El premier británico rompe compromiso electoral y anuncia el mayor aumento de impuestos en décadas

El primer ministro Boris Johnson anunció hoy un aumento del 1,25% de la cotización a la Seguridad Social (NI) para solucionar la crisis en el sistema de asistencia social del Reino Unido, rompiendo una promesa electoral del Partido Conservador en 2019 y arriesgándose a la reacción de los votantes en las urnas en las próximas elecciones.

El Gobierno impondrá así un paquete de aumentos de impuestos por valor de 12.000 millones de libras al año a partir de abril del próximo año.

Este es el mayor aumento impositivo que recibirán los británicos en décadas y significa que alguien que gane 24.100 libras al año se verá obligado a pagar 180 libras más al fisco, mientras que alguien que gane 67.100 libras pagará 715 libras más.

Johnson había prometido no subir la tasa del impuesto sobre la renta, el IVA o el seguro nacional en su manifiesto electoral.

El premier reconoció que estaba incumpliendo su palabra al dirigirse a los parlamentarios en la Cámara de los Comunes, argumentó que romper su compromiso “no es algo que hace a la ligera” y culpó a los gobiernos que esquivaron los problemas en la atención social durante décadas y que se agravaron con la pandemia.

“El NHS, (como se conoce al sistema público de salud) es el orgullo de nuestro Reino Unido, pero la pandemia lo sometió a una enorme presión. No podemos esperar que se recupere solo. Debemos actuar ahora para asegurarnos de que el sistema de salud y atención tenga los fondos a largo plazo que necesita para continuar luchando contra el coronavirus, comenzar a abordar los retrasos, y poner fin a la injusticia de los costos catastróficos de la atención social”, justificó.

Dijo que su Gobierno no eludirá las decisiones difíciles necesarias para que los pacientes reciban el tratamiento que necesitan y para arreglar el sistema de atención social quebrado.

“Por lo tanto, ahora debemos ayudar al NHS a recuperarse, para poder brindar esta atención tan necesaria a nuestros electores y a las personas que amamos, y debemos proporcionar los fondos para hacerlo ahora”, insistió.

“No solo tenemos que pagar las operaciones y los tratamientos que las personas decidieron no hacerse durante la pandemia, tenemos que pagar buenos salarios por las 50.000 enfermeras que facilitarán ese tratamiento y que pueden ayudarnos a abordar las listas de espera que de otro modo podrían ampliarse a 13 millones en los próximos años”, subrayó.

Mientras tanto, el líder laborista Keir Starmer le dijo al primer ministro que su partido se opondrá a los planes para aumentar el seguro nacional, al que calificó como “un parche para cubrir las heridas” y se preguntó si el dinero recaudado será suficiente para evitar que la gente venda sus casas para financiar sus propios tratamientos.

Según los medios británicos, el plan de Johnson generó una fuerte oposición en su propia agrupación con las críticas de Jacob Rees-Mogg, líder de los Comunes, quien advirtió al primer ministro sobre lo que podría significar romper su promesa.

En una columna del diario Sunday Express, Rees-Mogg le recordó a Johnson la derrota del expresidente de los Estados Unidos George Bush padre en las elecciones presidenciales de 1988 ante Bill Clinton, después de romper su promesa de no aumentar los impuestos.

Según el diario The Guardian, otros miembros del gabinete, como el ministro de negocios, Kwasi Kwarteng, la de Comercio, Liz Truss, y el de Justicia, Robert Buckland, también dijeron estar preocupados.

Los exlíderes tories William Hague e Iain Duncan Smith, también dieron la voz de alarma sobre las propuestas que se presentaron hoy en los Comunes.

A muchos legisladores del Partido Conservador les preocupa que esto perjudique a los trabajadores más jóvenes y de bajos ingresos, además de suponer un incumplimiento de su promesa electoral.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password