Estos son las 10 principales amenazas a la salud global según OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un documento donde presentó las 10 principales amenazas para la salud en el 2019 para las cuales hay que tener más precauciones, cuidados y conciencia.

“El mundo se enfrenta a múltiples retos en salud. Estos van desde brotes de enfermedades prevenibles por vacunación como el sarampión y la difteria, el aumento de los informes de patógenos resistentes a los medicamentos, el incremento de las tasas de obesidad y el sedentarismo hasta los efectos en la salud de la contaminación ambiental y el cambio climático y las múltiples crisis humanitarias”, explica la OMS en la presentación del documento sobre las amenazas a la salud global en el 2019.
Las amenazas y desafíos que la población deberá enfrentar son las siguientes:
 
Contaminación del aire y cambio climático
La contaminación en el aire es una de las principales causas de muertes lentas e imperceptibles que se insertan en el aire que respiramos todos los días. Los contaminantes microscópicos en el aire pueden penetrar los sistemas respiratorios y circulatorios, dañando los pulmones, el corazón y el cerebro, matando a 7 millones de personas en forma prematura cada año por enfermedades como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades cardíacas y pulmonares. Alrededor del 90% de estas muertes se producen en países de ingresos bajos y medios, con altos volúmenes de emisiones de la industria, el transporte y la agricultura, pero también por artefactos hogareños y combustibles.
El cambio climático causado por el calentamiento global sigue en aumento y cada vez es más perceptible a través de los cambios drásticos en el clima, las inundaciones y sudestadas, el descongelamiento de los glaciares, entre otras cosas que afectan todos los días el ecosistema en el que vivimos.
Enfermedades no transmisibles
Diabetes, cáncer, enfermedades cardíacas, son las enfermedades que se llevan a diario al 70% de la población. Esto incluye a 15 millones de personas que mueren prematuramente, entre los 30 y 69 años.
El aumento de estas enfermedades se debe a cinco factores de riesgo principales: el tabaquismo, la inactividad física, el consumo nocivo de alcohol, las dietas poco saludables y la contaminación del aire. Estos factores de riesgo también exacerban los problemas de salud mental, que pueden originarse desde una edad temprana: la mitad de todas las enfermedades mentales comienzan a los 14 años, pero la mayoría de los casos no se detectan ni se tratan: el suicidio es la segunda causa de muerte entre los 15 y los 19 años.
Para la OMS es clave la actividad física ya que el sedentarismo es causa de muchas de estas enfermedades por eso este año trabajará con los gobiernos para ayudarles a cumplir con el objetivo global de reducir la inactividad física en un 15% para 2030.
Pandemia global de influenza
La OMS pronostica otra pandemia de influenza pero no se sabe cuándo llegará ni que tan grave será. La organización está constantemente monitoreando la circulación de los virus de la influenza para detectar posibles capas pandémicas y por tanto cada año recomienda qué cepas deben incluirse en la vacuna contra la gripe para proteger a las personas de la gripe estacional. En caso de que una nueva cepa de gripe desarrolle un potencial pandémico, la OMS ha establecido una asociación con todos los actores principales para garantizar un acceso efectivo y equitativo a los diagnósticos, vacunas y antivirales (tratamientos), especialmente en los países en desarrollo.
 
Entornos frágiles y vulnerables
El 22% de la población mundial vive en lugares donde las crisis prolongadas como la sequía, el hambre, los conflictos y el desplazamiento de la población deja a las personas vulnerables contra las defensas de salud.
Para superar estos conflictos es necesario el desarrollo de los gobiernos para desarrollar la salud infantil y materna, instituciones funcionales, ambientes saludables y educación.
Resistencia antimicrobiana
El desarrollo de los antibióticos son algunos de los mayores éxitos en cuestiones de medicina pero, lamentablemente, los microbios que amenazan la salud de la población cada vez son más resistentes a los medicamentos lo que amenaza a la vuelta de las enfermedades del medioevo como gonorrea, tuberculosis y salmonelosis.
IMPORTANTE: esta resistencia a los antibióticos está impulsada por el uso excesivo de antibióticos tanto en humanos como en los animales que luego consumimos los humanos. Por este motivo, aunque no es la recomendación explícita de la OMS, es importante tratar de volver a lo natural y no exceder al cuerpo c on medicamentos químicos que pueden provocar resistencia del mismo.
Otra tendencia que se está mencionando en muchos papers científicos es el veganismo como alternativa para: combatir o evitar enfermedades y de paso ayudar a reducir el cambio climático ya que son las vacas con sus gases y flatulencias las que generan metano, el gas más nocivo para el medioambiente y productor del calentamiento de la tierra.
 
Ébola y otros patógenos
En 2018, la República Democrática del Congo vivió dos brotes distintos de ébola, que se extendieron a ciudades de más de 1 millón de personas. Una de las provincias afectadas también se encuentra en una zona de conflicto activo.
La OMS cuenta con un plan de investigación y desarrollo que identifica enfermedades y patógenos que pueden causar una emergencia de salud pública pero que carecen de tratamientos y vacunas efectivos. Esta lista de seguimiento para I+D prioritarios incluye el ébola, varias otras fiebres hemorrágicas, Zika, Nipah, coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y la enfermedad X, que representa la necesidad de prepararse para un patógeno desconocido que podría causar una grave epidemia.
Movimientos antivacunas
Los movimientos extremistas antivacunas amenazan con revertir el progreso realizado a partir de la invención de este sistema por el cual se han revertido millones de enfermedades como por ejemplo la poliomielitis que fue causante de que miles de millones de niños, niñas y adultos hace dos siglos sufriera n parálisis de por vida.
Esta enfermedad aun existe en los sectores más vulnerables y pobres del mundo pero la vacuna antipoliomelítica ha conseguido erradicarla en casi todo el mundo.
Por este motivo es importante tener en cuenta que la vacunación es una de las formas más rentables de evitar la enfermedad: actualmente previene de 2 a 3 millones de muertes por año y podrían evitarse otros 1,5 millones si se mejorara la cobertura mundial.
El sarampión, por ejemplo, una enfermedad salvable gracias a la vacuna aumentó un 30% a nivel mundial y es por causa de las dudas implantadas sobre la vacunación. Inclusive, algunos países que estaban cerca de eliminar la enfermedad han visto un resurgimiento.
En 2019, la OMS incrementará el trabajo para eliminar el cáncer de cuello de útero en todo el mundo al aumentar la cobertura de la vacuna contra el VPH, entre otras intervenciones. También puede ser el año en el que se detenga la transmisión del virus salvaje de la polio en Afganistán y Pakistán.
Dengue
El dengue, una enfermedad transmitida por mosquitos que causa síntomas similares a la gripe y puede ser letal y matar hasta el 20% de las personas con dengue grave, representa desde hace décadas una amenaza creciente.
Se estima que el 40% del mundo está en riesgo de contraer dengue y hay alrededor de 390 millones de infecciones al año. La estrategia de la OMS tiene como objetivo reducir las muertes en un 50% para 2020.
Por último, el VIH
Aunque el progreso contra el VIH es increíblemente grande desde sus inicios en los años 80: más concientización con tests gratuitos, uso de profilácticos y hasta medicamentos antirretrovirales para no contagiar a las parejas sexuales, la epidemia continúa.
Sobre todo en África la epidemia continúa. Casi un millón de personas por año mueren por VIH/SIDA.  En la actualidad, alrededor de 37 millones viven con VIH en el mundo. Que los medicamentos necesarios para subsistir lleguen a personas como trabajadoras sexuales, personas en prisión, hombres que tienen sexo con hombres o personas transgénero es un gran desafí o. A menudo estos grupos están excluidos de los servicios de salud. Un grupo cada vez más afectado por el VIH son las niñas y mujeres jóvenes (de 15 a 24 años de edad), que tienen un riesgo particularmente alto y son responsables de 1 de cada 4 infecciones por VIH en el África subsahariana, a pesar de ser solo el 10% de la población.
La OMS seguirá trabajando para mejorar esta situación para apoyar la introducción del autotest para que más personas conozcan su estado y puedan recibir el tratamiento adecuado o las medidas preventivas en caso de resultados negativos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password