El síndrome de Estocolmo: con fe y esperanza, hasta el fondo del mar

Compartí esta noticia !

Buenas, amigos lectores de esta humilde columna, desde la tierra sin mal.

Hoy vamos a comenzar hablando del “Síndrome de Estocolmo Electoral”, una condición que nos afecta a los ciber seguidores de nuestro león presidencial. Es esa tremenda conexión emocional que los rehenes desarrollamos con las personas que nos mantienen en condiciones cautivas. Son respuestas automáticas y naturales de la psicología humana y nos ayudan a enfrentar el conflicto interno de estar secuestrados, que la plata no alcance, que no se esté mejor y de ver que el secuestrador no está para nada bien del “balero”. 

Este fenómeno psicológico puede tener consecuencias significativas en la salud mental y emocional de los individuos. Por eso, a medida que la economía se tambalea como un borracho a las 3 de la mañana, los votantes nos seguimos aferrando al Javi como nuestro salvador o nuestro secuestrador, da igual.

El país se está cayendo a pedazos, pero ahí estamos todos, bancando en redes sociales al viajero mesías león, pidiendo ¡Más ajuste, por favor! Como si el Titanic se estuviera hundiendo y nosotros solicitáramos más hielo para nuestro gin tonic con yuyos.

Para nosotros, los fanáticos, cada subida de precios no es un problema, es más bien una prueba de fe, como si estuviéramos en una secta económica donde las leyes del mercado son sagradas y el sufrimiento es una señal de purificación monetaria. “Más recortes por favor, que esto va bien”. “Si estamos sufriendo es porque estamos cerca de la libertad financiera total”, son algunos de los gritos que se escuchan en nuestras reuniones con Karina y Martín Menem, el que nunca fue parte de una casta política.

Te puede Interesar  Posadas tiene la capacidad de ser la ciudad modelo del Mercosur

Fervor religioso y una pizca de locura, debemos tener. Porque si algo nos han enseñado en la Argentina es que el amor propio y la lógica no siempre van de la mano. 

Como sabrán y sentirán en sus bolsillos, las tarifas de gas y luz vendrán con una nueva quita de subsidios. O sea, digamos, o sea -para los ya más ajustados- entre un 150 y 200% de incremento en la factura. La nafta ya aumentó ¿por qué? porque le aumentamos un impuesto que prometimos sacar en campaña, reiteradamente. Pero bueno, lamentablemente no se está dando eso de eliminar impuestos, al contrario. Pero tenga fe y esperanza, hay que hundirse aún más. 

Según datos oficiales, desde diciembre para acá, hay 8 millones más de pobres en nuestro rico país. Lo bueno es que no se mueren de hambre, como posteó el Javi desde alguna cómoda habitación “doble matrimonial” desde Estados Unidos. Hoy, la gente es libre de morirse de hambre o no. Y para lograr esa libertad, nada mejor que guardar alimentos o dejarlos pudrir de a toneladas en algún depósito del Estado nacional, ¿no?

Como toda excepción a una regla, en el caso de síndrome de Estocolmo electoral, también suelen haber excepciones. El caso de Carolina Píparo, que dijo:  “Es un enjambre de violentos, ignorantes e intolerantes, que defienden lo indefendible y creen que pueden cambiar algo desde un teclado” y pegó el portazo, dejando nuestro espacio de “La Libertad que no avanza”.

Para colmo, “The Lyon” volvió a compararse con Terminator. Sí, señora, señor, señorita, no se asombre, no es la primera vez que lo hace. Esta vez, en una entrevista con la compañía de medios estadounidense The Free Press, aseguró: “Yo vengo de un futuro apocalíptico para evitarlo (en referencia al socialismo). Algo así como la historia de Terminator”. Luego dijo y no es joda: “Amo ser el topo dentro del Estado, yo soy el que destruye el Estado desde adentro”. Di-vi-no. Posta, hay que ajustar el medicamento ¡¡Un médico por ahí!!

Te puede Interesar  Balance 2018: un plan de ajuste y deuda

Con el correr de la entrevista, la reportera reflexionó: “A pesar de haber llamado a los periodistas «extorsionadores», «mentirosos», «imbéciles», «parásitos» y «burros», por alguna razón aceptó sentarse a hablar conmigo”, y como broche lo calificó como un absoluto atolondrado, lunático, chiflado, chalado y un poco colifa, pero todo en inglés, claro.

A esta altura, el Javi parece forjado por la mente de un adolescente que se mueve en un imaginario de videojuego o que está afectado por el síndrome de Asperger. 

Y, de algo creo estar seguro, para atrás no se vuelve. Y, en tanto y cuanto los “K, Cía. & Co.” opinen y no aparezca otro/a sin historia en sus espaldas, Javi se mantendrá a flote un rato más

Hasta la próxima gente. Ojo con la yerba que consumen que algunos pícaros están vendiendo porquería para hacerse más ricos #yerba #poleo.Como siempre, de un lado de la reja está la realidad, del otro lado de la reja también está la realidad. Lo único irreal es la reja. Think about it.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin