Itaipú fomenta el desarrollo de microrredes de energía

La hidroeléctrica Itaipú y la compañía Paranaense de Energia (Copel) desarrollan proyecto inédito de microgrid en el oeste paranaense, a pocos kilómetros de Iguazú.  El sistema prevé generar microrredes de autoabastecimiento de energía en caso de fallas del suministro central para las zonas productoras o rurales.
La Granja São Pedro, ubicada en São Miguel do Iguaçu, en el Oeste de Paraná, ya entró a la historia del desarrollo de nuevas fuentes de energía en el Brasil hace cerca de diez años, como pionera en la producción de electricidad a partir del biogás generado con residuos de la cría de cerdos. Ahora, vuelve a figurar a la vanguardia de las energías renovables, con la implantación de una microgrid integrada a la red de distribución de la Companhia Paranaense de Energia (Copel).
Las microgrids (o microrredes), como su propio nombre sugiere, son pequeñas redes de producción y distribución de energía, compuestas por cargas, generadores, dispositivos de almacenamiento (baterías) y otros elementos, que pueden ser operados de forma aislada o integrados al sistema de distribución local.
En los próximos años, los microgrids constituyen uno de los campos más prometedores en el desarrollo tecnológico en los próximos años, por su importancia estratégica y por viabilizar el aprovechamiento de diferentes fuentes renovables (como biogás, solar y eólica), como explica el superintendente de Energías Renovables de Itaipú, Paulo Afonso Schmidt, , como alternativas para garantizar seguridad energética asociada al concepto de generación distribuida o descentralizada (la producción energética realizada junto a las unidades consumidoras).

La Granja São Pedro

En el Oeste de Paraná, por ejemplo, la adopción de microrredes puede convertirse en una importante herramienta para consolidar la región como principal polo de producción de proteína animal en el país. Según el diagnóstico del Programa Oeste en Desarrollo (POD) junto al CIBiogás y patrocinado por Itaipú, se estima un crecimiento de casi el 90% en el consumo de la energía eléctrica de la región en la próxima década.
“En el área rural, las microrredes contribuyen a la seguridad energética y mejoran la competitividad de las propiedades rurales, reduciendo costos con energía, uno de los principales insumos para la producción agropecuaria y, principalmente, garantizando seguridad energética”, afirmó Schmidt.
Y la Granja San Pedro, de propiedad de la familia Colombari, lo comprueba. Allí, la microrred constituye la primera fase de un proyecto en sociedad entre Itaipú y Copel. La iniciativa lanza la experiencia de Copel Distribución, elegida la mejor empresa brasileña del segmento y pionera en el área de la electrificación rural, y de Itaipú, la mayor productora de energía del mundo a partir de una fuente sostenible.
La granja fue elegida por su pionerismo en la utilización del biogás para la generación de energía, además de ser una de las unidades de demostración apoyadas por el CIBiogás y Parque Tecnológico Itaipú, instituciones que poseen amplia experiencia en la investigación y en el desarrollo de las renovables en la región.
Pedro Antônio Colombari explica que la participación en el proyecto va a traer grandes beneficios para la propiedad, como la actualización de algunas partes del sistema de generación de energía, además de la oportunidad de prestar un nuevo tipo de servicio, que es atender a 15 unidades consumidoras (la mayoría a los aviarios), ubicadas en las proximidades, en situaciones de interrupción en el suministro de la red pública.
Pedro Antônio Colombari

“Hoy, en las actividades pecuarias en la región, la energía es un insumo esencial, tanto para el abastecimiento de electricidad y la climatización de los aviarios. Los daños con una eventual falta de energía son grandes “, explicó.
De acuerdo con Schmidt, la viabilidad del proyecto se debe a nuevas tecnologías que vienen permitiendo la adopción de sistemas inteligentes, que posibilitan integrar de forma eficiente las diferentes fuentes renovables en microgrids, además de conectarlas a la red de distribución, permitiendo a los productores vender el producto excedente de energía a la distribuidora, según el modelo vigente creado por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel).
En una próxima etapa, el proyecto prevé una unidad de mayor tamaño (500 kW), en Marechal Cândido Rondon, con una inversión prevista de 15 millones de reales en el plazo de 48 meses. La asociación también prevé, para el futuro, inversiones en laboratorios e investigaciones en microrredes, la implantación de unidades piloto de generación de energía eléctrica en diferentes escalas y la participación de municipios de la región. La elección de estos municipios tuvo en cuenta la gran concentración de rebaños (principalmente porcinos) y su ubicación a orillas del embalse de Itaipú, reduciendo así el potencial contaminante de esas actividades.
“Como la principal actividad económica del Oeste Paranaense se concentra en la producción de proteína animal, a partir de la cría de aves, cerdos, peces y lácteos, la región tiene en la oferta de energía eléctrica, confiable y de calidad, uno de los insumos más importantes al su desarrollo “, añadió Schmidt.
Fuente Itaipú Binacional
Paulo Afonso Schmidt

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password