3,8%, respectivamente.
  • Por otro lado, volviendo al cálculo a precios constantes, al considerar el PBI per cápita las mejoras se atenúan. El nivel de 2017 fue casi 1% inferior al de 2015. Peor aún, se encuentra 3,4% por debajo del máximo de 2011. Asimismo, conforme a nuestras estimaciones de crecimiento, recién en 2020 se alcanzaría el techo del producto per cápita de 2011.
  • En 2017, el PBI bienes trepó 3,0% i.a. y la producción de Servicios subió 2,4% i.a. Cabe destacar que, producto del movimiento dispar de 2016, al contrastar con 2015, las dinámicas son heterogéneas: el PBI Bienes cayó 2,5% (producto del retroceso de2016), mientras que la producción de servicios creció 2,7% respecto del cambio de gestión.
  • Analizando por componentes de demanda, la inversión lideró el crecimiento el año pasado (+11,3% i.a.) seguida del consumo (+3,3% i.a.). Esta dinámica marca un cambio respecto a los últimos años, cuando el consumo interno era el principal motor de la economía. Esta nueva configuración implicará una trayectoria más sostenible para el crecimiento, pero, a la vez, con movimientos más acotados (tasas de expansión menores) y “menos visibles en la calle”.
  • En términos desestacionalizados, el PBI trepó 1,0% en el último cuarto del año, lo que implica una tasa de crecimiento de 4,0% en términos anualizados. Esto muestra una aceleración respecto a los últimos dos trimestres, pero se encuentra en línea con el promedio anual (1,0%). Dado que este año el crecimiento será genuino y no un rebote estadístico (ya se superó el pico previo), esperamos una desaceleración en los próximos meses.
  • Por último, el crecimiento arrojó un arrastre estadístico de 1,0% para 2018. No obstante, producto de la sequía y la magra dinámica del consumo masivo, dicho impulso perderá fuerza. Concretamente, estimamos que el PBI crecería este año en torno al 2% i.a. Asimismo, y al igual que el año pasado, su evolución estaría impulsada por los sectores no transables; más precisamente, construcción y servicios.

 

  

Sector Externo: El talón de Aquiles del modelo

  • En 2017 las importaciones de Bienes y Servicios treparon 14,7% i.a. en 2017 medidas en términos reales, mientras que las exportaciones se mantuvieron prácticamente estancadas (+0,4% i.a.).
  • Con estos números, se comprende por qué el frente externo es el talón de Aquiles del actual modelo económico. El atraso cambiario, la flexibilización del comercio exterior y una demanda global que no despegó (aunque la recuperación de Brasil impulsará un poco este año) están provocando que la “vuelta al mundo” sólo se materialice por el lado importador.
  • Otra forma de evidenciar la dinámica dispar entre compras y ventas al exterior, es la profundización de la brecha entre Demanda Interna (suma de consumo e inversión que creció 4,7% i.a. en 2017) y la producción nacional (+2,9% PBI i.a.).

 

Consumo

  • En 2017, el consumo privado trepó 3,6% i.a. y el público 2,0% i.a.
  • Vale destacar que el consumo alcanzó el año pasado el 86,8% del PBI, el máximo histórico, lo que demuestra que sigue siendo la principal fuente de demanda. Por lo tanto, descuidar esta variable (concretamente, reducir el gasto público y ponerle un techo al crecimiento de los ingresos reales de las familias) desacelerará la evolución del nivel de actividad agregado.

 

Inversión

  • La inversión (formación bruta de capital fijo) trepó 11,3% i.a. a lo largo del año pasado. Producto de su elevado dinamismo, alcanzó un quinto del PBI, su nivel más elevado desde 2011.
  • Al analizar la evolución de la inversión como porcentaje del PBI a precios corrientes y constantes vemos una dinámica opuesta. Mientras que medida en términos reales se mantuvo relativamente estable en los últimos años, al medirla en valores nominales se muestra que perdió terreno a manos de otras variables. La evolución de los precios relativos (paulatina apreciación cambiaria), tornaron al esquema de precios en contra de la inversión y a favor del consumo. Esta tendencia se profundizó en el último año, en donde la participación de los gastos de capital creció en términos constantes, pero continuó cayendo en términos corrientes.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password